Fuentes Tamáricas, las fuentes prerromanas malditas descritas por Plinio el Viejo.

La figura de Plinio el Viejo es primordial para el conocimiento de numerosos aspectos relacionados, tanto con la cultura romana, como la de los pueblos que fueron conquistados por estos durante su historia. El militar, escritor y naturalista romano nació en el año 23 d.C. y murió en el 79, durante la erupción del Vesubio. No sin antes dejarnos su Historia Natural, una enciclopedia escrita en latín, que ha resultado ser un compendió del saber en numerosos campos, entre ellos, la zoología, la medicina, la etnología o la geografía.

Litografía de Plinio el Viejo.
Litografía de Plinio el Viejo.

De los múltiples datos que podemos extraer de su obra, hoy nos quedamos con las Fontes Tamarici. Descritas en el libro XXXI, tras su paso por el territorio del pueblo cántabro de los Tamáricos, en el año 73, cuando ejercía como procurador de la provincia hispana de la Tarraconense.

Así nos traduce a Plinio el Viejo el profesor Antonio García y Bellido, que estudió dichas fuentes en dos campañas, 1960-1961.

“En Cantabria la Fuentes Tamáricas sirven de augurio. Son tres, distantes entre sí ocho píes. Se juntan en un solo lecho llevando un gran caudal. Suelen estar en seco unos doce días, y, a veces, hasta veinte, sin que surja de ellas ni una sola gota de agua, mientras una fuente contigua sigue brotando sin interrupción con abundancia”.

Es decir, la fuente se llenaba o vaciaba sin motivo aparente a capricho de la naturaleza. Lo cual debió servir a Plinio el Viejo para dotarla de una especie de halo maldito, ya que, según el mismo, servía para presagiar la muerte de aquel que llegará por primera vez y se encontrará el lecho de la fuente sin una gota de agua.

Para documentar el hecho, Plinio el Viejo relataba a continuación, en su Historia Natural, lo sucedido unos años antes a su buen amigo Larcio Licinio. En un principio Plinio nos describía el carácter curioso de su amigo y su gran interés por los misterios de la naturaleza, hecho que le llevó a visitar las fuentes de los Tamáricos.  De la misma forma criticaba su forma de ser como impulsiva, ya que podía haber conocido la maldición que pesaba sobre los visitantes, y aun así no previó que la fuente podía estar seca al llegar. Como así ocurrió. Solo siete días después encontró la muerte el bueno de Larcio Licinio.

La fuente de la Reana, (fuentes tamáricas)

Para conocer el lugar descrito por Plinio debemos acudir a la preciosa localidad palentina de Velilla del Rio Carrión.

La fuente la encontraremos en un parque situado en la entrada a la localidad llegando por la carretera que viene de Guardo. El lugar es hoy día conocido como el Parque de las Fuentes Tamáricas o Fuente de la Reana. En medio de dicho parque encontramos un estanque de unos 21 m de largo con una anchura media de unos 3 m. Está cubierto por tres arcos de medio punto, el más antiguo es el primero y no debe ir más allá del renacimiento. Del estanque salen unos regatos en la tierra que han servido para regar los huertos cercanos en épocas actuales.

Fuentes Tamáricas con la iglesia de San Juan detrás.
Fuentes Tamáricas, con la iglesia de San Juan detrás.
El arco más antiguo de las Fuentes Tamáricas
El arco más antiguo de las Fuentes Tamáricas
Uno de los surcos que llevan el agua de la Fuentes Tamáricas a los regadíos cercanos
Uno de los surcos que llevan el agua de la Fuentes Tamáricas, a los regadíos cercanos

Ciertamente el lugar ha sido lugar de culto continuado hace más de 2.000 años. Antes de la llegada de los romanos, los pueblos asentados en la Península solían colocar los lugares de culto rodeados de naturaleza y está atestiguado que las fuentes eran uno de los lugares predilectos de estos antepasados. Luego llegaron los romanos muy dados a las supersticiones, no es de extrañar el trato que Plinio el Viejo dio a estas fuentes de los Tamáricos, pero también la usaron como recinto religioso, ya que en el interior de la iglesia se halló en 1890 un ara romana. El culto siguió en la Edad Media adaptado a las creencias cristianas, con la construcción de una pequeña ermita, conocida como Ermita de San Juan, con origen a finales del siglo XII.

El misterio del llenado y secado del estanque sigue siendo un enigma. El propio Antonio García y Bellido nos describe su llegada al lugar el 23 de julio de 1960, relatando que en el trascurso de un solo día la llego a ver vacía por unos instantes, durante al menos tres veces. Según los lugareños, la fuente no es objeto nunca de regularidad. Es evidente que se deseca mayoritariamente en la época seca de la montaña palentina, es decir en verano, pero unos años son escasos días y otros se planta el mes de noviembre y siguen esperando el agua. Lo más destacable, según los habitantes de Velilla del Rio Carrión es el tremendo ruido que precede el llenado, descrito como una especie de huracán que cesa cuando empieza a emerger el agua.

Supuesto esquema de funcionamiento de las Fuentes Tamáricas, según Antonio García y Bellido.
Supuesto esquema de funcionamiento de las Fuentes Tamáricas, según Antonio García y Bellido.

Sobre la superstición de Plinio el Viejo, no quiero hacerle mucho caso, más que nada que cuando llegue al lugar, como se ve en las siguientes imágenes, el estanque estaba completamente seco. A mi favor, destacar que no conocía el escrito de Plinio, ya que personalmente llegué al lugar de casualidad. Al ver fuentes Tamáricas recordé una lectura anterior sobre la religiosidad de los pueblos prerromanos.

La evidencia, nos lleva a pensar en un depósito de agua cercano bajo la montaña palentina, que a su salida tiene un sifón, cuando se llena lo suficiente lo colmata y a través de un terreno muy calizo llena la Fuente de la Reana. He de confesar que esta explicación la he encontrado rebuscando información sobre el lugar, para tranquilizar un poco más si cabe mi subconsciente. Por último, hace unos tres meses que la visité y de momento sigo bien.

Mas info:

Fuentes Tamáricas, Excavaciones arqueológicas en España, Memoria redactada por Antonio García y Bellido, 1963.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.