26 febrero, 2024

No puedo comenzar sin señalar que esta biografía novelada de la vida de Alonso Pérez Guzmán, escrita por Juan Luis Pulido Begines y publicada en el mes de noviembre por la Editorial Almuzara, era totalmente necesaria.

Guzmán el bueno.

Un personaje que le tocó vivir uno de los periodos más importantes de la denominada “Reconquista” de la Península Ibérica. A finales del siglo XIII, por un lado, el Reino de Castilla, y por el otro el Reino de Aragón, tras seis siglos de continuadas batallas habían prácticamente expulsado a los reinos musulmanes. Solo concediendo la presencia en Hispania, de una dinastía nazarí nacida ya en la propia Península. A sabiendas que el verdadero peligro para sus dominios siempre había llegado del norte de África, el control del estrecho Gibraltar desde la plaza de Tarifa se convertía en trascendental.

Por allí, por Tarifa habían entrado consecutivamente a lo largo de los siglos, omeyas, almorávides y almohades, y por allí habían reculado al norte de África estas dinastías. Ahora otra intentará hacer lo propio, los benimerines, por lo que el control de esta plaza era trascendental para sustentar la reconquista.

Una reconquista puesta en el punto de mira historiográfico, a través de un amplio debate en torno a su propia razón de ser. A mitad de camino entre la religiosidad y la ambición territorial. Un tema primordial muy presente en esta novela histórica, porque en definitiva es un tema primordial para entender la figura de Guzmán el bueno.

Juan Luis Pulido.

Dejarme que os hable un poco de su autor, Juan Luis Pulido es un gaditano nacido en Sevilla, Catedrático de Derecho Mercantil en la Universidad de Cádiz y autor de varios libros referentes a su profesión. Qué mejor lugar para escaparse del “tedioso” Derecho, que transportándose a la historia de su tierra en aquel apasionante siglo XIII, donde ha centrado sus dos últimas narrativas históricas. Si en su primera nos colocaba en la piel de una familia andalusí que pierde todo aquello que tenía, en la segunda nos sumerge en la vida de un hombre que no tenía nada y lo consigue todo. En definitiva, la dicotomía que preside este periodo histórico de ocho siglos de historia.

En lo que nos atañe a nosotros como lectores de novela histórica, tengo que destacar una gran virtud de Juan Luis Pulido. Su narrativa es excelente y su lenguaje es el necesario para transportarte a la Edad Media. Un consejo es leerlo junto a un papel y un lápiz, para apuntaros ciertas palabras que necesitareis conocer. Porque lo que a veces se puede convertir en tedioso, es una forma interesante de transportarte a aquel momento con el uso de palabras que, al conocerlas te sugieren la época en cuestión.

En el mismo aspecto, otro hecho a destacar, es la escasa utilización de diálogos. Estos normalmente al leer narrativa medieval, o están muy acorde con la época, o te acaban sacando de la historia. Esto no ocurre con Juan Luis Pulido, ya que los escasos diálogos están estructurados de tal forma que te parece estar escuchado a una persona del siglo XIII. Un inciso para los puristas, sé que, si escuchará hablar al propio Guzmán, seguramente no le entendería dos palabras seguidas.

La clave de la novela, los personajes.

Lo que va a encontrar el lector en el interior de la novela de Juan Luis Pulido es un viaje completo por la vida de Alonso Pérez Guzmán, con excepción de sus primeros años de su vida ausentes de las fuentes. A partir de sus incursiones en territorio marroquí que es donde hace su verdadera fortuna, conoceremos su tortuoso matrimonio de conveniencia con María Coronel, sus victorias y derrotas, o su muerte en las laderas del monte donde se situaba el Castillo de Gaucín. También el episodio que le hizo pasar a la historia, la muerte de su hijo Sancho bajo las murallas de Tarifa y en las manos del Infante don Juan.

Dejo para el final el gran acierto de esta novela histórica. La creación de los personajes: el de María Coronel es excepcional, mientras que con el de su hombre más fiel, “el alemán”, consigue que sientas su presencia como si te estuviera protegiendo. Pero nada comparable con el personaje de Zag ben Yuçaf Barchilón, el esclavo judío que se convierte en el arma literaria de Juan Luis Pulido para dar credibilidad a su obra. Me voy a explicar.

Guzmán el bueno es un personaje que salvado las distancias podemos comparar con el “Cid Campeador”. Pero con la particularidad que sus fuentes son más escasas y por lo tanto menos fiables. Ambos son dos personajes que encarnan a la perfección el espíritu de la Reconquista, mitificados por sus descendientes como valerosos caballeros medievales al servicio del cristianismo y de la reconquista, en este caso castellana. Pero ambos con un lado de oscura y desmedida ambición. Si del Cid conocemos muchos pasajes de su historia, de Guzmán solo se habla de su gran gesta de lanzar un cuchillo al traidor Infante de Juan, para que matara a su hijo, con el fin de salvar la reconquista y el reino de Castilla. Pero bien es cierto que, esta gesta contiene en sí misma toda la idiosincrasia de la Reconquista.

Guzmán el bueno arrojando el puñal, obra de Martínez Cubells.
Guzmán el bueno arrojando el puñal, obra de Martínez Cubells.

En este punto entra en juego el esclavo judío Yuçaf, desde el principio proclamando que solo su palabra conoce la verdad sobre su amo Guzmán. Juan Luis Pulido nos lo coloca siempre a su lado, excepto cuando el algo “faldero” señor Guzmán hace sus escapatorias amatorias. En el momento clave de la historia no se separa en un instante de su dueño; “así que nadie puede discutirme lo que paso allí”. Con esta memorable frase comienza a narrar los sucesos acontecidos en las interminables horas previas al fatal desenlace. Momento crucial donde Juan Pulido a través del judío nos habla de la delgada línea que separa el honor, la honra, la fidelidad, la ambición y el orgullo.

Comprar Guzmán el bueno.
Comprar Guzmán el bueno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: