Gaillard, el castillo europeo inspirado en el Crac de los Caballeros.

Hace pocos días en Caminando por la historia abordábamos una historia sobre la Tercera Cruzada, la cual acabó con el enfrentamiento de dos de los caballeros más importantes de la Edad Media, Saladino y Ricardo Corazón de León. El artículo que hoy os presentamos bien pudiera ser una continuación de aquella historia. Solo hace falta recordar la salida de Oriente de Ricardo I, tras no conseguir reconquistar para los cristianos la ciudad Santa de Jerusalén, y ante los problemas que en Europa le estaba causando su principal enemigo, su compañero de cruzada, el Rey de Francia Felipe II. Os dejo el enlace del articulo referido: la-tercera-cruzada

Dos años tardó Ricardo I en regresar a Inglaterra, ya que, a su paso por Austria el rey de aquel país Leopoldo V, mandó que fuese arrestado para acusarlo de la muerte de su primo Conrado de Montferrato. De la prisión impuesta solo pudo salir gracias a la insistencia de su madre, la gran Leonor de Aquitania, tras reunir la suma de dinero requerida por sus carceleros. En la primavera de 1194 estaba de vuelta en Inglaterra y con las miras puesta en su gran rival.

La construcción del Castillo de Gaillard.

Francia a finales del siglo XII
Francia a finales del siglo XII

Es preciso analizar el mapa de Francia para conocer la complejidad política del territorio de los francos a finales del siglo XII. A simple vista observamos la amplia relación de condados y ducados en los que el territorio de la actual Francia se hallaba dividida. El color azul, en los alrededores de Paris, era el único territorio propio de la Dinastía Capeto, la heredera de los reyes francos. Pero lo que nos interesa para nuestra historia es la situación del Ducado de Normandía, en aquellos momentos Ricardo Corazón de León era Rey de Inglaterra y Conde de Normandía, un territorio que no estaba dispuesto a perder.

La ventajosa posición de Normandía era un caramelo para Felipe II, dada la necesaria salida al mar para seguir expandiendo los territorios de Francia, el mejor camino el rio Sena. Es allí, precisamente al lado del pequeño pueblo de pescadores de Les Andelys, donde Ricardo I mandó construir el Castillo de Gaillard, para precisamente evitar dicha expansión.

Vistas desde el Castillo de Gaillard
Vistas desde el Castillo de Gaillard

El castillo fue construido en solo dos años, los comprendidos entre 1195-1197, según algunos cálculos le pudo costar a la Corona Inglesa la nada despreciable cifra de 20.000 libras. Al no existir ningún tipo de documentación de la construcción se especula que pudo estar dirigida por el propio Ricardo Corazón de León, amparado en su visita a los diferentes castillos cruzados de Siria, entre ellos al célebre Crac de los Caballeros.

El castillo de Gaillard en la actualidad
El castillo de Gaillard en la actualidad
Interesante imagen del Castillo de Gaillard en el año 1900
Interesante imagen del Castillo de Gaillard en el año 1900

Como aquel, contaba con anillos defensivos concéntricos, en este caso tres. En el interior se construyó la gran torre principal, para dar cobijo a la residencia real. Alrededor de la misma, se ubicaron las principales edificaciones para el mantenimiento de la tropa, véase, caballerizas, talleres, o almacenes, todo ello con el fin de resistir largos asedios. La muralla exterior era festoneada, en forma de pentágono y con cinco torres defensivas, en ellas se usó por primera vez un sistema importado de Siria, los matacanes, una especie de voladura desde la cual se podía arrojar los proyectiles de forma vertical, a los que intentaba escalar la muralla defensiva.

Ejemplo de matacanes en el castillo de Caen
Ejemplo de matacanes en el castillo de Caen

El castillo era la instalación defensiva principal del rio, pero no la única, al otro lado del meandro se encontraba otra pequeña fortificación y entre ambas un entramado de cadenas que podían ser elevadas al paso de los barcos para impedir su avance.

Muerte de Ricardo I y pérdida del Castillo de Gaillard.

Poco tiempo debió pasar Ricardo Corazón de León en el Castillo de Gaillard. En la primavera de 1199 dio muestras una vez más de su culo inquieto y firme propósito de pasarse la vida de guerra en guerra. El vizconde de Lemosín (actual Limoges), un tal Aimar V se hace fuerte en el castillo de Châlus Chabrol, por lo que Ricardo decide ir, para proteger el patrimonio de su madre Leonor en el Ducado de Aquitania. El asedio según todos los indicios parecía fácil, las fuerzas del vizconde eran pocas, pero el rey inglés no tomó las precauciones necesarias. Una de las noches, junto a su séquito, salió a comprobar los progresos del asedio sin su malla de cota habitual, con la mala fortuna que una flecha fue a parar en su desprotegido hombro. Una herida habitual en las guerras medievales, pero que ocasionó una gran infección a nuestro protagonista que murió unos días después.

Ricardo Corazón de León en la Abadía de Fontevrault
Ricardo Corazón de León en la Abadía de Fontevrault

El problema sucesorio de Ricardo I acabará pasando factura al Reino de Inglaterra, Arturo I de Bretaña había sido elegido por el propio Ricardo como su sucesor, pero durante la ausencia de este último en el periodo final de la Tercera Cruzada, el conde bretón había acercado posturas hacia el rey de Francia. Por lo que con el apoyo de su madre Leonor de Aquitania, Juan I era coronado rey de Inglaterra, uno de sus primeros cometidos eliminar la competencia. A ciencia cierta se desconoce los motivos de la muerte de Arturo I, pero la mano de Juan siempre ha revoloteado sobre esta.

Lo cierto es que el heredero inglés, Juan sin Tierra, pronto haría bueno su sobrenombre. La muerte de Ricardo y las disputas sucesorias, fueron aprovechadas por Enrique II para tomar posiciones en Normandía, este último además contó con la ayuda de nobles bretones y normandos poco dispuestos a confiar, tras los sucesos con Arturo I, en el rey inglés. En el verano de 1204 tras un largo asedio y la imposibilidad de Juan I de llegar a la defensa del Castillo de Gaillard, este caía en manos del rey Capeto.

Ocho siglos después de la construcción.

Recordemos que empezábamos comparando el Castillo de Gaillard con el Castillo del Crac de los Caballeros. Dicho esto, es evidente que hoy día no conocemos, tras la guerra de Siria, el estado del Crac de los Caballeros, pero antes de esta última guerra este pasaba por ser el mejor conservado del mundo, hecho que no es extrapolable a nuestro protagonista de hoy.

El Castillo de Gaillard fue espectador desde primera línea de la Guerra de los Cien años, en la que pasó de manos francesas a inglesas en numerosas ocasiones, por lo que sus destrucciones y reconstrucciones le llevaron a un deterioro continuado. En el año 1599, es decir un siglo y medio después de dicha guerra, el rey francés Enrique IV, mandó su destrucción debido al alto coste de sus reparaciones.

Otras dos imágenes del Castillo de Gaillard

Esta no se llevó a cabo por completo, y desde 1862 es monumento histórico en Francia, la torre central es visitable en los meses de verano, el resto de la colina es un espacio público por el que se puede pasear y contemplar las espectaculares vistas del rio Sena, y las enormes proporciones que llegó a tener en su construcción el Castillo cruzado de Ricardo Corazón de León.

Mas info:

castillosdefrancia

Imágenes:

commons.wikimedia

flickr

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: