El puerto de Gdansk, del ámbar Báltico a Lech Walesa

Tras mi visita a Gdansk, esta ciudad del norte de Polonia bañada por el Báltico, varias serán las cosas que me llamen la atención. A través de las cuales me gustaría mostraros aspectos de su historia

La historia milenaria del ámbar del Báltico

La primera de ellas es la que proclama su eslogan: “La perla del Báltico”, es evidente que es un juego de palabras. Por una parte su belleza es incuestionable, en especial su “Ruta Real” que une a través de la calle Dluga, la Puerta Alta con nuestro protagonista el puerto o muelle de Gdansk. Pero a lo que realmente hace referencia es a uno de sus tesoros más preciados, el Ámbar. Este es una de las principales fuentes de ingresos de los comerciantes de Gdansk hoy y desde hace miles de años.

Lo de hoy es evidente; decenas de comercios pueblan el puerto de Gdanks, con múltiples modelos de joyas realizados con el ámbar del Báltico. Dicho de otra manera, os será imposible salir del puerto sin comprar una de estas piezas.

El ámbar es una resina fósil de color ocre, aunque con gran variedad de tonos. Desde la antigüedad se le han atribuido poderes curativos, místicos y mágicos, además el ámbar es usado en muchas culturas como amuleto de la suerte y la protección. Se conoce su uso desde hace miles de años.

La amplia variedad de colores del ámbar del Báltico

Pero será en el siglo XIX cuando Heinrich Schliemann, durante unas excavaciones en Grecia sorprenda con la noticia de que el ámbar del Báltico había llegado allí. Fue durante el descubrimiento de las tumbas guerreras micénicas. En concreto excavando el Circulo A de Micenas, Schliemann encontró entre los ajuares de un guerrero micénico una espada con incrustaciones de ámbar del Báltico. Hay que mencionar que están datadas concretamente en el año 1550 aC. Por lo tanto, sí entre el Báltico y Micenas hay cerca de 3000 km, está pieza vino a demostrar que existía un comercio a gran distancia hace 3500 años.

Pueden en este punto surgir dudas: ¿esa pieza provenía de Gdanks? Es evidente que no lo podemos asegurar, pero que era ámbar del Báltico si es seguro. A pesar de que el ámbar se produce en otras partes del mundo, en ninguna posee las características especiales que hacen de este ámbar el más codiciado. Gracias a su alto contenido en ácido succínico, que le proporciona mayor poder curativo.

La Gdanks medieval.

A continuación daremos un salto en el tiempo hacia la Danzig medieval,  ya que ese era el nombre de esta ciudad bajo el dominio alemán. Durante la Edad Media, Danzig era una de las ciudades de la Liga Hanseática. Conviene subrayar que esta era una unión de ciudades independientes, que ejercía el control del comercio en el Báltico. Su nacimiento fue en 1356 y su periodo de máximo esplendor entre los siglos XIV y XVI. Durante los cuales comerció con Europa Occidental, principalmente: madera, trigo, pieles y centeno.

Esto se hace patente en una de las principales atracciones turísticas del muelle de Gdanks. La conocida como Vieja Grúa se mandó a construir a mediados del siglo XV, y en dicha época pudo ser la más grande del mundo. En realidad es un impresionante edificio de madera que contiene un mecanismo a base de poleas, estas son movidas por los pies de varios hombres. El resultado; el levantamiento de más de 2 toneladas de peso entre cuatro de ellos. Su principal utilidad consistía en la fabricación de barcos, con dicho sistema era más sencillo levantar las grandes piezas como por ejemplo los mástiles. Por otro lado, la grúa en cuestión favoreció ampliamente el duro trabajo de carga de los barcos. Pongamos por caso, los barriles de cerveza, uno de los principales productos de Danzig.

La Vieja Grúa está abierta al público, por alrededor de 2€ se accede a la misma. Con el fin de conocer su funcionamiento, a través de un pequeño museo explicativo.

Los astilleros del siglo XX.

La última parada del viaje nos lleva a los astilleros fundados en 1945, justo al fin de la 2ª Guerra Mundial. Estos se encuentran  escasamente un kilómetro al norte del puerto medieval. Fueron fundados durante el dominio comunista, su nombre lo dice todo: Astilleros Lenin.

Su encuentro con la historia comienza en el año 1970. Todo comenzó con las protestas de los trabajadores de los astilleros, por la subida de precios por parte del gobierno comunista. Este último mandó al ejército a reprimir el levantamiento de los trabajadores. El resultado 39 muertos.

Tendrían que pasar 10 años para que surgiera con fuerza la figura del hombre, que encaminará definitivamente a Polonia hacia  la democracia:

El líder de Solidaridad en 1980

Lech Walesa, electricista de los astilleros y expulsado de los mismos en el año 1976. Volverá en 1980 para fundar el primer sindicato católico de la Polonia comunista. Su nombre Solidaridad. Hay que decir que durante el primer año consiguió varios de sus propósitos. En definitiva, mejorar la vida de los trabajadores de los astilleros. Pero Moscú no dio tregua, un año después en 1981 pone al frente del gobierno un militar afín al régimen soviético, Jaruzelski. Por lo que se refiere a Lech Walesa fue arrestado y enviado a la cárcel, donde pasará los próximos 11 meses.

Pero era evidente que algo estaba cambiando. En 1983, poco después de ser excarcelado Lech Walesa se le concede el Premio Nobel de la Paz. Esto será una primera advertencia al comunismo. Por otro lado dos años después llega al gobierno de Moscú el reformista Gorbachov y su Perestroika. Y continuación llegó el  fracaso de Jaruzelski en las elecciones de 1987.

En conclusión, todo desencadenó en las primeras elecciones libres de Polonia tras la 2ª Guerra Mundial.  El año 1990 Lech Walesa llegaba al gobierno por abrumadora mayoría, aunque evidentemente delante no tuvo un camino de rosas. En la actualidad el país del Báltico sigue intentando equiparar su economía a la europea. En la llamada Europa de dos velocidades sigue ocupando un puesto en la segunda.

Monumento a los fallecidos en los disturbios de 1970

Los astilleros de Gdanks están presididos por la enorme estatua de tres cruces católicas, de las cuales penden unas anclas. Son el monumento a los caídos en 1970. Hay que mencionar por último el museo del sindicato solidaridad, a escaso 100 metros del monumento. Su visita es gratuita y nos acerca a la historia del sindicato y en consecuencia al paso del comunismo al capitalismo.

Imágenes: commons.wikimedia

Más información: porotoverde  wikipedia biografiasyvidas

Un comentario

Deja un comentario