Musa ibn Musa (Banu Qasi), el rey del Ebro.

La historia de Musa ibn Musa, es la historia del personaje más destacado de la familia muladí de los Banu Qasi, sin lugar a dudas, una de las más importantes de al-Ándalus. En pleno siglo IX, se llegó a convertir, según el mismo, en el “tercer rey de España”, eso sí subordinado teóricamente al emirato de Córdoba, al que protegerá de los reinos cristianos del norte.

El origen de los Banu Qasi.

Aunque diste casi un siglo del personaje en cuestión, el origen de los Banu Qasi es un fiel reflejo de los sucesos acontecidos en la Península Ibérica en la Alta Edad Media.

Para conocer dicho origen nos debemos remontar al año 711, en el mismo instante que Táriq ibn Ziyad y posteriormente Musa ibn Nusayr penetraron hasta las entrañas el reino visigodo para implantar el islam en la Península Ibérica. Casio era en aquellos momentos un noble visigodo asentando en las cercanías de la actual Tudela. Su pacto con los recién llegados, de ayudarse mutuamente, fue la forma que tuvo de mantener sus dominios. Tampoco dudó en viajar hasta la propia Damasco, capital omeya de Califato islámico, para abrazar la nueva religión en presencia del propio Califa, Walid I.  Además juró fidelidad a la gran familia Omeya. Puestos a especular, posiblemente pesó el proteger los dominios de su hijo Fortún, un niño de 4 años, que se convertirá en abuelo de nuestro personaje, Musa ibn Musa.

La rebelión contra el Emirato de Córdoba.

Más de un siglo en la oscuridad de las fuentes, deberemos esperar para conocer al biznieto del Conde Casio. Concretamente sobre el año 840 entra de lleno en la historia de al-Ándalus, Musa ibn Musa, a la nada despreciable cifra de 40 años. Es decir, que poco o nada conocemos de su origen, pero sí sabemos que en ese año era dueño del castillo de Arnedo, desde donde ejercía el control de una de las provincias andalusís, al servicio de Abderramán II.

Castillo de Arnedo
Castillo de Arnedo

Poco le durará esta condición, ya que las decisiones que toma el Emir de Córdoba ese año tendrán una enorme repercusión en nuestro personaje. Es necesario hacer un inciso para destacar que Musa ibn Musa, era hermano por parte de madre del que algunos consideran el primer rey de Pamplona, Iñigo Arista. Volviendo a la decisión de Abderramán II, destacar que nombró gobernador de Zaragoza a Abd Allah ibn Kulayb, mientras su hermano Amir ibn Kulayb obtenía el título de gobernador de Tudela. Ambos, eran acérrimos enemigos de Musa ibn Musa y de Iñigo Arista, ya que habían sufrido en sus carnes continuos saqueos de los nuevos gobernadores.

En ese momento ambos iniciaran su emancipación particular, Iñigo Arista comienza a poner los mimbres del reino cristiano de Pamplona. Mientras Musa ibn Musa iniciará un imparable proceso conquistador, que le llevará a autodenominarse “Tercer rey de España”.

Musa ibn Musa contra Abderramán II.

En el año 842, Musa, ya habían conquistado la localidad de Tudela, arrebatándosela al gobernador impuesto por el emir. Además, el sometimiento de otras pequeñas localidades alertó a Abderramán II, que envió un primer ejército para erradicar la revuelta del Banu Qasi. Al frente de la misma el general Harit ibn Bazi, que rápidamente obtendrá dos victorias; la primera en las cercanías de la actual localidad de Borja y la segunda tras sitiar Tudela, donde se encontraba nuestro personaje, que no tuvo más remedio que huir a Arnedo.

Abderramán II
Abderramán II

La respuesta de Musa ibn Musa no se hizo esperar, pidió ayuda en este caso, a su sobrino García Iñiguez, el hijo de Iñigo Arista. Entre ambos preparan la emboscada al general de Abderramán II en las cercanías del cauce de rio Ebro. Todo un éxito, ya que este fue hecho prisionero y Musa recuperó los territorios de Tudela.

Las noticias llegaron a Córdoba; un simple noble muladí se había hecho con todo un general de emirato Cordobés. La afrenta era muy importante, de ahí que el propio Abderramán II se pusiera al frente de la razia de castigo contra los insurgentes. Junto a él, en las alas del ejército musulmán, viajaron sus hijos. A la derecha Mohamed, futuro emir de Córdoba, y a la izquierda Mutarrif. La victoria les sonrió claramente, ya que arrasaron los alrededores de Pamplona, y luego liberaron al general Harit junto a su guardia personal. Desconocemos las repercusiones que recayeron sobre Musa ibn Musa, ya que las fuentes lo pasan por alto, pero un año después seguía siendo gobernador de Arnedo, y estaba dispuesto a seguir persiguiendo su sueño de convertirse en rey del Ebro.

Los Banu Qasi contra los normandos.

En el verano del año 844 los normandos arrasan las costas atlánticas de la Península Ibérica. Pero lo peor estaba por llegar, ya que tras remontar el curso del rio Guadalquivir, el 24 de septiembre llegan a la próspera Sevilla, produciendo una de las matanzas más terribles de los vikingos en el sur de Europa.

Vikingos

El emir cordobés puso en marcha su Servicio Postal, que a través de las antiguas calzadas romanas dieron aviso a las tropas de frontera, situadas allí, para el control de los reinos cristianos del norte. El aviso llegó a Musa ibn Musa, que, a pesar de los pesares, se puso en marcha rumbo a Sevilla al frente de su pequeño ejército. Los motivos no están claros, pudiera ser por recuerdo del pacto de protección a los Omeyas, de su bisabuelo con el Califa de Bagdad. O bien para ganarse el favor de emir, en sus pretensiones de convertirse en gobernador de la Marca Superior. Aunque otras fuentes se atreven a aventurar que acudió para obtener el favor de liberación de su hijo Lope ibn Musa, supuestamente prisionero en las dependencias cordobesas de Abderramán II.

Nada más llegar Musa, se puso al servicio de los generales encargados de expulsar a los normandos. Lo que está claro es que la batalla final tuvo lugar en Tablada, al sur de Sevilla, allí murieron decapitados más de 1000 vikingos. Según algunas fuentes la operación la llevo el general Ibn Rustum, pero los Banu Qasi tuvieron una participación importante, al elegir el lugar de la emboscada. Los normandos eran superiores en los ríos, pero en tierra y ante un ejército como el musulmán sucumbieron estrepitosamente.

El tercer rey de España.

De poco le sirvió a Musa ibn Musa la lealtad con el emir Abderramán, los siguientes años siguieron con la misma tónica; a cada intento de anexionarse nuevas fortalezas, le seguía una razia de los ejércitos del emir. Esto ocurriría entre los años 844-852, pero pronto cambiaría la suerte del muladí del Ebro.

“Un cierto Muza, de origen godo, pero de rito mahometano, levantado en armas contra el rey de Córdoba se ha hecho con Zaragoza, Huesca, Tudela y Toledo”.

Era la primera vez que aparecía en las fuentes cristianas el líder de los Banu Qasi.

El año 852 resultó ser clave para nuestro personaje, nada más comenzar el mismo muere su hermano Iñigo Arista. Su hijo, compañero de batalla de Musa, García Iñiguez, se pone al mando en Pamplona, una de sus primeras decisiones pactar con el rey cristiano de León, Orduño I. A finales de año muere en Córdoba Abderramán II, su sustituto Mohamed I, decide conceder el ansiado deseo de Musa de convertirse en walí de la Marca Superior, instalándose a continuación en Zaragoza. Las consecuencias de ambas decisiones fue introducir en el valle del Ebro la lucha religiosa, si antes todos peleaban con todos, a partir de ahora Pamplona y León defenderán los intereses cristianos, que encontrarán enfrente a Musa ibn Musa y su defensa del Emirato de Córdoba.

Ese mismo año, Musa ibn Musa se había vuelto a ganar el puesto. Durante la Batalla de Albelda, importante cruce de caminos, entre León, Navarra y La Rioja, en la que derrotó a los ejércitos cristianos, consiguiendo levantar en los siguientes meses una fortaleza para controlar los territorios de la actual Rioja.

Con el control de la Marca Superior en manos de Musa ibn Musa, Mohamed I tuvo las manos libres para acabar con una de las revueltas más importantes del Emirato de Córdoba. En Toledo se habían levantado los mozárabes con la ayuda del rey de león y los vascones de Pamplona. La batalla de Guadacelete ha pasado a los anales de la historia, como una de las más brillantes victorias del emirato, dando por finiquitada la revuelta con múltiples bajas entre los mozárabes.

Máxima extensión de los Banu Qasi
Máxima extensión de los Banu Qasi

Mientras, el Tercer rey de España, pudo campar a sus anchas por territorios de Álava y Castilla, o incluso saquear la propia Barcelona en aquellos momentos en manos de los Francos. Por fin había conseguido su propósito, ya que existen claros indicios que ni siquiera enviaba tributos a Córdoba, por lo que podemos pensar que convirtió la Marca Superior, en la auténtica antesala de las taifas independiente andalusís.

El ocaso de los Banu Qasi.

Podemos pensar que todo tiene un final y el de nuestro protagonista estaba presto a llegar. Aunque hoy día, la mayor parte de la historiografía tenga claro que la Batalla de Clavijo, no fue más que una escaramuzada, magnificada por las fuentes cristianas como una segunda parte de Covadonga. Algo debió suceder en aquellos territorios a caballo entre Castilla y Pamplona. Musa ibn Musa perdió el control del territorio ante los ejércitos cristianos de Orduño I de León, y de su propio sobrino García Iñiguez. Buena fe de ello son las razias que comenzó a enviar el emir de Córdoba Mohamed I contra la capital Pamplonica, y el posterior cambio de walí en la Marca Media, enviando a Musa al ostracismo.

A finales del verano de año 862, camino a Guadalajara, una lanza le hirió de muerte, para morir unos días después en Tudela. Así se fue la vida de uno de los rebeldes de la Alta Edad Media, amigo y enemigo al mismo tiempo de reyes cristianos y musulmanes, ambicioso como pocos, pero sobre todo un valiente que llevó a la familia Banu Qasi a los puestos de honor del oscuro siglo IX.

Más info:

Historia de España de la Edad Media, Cood. Vicente Ángel Álvarez Palenzuela, Ed. Ariel, 2011

Los Banu Qasi (714-924), Alberto Cañada Juste, 1980

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: