Las espectaculares pinturas negras de Niaux.

Presentación.

Como dice la presentación del portal de turismo de la comarca francesa de l’Ariège; “El gigante de la Prehistoria“, aunque es evidente que es una forma de venderla al turismo,  para algunos de los mayores entendidos en el mundo de Arte Paleolítico, su definición no es del todo exagerada. En definitiva, esta cueva situada en el sur de Francia,  contiene algunas de la pinturas prehistóricas negras más importantes del mundo.

¿Cómo llegar?

Situada en la comarca del sur de Francia de l’Ariège, muy cerca de la frontera con España y Andorra, la falta de un transporte público, hace necesaria la llegada en automóvil particular hasta la entrada de la cueva.

Por otro lado es de destacar que la población más cercana con trasporte público, en este caso tren, es Tarascon-sur-Ariége, situada a 7 km y desde donde se puede llegar a pie o en algunos de los taxis de la localidad. Por último decir que el aeropuerto internacional más cercano es Toulouse a 118 km.

Recomendaciones.

La primera y más importante es que se debe concertar la visita anticipadamente, al final del articulo pondré el enlace. O bien tener el golpe de fortuna de acercaros, y como me pasó  a mí, que queden dos plazas libres en la última visita de la tarde. Por cierto,  como me dijeron a posterior; “te puedes considerar un afortunado“. La siguiente es acudir con ropa adecuada, ya que en el interior de la cueva existe una temperatura estable en torno a los 12º C. Además muy recomendable acudir con calzado de montaña o como mínimo deportivo.

entras-a-niaux

Por último, antes de entrar en la cueva es imprescindible volverse para contemplar las espectaculares vistas desde la entrada de la misma. En definitiva se trata de imaginar la visión que tenían nuestros antepasados del paleolítico superior, durante los duros milenios que duró la última glaciación conocida. El valle que observamos en la siguiente imagen, a buen seguro estuvo plagado de los grandes mamíferos que nos muestras las imágenes del interior.

vistas

Visita a Niaux.

La visita realmente es impresionante, la más sincera felicitación a los responsables de mostrar esta maravilla y su forma de hacerlo. Es necesario recalcar que el visitante se encuentra un espacio natural muy poco manipulado. De ahí que este se encuentre un interior de la cueva donde no existe iluminación, y deba entrar con una linterna para ir descubriendo los más de 800 metros de recorrido. Todos ellos antes de llegar al espectacular “salón negro”. Así mismo dicho recorrido esta plagado de curiosas pinturas, en este caso realizadas por los visitantes de la cueva durante los primeros años de exploración histórica. Estos años  coinciden con la llegada de la Edad Moderna y la necesidad de conocimiento a partir del siglo XVII.

Como ya he comentado, su escasa manipulación hace que prácticamente recorramos la cueva como pudieron hacerlo los artistas, que pintaron la cueva durante el Paleolítico.

Pero lo más importante es cuando se llega al final de una cuesta, entonces del guía  invita a los visitantes a dejar las linternas. En ese momento por un solo instante se siente la oscuridad de la cueva. Luego provisto de unas linternas especiales, para preservar la conservación de las pinturas, el guía muestra el espectacular Salón Negro. Llegados a ese punto el visitante empieza a descubrir  en un excelente estado de conservación más de 80 dibujos realizados con pintura negra. Dicho color es debido a la mezcla de carbón vegetal o dióxido de carbono y algún aglutinante, (agua, orina o sangre, eran los mas habituales).

Debo decir, como opinión personal, que me sorprendió enormemente su estado de conservación, sin duda podían pasar como pintadas en un época mucho más cercana. Aunque  evidentemente imposible, ya que su datación esta contrastada con C14.

Su importancia histórica.

La contemplación de estas pinturas prehistóricas  durante toda la historia contemporánea. A hecho cambiar la visión de nuestros antepasados a pasos agigantados, gracias a los continuos descubrimientos similares al mostrado aquí.

Como ya he comentado este cueva ha sido continuamente visitada como mínimo desde el siglo XVII. Pero no sería hasta principios del siglo XX, cuando dos de los más prestigiosos arqueólogos y prehistoriadores franceses, Emile Cartailhac y Henri Breuil, la visitan y ratifican la importancia de sus pinturas. Estas fueron pintadas durante el periodo denominado Magdaleniense del Paleolítico Superior, hace aproximadamente entre 11.500 y 10.500 años.

Este periodo ha sido uno de los más fríos que ha soportado el continente europeo, donde los hielos perpetuos llegaban hasta el norte de la actual Alemania y cubrían la totalidad de Escocia. Una de las curiosidades de dicho periodo es su fósil director, o más importante, el propulsor magdaleniense. Se trata de un novedoso artilugio para la época, realizado con las astas de los renos, y su utilidad consistía en proporcionar mayor velocidad a las lanzas. Evidentemente serán los utilizados en la caza de los grandes mamíferos que recorrían en dicho periodo la cordillera de los Pirineos.

Estos son solo algunos ejemplos de que se puede observar en la cueva, evidentemente hay que verlas en vivo, no existe la mas mínima comparación entre ver estas fotografías y la realidad:

¿Por qué se pintaban las cuevas?

Como se suele decir;  “corren ríos de tinta”, sobre las motivaciones que tenían nuestros antepasados del Paleolítico, para pintar en las cuevas. Es evidente que la mayoría de teorías proviene de uno de los hechos principales de su quehacer diario, la caza. Aunque se deba recalcar que esta no era la primera opción a la hora de alimentarse, ya que esta era la recolección de frutos silvestres.

Si hace unos años se creía simplemente que era motivo de preparación para el hecho de la caza en sí. Hoy día la nueva la nueva arqueología estudia con fuerza la hipótesis de los chamanes, en este aspecto la cueva de Niaux toma un gran relevancia.

Dentro de esta Cueva no se convivía, entonces, ¿Por qué se adentraban tantos metros para pintar? Es en este punto donde la cueva de Niaux toma relevancia para la hipótesis de los chamanes. Estos últimos hacían sus ritos y celebraciones para atraer los espíritus de los animales  al interior de la Cueva. El motivo parece ser evidente, los animales desprovistos de sus espíritus vagaban desorientados y así  los chamanes favorecían  la caza de sus compañeros.

Personalmente la considero una opción muy acertada, más al comprobar que no aparecen ni en Niaux, ni en gran parte de las cuevas, animales depredadores como el lobo, y el oso en pinturas prehistóricas. Por otro lados,  muy presentes en la fauna de las zonas donde se localizan la mayoría de estas pinturas; Península Iberia y Francia. ¿Que os parece a vosotros?

Para comprobarlo sin duda os invito a conocer la Cueva de Niaux, para lo cual debéis acudir a la siguiente pagina web:

http://www.sites-touristiques-ariege.fr

Fotografías de José Mari Escalante, france-voyagesites-touristiques-ariege (en el interior esta prohibido fotografiar)

2s comentarios

Deja un comentario