Una mirada al debate sobre el mundo de Tartessos.

Sin duda el conocimiento de la pretendida primera cultura autóctona de la Península Ibérica, es decir tartessos, sigue siendo hoy día uno de los mayores quebraderos de cabeza de historiadores y arqueólogos. Es cierto que no existe una postura oficial sobre el tema, pero hoy día se da por sentado que estamos hablando de la primera entidad política autóctona de la Península Ibérica.

En este artículo intentaremos poner un poco de luz en el estado actual de las investigaciones, por cierto muy escasas, a modo de resumen conoceremos los principales aspectos sociales, económicos, culturales y religiosos en especial de los primeros pasos de la cultura tartésica. Todo ello desde un enfoque de curiosidad y de interrogación, ante claras políticas nacionales que dan la espalda al intento de los profesionales del sector por sacar a la luz la verdad sobre  Tartessos.

Dónde se desarrollo Tartessos.

Es evidente que lo primero que debemos conocer es el espacio geográfico donde surgió la cultura tartésica. Hoy día existe el consenso generalizado que dicha cultura surgió aproximadamente en el siglo X aC,  en el triangulo que forman las actuales ciudades de Huelva, Cádiz y Sevilla, pero más concretamente en torno a los cursos bajos del rio Guadiana y Odiel, o al menos eso reflejan los hallazgos arqueológicos. Destacar que posteriormente se expandirá por el resto de la actual Andalucía y Extremadura.

Este espacio geográfico en torno a dicho siglo X aC., se le asigna a la cultura prehistórica del Bronce Atlántico final. Una de sus restos arqueológicos que denotan su particularidad son las estelas de guerreros, que son grandes lajas de piedra grabadas con figuras de un guerrero. Debido a la descontextualización con las que fueron halladas la gran mayoría, al principio fueron asignadas como señalización de sus tumbas. Pero la falta de registro óseo, no solo en torno al hallazgo de las mismas, sino en el espacio geográfico asignado al inicio de la supuesta cultura tartésica, ha llevado a consensuar que son marcadores territoriales, ya fueran de explotaciones agrícolas, mineras o simplemente lugares de paso a los mismos.

Este hecho, junto a la falta de enterramientos, puede ser uno de los indicios de que estamos ante una cultura diferente, tanto del resto de la Península Ibérica, como la de sus futuros integrantes venidos de fuera, véase fenicios y griegos. Para solucionar el entuerto respecto a la forma de despedir a sus muertos, los expertos ven en algunos restos arqueológicos hallados en los ríos de la zona, una posible respuesta.

Depósito de la Ría de Huelva.

En la primavera del año 1923 durante los trabajos de limpieza del fondo de la Ría de Huelva una draga extrajo del fondo 397 piezas metálicas. La gran mayoría eran armas y entre ellas destacaban algunos de los mejores ejemplos de espadas en lengua de carpa de la Península. Junto a ellas lanzas, puñales, o puntas de flecha completaban el atuendo de un supuesto guerrero tartésico, pero a ello debemos añadir adornos como fíbulas y alfileres.

Lo fácil era creer que llegaron allí debido al hundimiento de algún barco mercante, pero posteriores hallazgos pusieron en entredicho esta hipótesis, entre ellos un casco griego o una estatuilla del Dios Melkart. Además de las diversas dataciones que daban fechas comprendías entre el 1300 y el 750 aC.

Con todo ello los profesores de la Universidad de Sevilla, Belén y José Luis Escacena, nos proponen una hipótesis en 1995. El ritual para el traspaso de sus muertos por parte de los habitantes de Tartessos consistía en depositarlos mediante algún sistema en los ríos de la zona, junto a ellos los típicos ajuares. Este hecho no es exclusivo de la cultura tartésica, sino una corriente que llega desde las culturas Atlánticas, ya que en diferentes zonas se han hallado vestigios similares e incluso algunas veces junto a restos óseos.

Depósito de la Ría de Huelva

A pesar de ello, esta falta de exclusividad no puede restar un ápice de importancia del hecho diferenciador con las costumbres mayoritarias en la Península Ibérica, antes y durante la cultura de Tartessos, evidentemente hablamos de la inhumación y de la incineración. Por cierto prácticas que adoptaran nuestros protagonistas, tras la llegada de fenicios y griegos a la Península Ibérica, cambiando su peculiar forma de despedirse de sus allegados.

También decir que esta postura encuentra sus detractores, que ven muy difícil que todos los materiales depositados a lo largo de un amplio espacio temporal fueran a parar al mismo destino. Estos siguen apostando por el hundimiento de un supuesto barco, o bien una deposición ante el final de un linaje que perdió sus posesiones. A ambas posturas se les escapan detalles, como el casco griego.

La religión de los tartésicos.

Un pequeño inciso para recordar a la religión como la gran desconocida de esta supuesta cultura tartésica. El hecho diferencial de despedirse de sus muertos en un entorno natural, nos puede llevar a interpretar prácticas religiosas arraigadas a la naturaleza, posiblemente muy similares a celtas o íberos. Es evidente que hablamos de su religión intrínseca, ya que tras el contacto con fenicios y griegos adoptaron, como en el caso de las ciudades  que veremos a continuación, tradiciones alóctonas.

A partir de este punto entraría en juego, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Península, en lo referente al mundo de Tartessos. Estamos hablando de Cancho Roano en la provincia de Badajoz, según todos los indicios un templo religioso. Pero a mi parecer poco definitorio para conocer dicha religión tartésica, solo es necesario recordar que este yacimiento esta datado aproximadamente en el año 550 aC., fecha donde se inicia el colapso de los tartésicos y el traspaso al pueblo prerromano de los turdetanos.

El nacimiento de las ciudades ¿Tartésicas?

Dos han sido las principales posturas entre la historiografía para el conocimiento de la génesis de la cultura de los Tartessos.  La primera de ellas denominada “colonialista” nos muestra un sustrato oriental en el inicio de la misma, sus defensores por cierto cada vez menos, se apoyan en la llegada de fenicios y griegos. Estos desde el siglo X aC., y con anterioridad a los primeros asentamientos de estas culturas en la Península se fueron introduciendo entre los indígenas del Bronce Atlántico final, cambiando sus costumbres y gestando esta cultura tartésica.

Pero la que con más evidencias se defiende es la postura “evolucionista”. También se basa en la llegada de fenicios y griegos, pero para interactuar comercialmente con los indígenas y conformar esta supuesta sociedad Tartésica. A través de estos contactos las élites locales introducirán estas nuevas costumbres, adaptándolas a la idiosincrasia de la población autóctona. Es en este lugar en que aparecen las ciudades en la Península Ibérica, dejemos de lado si son fenicias, los primeros orientales en asentarse, o son Tartésicas, ya que sigue siendo motivo de discusión diaria entre los expertos, sino que se lo expliquen al célebre tesoro del Carambolo, que un día se levanta como tartésico y al otro como fenicio.

Los asentamientos del siglo X aC., es decir al principio de Tartessos, son los típicos poblados de la prehistoria reciente de la Península Ibérica, en este caso en forma de casas circulares de una sola estancia y con materiales poco duraderos. Sin duda como era habitual entre las economías dedicadas a la agricultura y ganadería de subsistencia, regidas por algún tipo de entidad superior, como nos muestran las estelas guerreras. Pero algo cambió con la llegada de los primeros fenicios en el siglo IX aC., como es sabido esta se produjo, entre otros aspectos, para conseguir minerales con los que pagar tributos a los Asirios. Por lo que la serranía de la actual Huelva se convierte en su destino, oro, plata, cobre o estaño fue su reclamo.

Esto produjo un rápido cambio en los asentamientos, los fenicios aportaron sus casas rectangulares, con diferentes estancias e incluso de dos niveles. Todas ellas en torno a calles estructuradas y la aparición de los edificios públicos, ya fueran económicos, políticos o religiosos. Ambos aspectos son importantes para asignarles el cambio de nomenclatura de poblados a ciudades.  De esta primera fase son ciudades como la actual Cádiz o el Poblado de Doña Blanca, ambas de clara asignación a los fenicios. Pero también otras como Huelva, que como veremos posteriormente se sigue dudando seriamente en asignarlas a unos, a otros, o a ambos.

Tejada la Vieja.

Sin duda uno de los yacimientos más significativos de esta transición, además el más claramente asignado a una cultura autóctona, es decir Tartésica, aunque usando la fisonomía de las ciudades fenicias de la costa. Su extensión de más de 6 hectáreas nos revela una ciudad de mediano tamaño, a mitad de camino entre las zonas de extracción de minerales y los puertos de embarque de los mismos.

 

Estamos por lo tanto ante una de las primeras ciudades supuestamente tartésicas, bien organizada mediante manzanas y calles, pero todavía en fase incipiente de separación de lo público y lo privado. Es necesario recalcar que su técnica constructiva a base de un zócalo de piedras que se apoya en la montaña sin ningún tipo de cimiento, es la habitual en las culturas mediterráneas de esa época.

La cerámica de los Tartésicos.

Como es conocido en la prehistoria, a partir del neolítico, uno de los mejores marcadores de las diferentes sociedades o culturas son los restos de cerámicas. Tartessos también encuentra en este aspecto un hecho diferenciador. Si bien estamos hablando de un periodo donde la cerámica de boquique inunda gran parte de la Península Ibérica, en el espacio geográfico que se asigna a la cultura tartésica aparecen dos bien diferentes.

Por un lado encontramos la que podemos decir como vajilla de diario, se trata de la cerámica de retícula bruñida, de color oscuro y hecha de forma rudimentaria a mano o bien a torno lento, su aspecto es bastante tosco. En cambio la denominada cerámica pintada de estilo Carambolo, ofrece un aspecto bastante mejor, debía ser la vajilla de las clases más altas. Su elaboración no debía ser muy diferente a la anterior, pero pintada con tonos rojos sobre un fondo ocre, su aspecto era mucho más agradable.

La llegada a la historia de  Tartessos.

Hasta este momento hemos hablado de enterramientos, hábitats o cultura material, aspectos todos ellos que nos sirven para diferenciar a los Tartésicos de otras sociedades prehistóricas de la Península Ibérica.  Pero con la llegada a la zona de los griegos en el siglo VII aC., de repente nos encontramos que aparte de evidencias arqueológicas, tenemos evidencias escritas para pensar en la existencia de esta cultura tartésica.

Sin duda la principal viene del padre de la historia de occidente. Heródoto nos describe los contactos de los griegos foceos con el rey Argantonio, en algún momento entre los siglo VII-VI aC. Además nos lo describe como un rey que ejerce la tiranía como forma de gobierno. Es preciso recordar que ese adjetivo no es para nada peyorativo en el mundo griego, que ven a los tiranos como los que proporcionaron a la Antigua Grecia, las mejoras económicas que propiciaron la llegada de la democracia griega.  Por lo tanto no es de extrañar que Heródoto nos describiera a Argantonio como un rey bueno, que ayudara a su pueblo e incluso a los griegos.

Sobre la cuestión de la longevidad de este rey, 120 años de ellos 80 en el cargo, se suele solucionar con el pensamiento de encontrarnos ante una dinastía, todos ellos con el mismo nombre. Pero además en esta lista de reyes tartésicos, según el profesor Gonzalo Bravo,  aparecen otros nombres, unos de ellos míticos como Nórax o Gargoris, junto a otros supuestamente reales como el rey Habis.

Los Tartessos en el periodo orientalizante.

A partir de aquí, entre las escasas fuentes literarias y la arqueología, se nos ha presentado esta primera entidad política en forma de estado de la Península Ibérica. Supuestamente con una gran capital de nombre Tartessos, que a pesar de los esfuerzos entre otros de A. Shulten seguimos sin conocer su paradero.

Como ha quedado reflejado anteriormente, la llegada de fenicios y griegos transformó esta sociedad. Su economía pudo ser de las más prósperas del Mediterráneo. Su minería especialmente en cuanto a la plata, complementada con los avances tecnológicos llegados con los fenicios hizo que su orfebrería recorriera el Mediterráneo. Se generalizó el torno alfarero para una producción en serie de cerámica de alta calidad, junto a la introducción de la metalurgia del hierro.

Anillo de oro de la Necrópolis de la Joya en Huelva
Anillo de oro de la Necrópolis de la Joya en Huelva

Todo ello de la mano de las mejoras ganaderas y agrícolas, especialmente en el aprovechamiento de las ricas tierras para la producción de vid y olivo, productos de un alto rendimiento económico. Esto proporcionó las evidentes élites locales que acometieron las referidas mejoras en las ciudades, además de las fortificaciones de las mismas.

Necrópolis de la Joya en Huelva.

Pues bien todo este espectacular Tartessos, sigue esperando una confirmación clara de su existencia. Mientras historiadores y arqueólogos siguen buscando evidencias, nuestras autoridades parece que no han estado, ni están por la labor de desenterrar esta primera entidad política de la Península Ibérica, o al menos ese puedo deducir, de hechos como el que quiero narrar a continuación.

Hace unos meses en Caminando por la historia hacíamos referencia a Asta Regia, el yacimiento cercano a Jerez de la Frontera como una posible Tartesso (si os apetece conocerlo seguir este enlace). A los pocos días,  via redes sociales, se puso en contacto con nosotros uno de los arqueólogos encargado de las excavaciones en el centro de Huelva, en los años 80 del siglo XX. Su contestación me llamó la atención; “que nadie busque Tartessos, porque está debajo de Huelva y nadie la va a sacar de allí”.  Además de asegurar que las tumbas reales de los reyes tartésicos se encontraba en ese lugar. Hacía referencia, entre otros, al yacimiento arqueológico de la necrópolis de la Joya de Huelva, como  muestra me envió estas dos fotografías sobre un periódico del 29 de diciembre de 1982, sin duda como se suele decir no tienen desperdicio.

Como evidentemente no podemos asegurar nada, nos debemos dirigir a los museos, para localizar algunas de las piezas extraídas del lugar antes de que fuera abandonado el yacimiento, y puesto tierra sobre el mismo, al menos en ciertas partes. Parece ser que las autoridades municipales temían por sus planes urbanísticos.

Museo de Huelva.

Según el director de este museo en el año 2015, el Sr Pablo S. Guisande. La necrópolis de la Joya de Huelva tenía al menos 19 tumbas con abundantes muestras de que sus inquilinos podían haber sido reyes tartésicos. Entre otros elementos se localizaron gran cantidad de joyas de oro, plata y bronce, además de elementos foráneos como el marfil o los huevos de avestruz.

De todos ellos destacar una pieza hallada en la tumba nº 17 que servía de tapacubos para un carro, hecho que demuestra el alto estatus del individuo que allí se hallaba.  También podemos destacar dos jarrones con una fisonomía única en el mundo, hecho diferencial que nos puede remitir a una cultura única. Uno de ellos compartía tumba con el anterior elemento, se trata de un jarrón con una flor de loto invertida con soporte en forma de cono. El otro se halló en la tumba de al lado, la nº 18, y se trata de un curioso jarro con un asa en forma de ciervo y parte superior en forma de caballo. Os dejo al final la web del museo para que podáis conocer el resto de elementos.

Jarrones de la Necrópolis de la Joya en Huelva

Conclusiones.

Hemos comenzado diciendo que estamos ante uno de los periodos más significativos de la protohistoria de nuestra Península Ibérica. Sin duda poder conocer algún día los inicios de nuestra historia es una tarea apasionante. La mítica capital de Tartessos podría desvelarnos muchos secretos y además poderla comparar con ciudad históricas de este periodo, como Atenas o la propia Roma dando sus primeros pasos.

Los detractores de esta pretendida primera cultura Hispana, suelen poner el acento en la similitud con los fenicios. Y digo yo, más de 300 años de convivencia son suficientes para adquirir comportamientos y aprender de otras culturas para hacer progresar la propia. Está claro por el registro arqueológico que los tartésicos aprendieron muchas cosas de los fenicios, y estos últimos han pasado a la historia como comerciantes. Por lo que el espacio de convivencia y no de ocupación parece el más lógico para encontrar la verdad sobre el mundo de los tartésicos. Intentaremos estar atentos a las noticias que sigan surgiendo en este apasionante tema.

Os dejo con una de las historias más entretenidas que podéis encontrar sobre el mundo tartésico de la pluma de Manuel Pimentel.

Más info:

Tarteso y el periodo colonial, María Pilar San Nicolás, Tema 9 de Prehistoria reciente de la Península Iberica, Ed. Uned, 2013.

Nueva Historia de la España Antigua, Gonzalo Bravo, Ed, Alianza, 2011

Imágenes:

museosdeandalucia

Enlaces de interés:

juntadeandalucia

museosdeandalucia

institucional

tejadalavieja

  1. Hola, buenas tardes. En primer lugar felicitarles por su trabajo, una revista muy interesante, y darles las gracias al mismo tiempo por dar la importancia que se merece a la Historia.
    En segundo lugar, quería comentarles que la primera imagen del mapa, donde aparecen las distintas colonias en la península ibérica, no debería estar publicada con esos datos, puesto que es errónea. Los griegos, constatado al 100% solo fundaron una colonia en la Península Ibérica (Ampuries). No esta claro si fundaron, o no, más colonias, pero no se puede decir que si. Todo parece apuntar a que los demás nombres o topónimos griegos, son (seguramente) nombres que ponían los griegos a lugares destacables en la costa para poder hacerse “su mapa” y así recordar estos lugares y saber situarse, los núcleos de población que existieran allí tendrían, probablemente otro nombre indígena, ya que seguramente fueran poblados autóctonos. Desde luegon que fueran colonias griegasn cada vez se descarta más.

    Espero que sirva mi aportación.
    Un saludo.

    Miguel.

    1. Muchas gracias Miguel. Estoy totalmente de acuerdo contigo, sinceramente es el mapa usado por muchos divulgadores para referirse al mundo de los tartessos, y no me había fijado en el detalle de las colonias griegas. Sobre si los griegos fundaron “solo” una colonia, posiblementepudieron ser dos. Evidentemente Ampurias, la otra podía ser Rosas, un poco más al norte de la anterior. Lo que no está claro es sí se le puede denominar colonia, pero que fue un lugar habitado por los griegos está contrastado.
      Miraré de buscar otro mapa para sustituirlo. Me repito pero gracias por la aclaración.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: