Castellum de Medina Sidonia, los romanos también construían castillos.

Nos dirigimos, tras conocer Baelo Claudia, de nuevo a la provincia de Cádiz, concretamente a la localidad de Medina Sidonia situada en el interior de la provincia. Allí nos encontraremos con los restos de una de las construcciones menos conocidas de la cultura romana, los castellum romanos, que bien pudieron ser la antesala de las posteriores fortalezas medievales.

Un poco de historia.

No está del todo claro el momento en que se construyó el castellum de Medina Sidonia, pero todos los indicios apuntan al tenso periodo de paz posterior a la expulsión de los cartagineses de la Península ibérica. Está, recordemos que se produjo en el año 206 a. C. Ya que tras la gran victoria romana en la cercana Batalla de Ilipa, los cartagineses fueron despedidos de la futura Hispania Romana por localidades como la cercana Gades.

Pero Roma, por algún motivo, no acabó definitivamente con el rival mediterráneo; pese a contar con apoyos en el norte de África, como los númidas, y la gran victoria en Zama (202 a. C.) que dejó a los cartagineses totalmente desarmados y sometidos a la autoridad romana.

La batalla de Zama (202 a. C.)
La batalla de Zama (202 a. C.)

En este punto toma relevancia nuestro protagonista de hoy. Es evidente, que el temor a un posible contrataque debió seguir existiendo, por lo que el cerro de Medina Sidonia era un perfecto enclave para la construcción de este castellum, ya que, desde el mismo en un día claro se puede incluso divisar África, situada a cerca de 100 km de distancia. No se conoce el proceso constructivo, pero detrás de él debió existir la presencia de algún destacamento romano en control del territorio.

Medio siglo después Roma decidió acabar definitivamente con Cartago, aplastó la antigua capital Cartaginesa e instauró la provincia romana de África. Con el control del norte de África y las guerras celtíberas y lusitanas a una cierta distancia, el sur de la provincia romana de Ulterior se convirtió en uno de los lugares más tranquilos de la República romana. De tal manera que en las siguientes décadas comenzaron a crecer las ciudades alrededor de la plaza de Medina Sidonia; la Gades de los Balbo, la pesquera Baelo Claudia, la enorme y desconocida hoy Asta Regia, o Carteia la ciudad romana fundada para acoger a los primeros legionarios licenciados. Allí quedó sin su función defensiva el castellum de Medina Sidonia, pero ejerciendo de escaparte del poder de Roma ante los antiguos pueblos púnicos-turdetanos.

Posteriormente en tiempos del Bajo Imperio pudo retomar esta función defensiva, el hallazgo durante una de sus campañas arqueológicas de una catapulta de tipo Scorpio así lo sugiere. Estas servían para lanzar flechas de un tamaño entre 70-90 cm, que con gran precisión podían atravesar una armadura a unos 500 m de distancia. La crisis del siglo III, con la llegada de los piratas norteafricanos y germanos, pudo estar detrás de esta reutilización del espacio con propiedades defensivas.

A partir del siglo V d. C., nuestro protagonista acabará siendo testigo mudo de los importantes acontecimientos que sucedieron en sur de la Península: entre ellos el paso de los vándalos hacia África, o su ocupación primero por los bizantinos y posteriormente por los visigodos, han quedado muestras de que estos últimos tuvieron que reparar la maltrecha muralla. Finalmente, ya en época medieval el castellum tuvo que soportar la llegada de los musulmanes, que asaltaron el castillo para arrebatárselo a los visigodos antes de acabar con su reino a principios del siglo VIII.

El castellum de Medina Sidonia.

Son pocos los restos arqueológicos que han llegado a nuestros días de este castellum. Hay que pensar, que sobre el mismo se construyó posteriormente una fortaleza musulmana, posiblemente almorávide, y finalmente el castillo medieval del siglo XV, promovido por los señores de la Casa de Medina Sidonia. Este último era incluso mayor que el romano, y con las oportunas defensas contra la artillería. Debido a estas construcciones desconocemos las estancias del interior, aunque probablemente eran efectuadas con materiales perecederos.

El castellum de Medina Sidonia desde el aire
El castellum de Medina Sidonia desde el aire

Por los restos hallados podemos pensar que tenía más de 10.000 m2, estaba rodeado de una muralla, que en algunas zonas pudo llegar a tener 4 metros de altura y 1,30 m de ancho. Por la parte exterior se colocó sillares perfectamente cortados, mientras la interior se rellenó con opus caementicium, es decir un tipo de mortero mezclado con diferentes residuos, que daban una apariencia similar al hormigón actual. En todo el perímetro se hallaban al menos dos torres defensivas huecas, es decir que pudieron servir para acceder a la parte superior de la muralla, además está era reforzada con diferentes contrafuertes para aumentar su resistencia. Para concluir contaba con un foso exterior, que, debido a su localización obligó a sus constructores a excavarlo directamente sobre la roca, en algunas zonas contaba con más de 7 m de profundidad.

Son muchos los interrogantes que despierta una construcción como esta, prácticamente única en la Península Ibérica, aunque noticias recientes hablan de otra similar en la provincia de Alicante. Como es conocido la cultura romana desarrolló otro tipo de construcción defensiva, que instaló en las zonas más llanas, o bien pequeños promontorios, evidentemente habló del Castrum romano. Auténticos campamentos de legionarios que esta cultura expandió por todo el Imperio. De ahí que, al observar y conocer esta singular construcción, a nuestra mente vengan las construcciones prerromanas que especialmente se encontraron a llegar a tierras dominadas por los íberos. Si la copiaron, o no, para su construcción en Medina Sidonia es una incógnita.

Os dejo con algunas imágenes tomadas en mi última visita.

 

La muralla medieval, hoy día rampa de acceso al interior de castellum 
Una de la torres medievales, bajo la misma restos de la muralla romana
Restos del antiguo foso romano utilizado en la Edad Media como cisterna
Restos de murallas superpuestas, en este acaso romana y árabe
Las vistas desde el cerro de Medina Sidonia, clave en la protección del sur peninsular
Las vistas desde el cerro de Medina Sidonia, clave en la protección del sur peninsular
Tronera del castillo medieval de Medina Sidonia.

Más info:

turismomedinasidonia

Un comentario sobre “Castellum de Medina Sidonia, los romanos también construían castillos.

  1. Estuvimos este verano y, el castillo y resto de Medina Sidonia nos encanto. Recomiendo comprar el bono para ver todo, algo te ahorras y merece la pena. Un saludo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: