La Agripina de Emma Southon. La mujer más extraordinaria de Roma.

Agripina, conocida como la Menor para diferenciarle de su madre, nació el 6 de noviembre del año 15 en un campamento militar a orillas del imponente rio Rin. Su madre, Agripina la Mayor, se hallaba allí siguiendo la estela de su marido, conocido como Germánico por su buen hacer para castigar a los pueblos germánicos que, habían vilipendiado al mismísimo imperio unos años antes.  Pues bien, esa niña que acababa de nacer se convertirá en el punto de mira historiográfico, como causante de todos los males de los primeros emperadores de Roma. El propio demonio solo será un aprendiz a su lado.

Vamos a dar un rápido paseo con dos excelentes blogs divulgativos de este país, que por suerte los tiene muy buenos, para ver que nos dicen de ella.

“Mujer de fuerte carácter y decisión, Agripina la Menor manchó sus manos de sangre para conseguir que su familia subiera al trono del imperio romano, costara lo que costara, incluso su propia vida”.

Mujeres de la Historia. Sandra Ferrer Valero 2011.

Por fin, Agripina tenía todo el poder que tanto ansiaba, para poder participar en la toma de decisiones políticas, en la recepción de los embajadores, dispensar audiencias, entre otras, sin desatender otra de sus facetas más ajetreadas, su vida amorosa.

Los ojos de Hipatía. Herminia Medina 2015

Como veis son dos mujeres las que nos han hablado de Agripina, aunque de hecho lo que dice de ella Hermina Medina no creo que sea tan grave, estaréis conmigo que algo despectivo sí que es. No les recrimino su actitud, ellas no han hecho más que transmitir, y además excelentemente, lo que los historiadores romanos dijeron de Agripina la Menor.

Pero ahora leer esto atentamente.

“Dijeron que era una tirana, una asesina y la mujer más malvada de la historia. Ella forzó su camino en el espacio masculino de la política romana y exigió ser reconocida de igual a igual. Por su audacia, fue asesinada por su hijo y vilipendiada por la historia”.

Emma Southon. 2018

Sí, aunque no le parezca, estamos hablando de la misma persona, ¿Qué ha cambiado? Pues simplemente la revisión historiográfica que Emma Southon llevó a cabo para escribir su primera obra.

Las fuentes que hablan de Agripina la Menor.

Emma Southon tiene un propósito y no es desmentir a nadie, sino hacernos pensar cuales han sido los motivos que ha llevado a la historiografía a tratar tan mal a Agripina la Menor. Para ello nos desmenuza en pocas líneas las fuentes en que se ha basado esta para contar la vida de la emperatriz romana.

La primera de ellas es Anales de Tácito publicada en el año 116. Una obra moralizante de lo que no debe ser un buen romano, criticando abiertamente la ambición por el poder. Es evidente que aquí Agripina iba a salir mal parada por el simple hecho de ser mujer, y querer ocupar los cargos que por tradición solo podían estar copados por los hombres. Además, esta obra está incompleta y se han perdido los libros del periodo de Calígula y Claudio.

Calígula, hermano de Agripina.

Calígula, hermano de Agripina.

Seguimos con Vidas de los Césares de Suetonio y publicada en el 121. Según la propia Emma Southon la mejor de las tres fuentes y la más fiable. La vida de los emperadores desde Julio César a Domiciano. Problemas; como la anterior escrita 80 años después de la muerte de Agripina y además en ella solo aparece frente a los emperadores, es decir, para Suetonio, la buena de Agripina no tiene vida más allá de sus problemas con sus familiares portadores de la púrpura.

Acabamos con la Historia de Roma, de Dión Casio publicada en el año 230. Es decir, como hoy escribir los sucesos de la Guerra de la Independencia contra los franceses, ¿qué le contaron de Agripina a Dión Casio? Pues debemos imaginar que nada bueno.

Estas son las fuentes, junto a pequeños textos de otras obras que no merece ser expuestas, con que la historiografía ha decidido colocar el sambenito de mujer más perversa de Roma a Agripina la Menor.

Su extraña relación con Calígula.

Tras el reinado de Tiberio, como se suele decir “no queda títere con cabeza”, murió hasta el encargado de escribir la historia. Por allí solo queda un tal Cayo Julio César Augusto Germánico, al que conoceremos como Calígula. El emperador que mejor recibe Roma, en definitiva, nadie lo conocía, había pasado su vida de aquí para allá detrás de su madre, y en los últimos años preparándose al lado del emperador Tiberio. Pero a Roma le dio igual, aquel que iba a llevar sus designios era el hijo del emperador que siempre quisieron los romanos, Germánico.

También empezaba bien la cosa para Agripina y sus hermanas Drusila y Livila. Su hermano las nombra vírgenes vestales, un cargo sagrado e inviolable. Además, las libera de la figura del tutor masculino, pudiendo tomar sus propias decisiones legalmente. Tanto Agripina como sus hermanas son las primeras mujeres de toda la historia de Roma que tienen esos derechos, como también son las primeras en ver su cara impresa en una moneda.

Moneda de Agripina

Moneda de Agripina

En ese periodo nació su hijo Nerón y a la edad de 24 años Agripina era una mujer que no había roto un plato en su vida. A partir del año 39 debió empezar a romperlos todos. Calígula se casa con su cuarta esposa, una tal Cesonia, que mira por donde le da su primera y a la postre única hija.

A partir de ese momento se desencadena la tormenta entre los hermanos. Agripina es acusada de acostarse con su cuñado, Lépido, esposo de la fallecida Drusila, al otro lado de la cama está la otra hermana Livila. Mientras en otra cama a cientos de km el marido de Agripina muriéndose. Pero las acusaciones no acaban ahí. Agripina, Lépido y Livila han conspirado con los legados en las provincias germanas, Guetúlico y Apronio para quitar el poder a Calígula. De los hombres no queda ninguno, y Agripina es desterrada a la isla de Pontia.

Tampoco debemos sufrir mucho por ella, nos dice Emma Southon, ya que la arqueología ha encontrado en dicha isla los restos de una villa de 10 acres que tenía hasta teatro y con unas impresionantes vistas. Pero lo que no podemos negar a Agripina es su determinación por ser importante en la vida política de Roma, y allí no lo iba a conseguir. Aquellos dos años se debió sentir humillada. La muerte de Calígula a manos del Pretorio Casio Querea es difícil achacarla a Agripina, ¿qué la deseará, pues a lo mejor, no es tan extraño?

Con tu tío Claudio.

Unas horas después de la muerte del emperador Calígula, la guardia pretoriana designa emperador a Claudio, tío de Calígula y de Agripina, y hermano del deseado por Roma, Germánico. En aquellos momentos casado con Mesalina, una romana que tampoco se ganó buena reputación, más o menos por el mismo motivo que Agripina, tener un reconocimiento político en Roma.

Mesalina dio a luz a un niño que se conocerá como Británico dos semanas después ser nombrado emperador su padre Claudio. Nerón el hijo de Agripina pierde su posición como heredero imperial. Agripina no está muy conforme con el tema, pero tampoco era un buen momento para actuar.

Seis años después, alrededor del año 47, Claudio manda montar unos grandes juegos en Roma. Acuden los más destacados personajes, entre ellos Agripina con su Nerón del alma que tenía alrededor de 10 años. El recibimiento fue espectacular. Habían pasado más de 25 años, y Roma seguía sin olvidar a Germánico, y allí estaba su único nieto. Mesalina monta en cólera, intenta asesinar a Nerón, pero le sale mal. Y aquí se produce lo inexplicable, de la noche a la mañana Mesalina abandona al emperador y se casa con su amante Silio. Los motivos han desconcertado a todos los historiadores romanos, que solo encuentran una explicación, que querían matar a Claudio y convertir a Silio en emperador. Lo cierto es que fue al contrario, la guardia pretoriana hace el trabajo sucio y la bella Mesalina muere bajo la espada de un liberto.

Mesalina con Británico en brazos

Mesalina con Británico en brazos

Llega el gran momento, Claudio convierte a Agripina en emperatriz de Roma. Y aquí nos podemos preguntar, ¿tan grave fue casarse con su tío?, al parecer fue este con el apoyo del senado que arreglo el tema para que, a pesar de ser familiares se pudieran casar.  Ya tenemos a Agripina donde siempre deseo, y a su hijo Nerón como futuro emperador, cargo compartido con su nuevo hermanastro Británico.

Si eso paso en el año 49, cinco años después el que muere es Claudio. Además, este está bastante claro que fue envenenado, ¿por quién?, pues todas las papeletas recaen en Locusta, la envenenadora mayor del reino que preparó una pócima para condimentar unas exquisitas setas.  ¿Qué quién echó la pócima en las setas? Pues la historiografía no lo puede asegurar. Pero aquí viene la sorpresa, a Emma Southon no le extrañaría que hubiera sido Agripina.

Agripina la primera emperatriz de Roma.

Leyendo a Emma Southon te das cuenta que da igual quien matara a Claudio, porque si hubiera sido un rival político, pues no pasa nada. Como bien dice es su segunda obra Sangre en el foro, más de la mitad de los emperadores romanos murieron asesinados. Por lo tanto, aquí el problema era otro, aquí el problema era que la que quería reinar en Roma era una mujer y eso no se lo perdonaron los historiadores romanos. Si lo que hizo para reinar Agripina, lo hubiera hecho un hombre no hubiera tenido mala prensa.

En Roma una mujer emperadora era imposible. Una mujer no podía tener los derechos sucesorios, y lo que ahora vemos “normal” que en España reine Felipe VI y no sea reina una tal Elena no sé cuánto, hubo una mujer hace veinte siglos que no lo consiguió comprender y sé pasó su vida luchado para que alguien la comprendiera.

Y lo más triste es pensar que han tenido que pasar esos mismos veinte siglos, para que venga otra mujer y con valentía diga que Agripina “la Menor” fue la mujer más extraordinaria de Roma. Porqué la historia de Roma, es una historia de hombres contada por hombres.

Si todavía no lo habéis hecho, no dejéis de leer este libro, suelta verdades como puños, y además de una forma clara, concisa y extremadamente amena.

Comprar Agripina de Emma Southon

 

1 comentario en «La Agripina de Emma Southon. La mujer más extraordinaria de Roma.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.