La Torre del Reloj de Jaca, la cárcel de Franco y Hitler durante la 2GM.

Hoy viajamos a la ciudad francesa de Pau, situada a los pies de la Cordillera Pirenaica. Concretamente a una fría mañana de principios de Marzo de 1943, para conocer a dos hermanos; Marcel Proust, no confundir con el autor de “En busca del tiempo perdido”, ya que en este caso estamos hablando de un joven Teniente de la Aviación francesa. Él cual viajó junto a su hermano, Robert, tres años menor que él y en este caso sargento del mismo cuerpo, a dicha ciudad con la intención de escapar de Francia, llegar al norte de África, y así ponerse en manos de la resistencia.

A simple vista la empresa no parecía excesivamente complicada, ya que tras  traspasar los Pirineos llegarían a un “supuesto” país neutral. Tras lo cual solo faltaba cruzarlo de norte a sur y a través de un ferry llegar a suelo africano, por aquel entones controlado por la Francia de Vichy.

Evidentemente no contaron que el único lugar  dentro del estado español en el cual actuaba la Wehrmacht, era Canfranc, un lugar muy cercano a Pau, y donde a buen seguro se ejerció la presión oportuna para la colaboración del régimen con la Alemania de la 2GM. En definitiva las ordenes parecían claras, cierre total de la puerta de escape para cualquier aliado o afín. Esta orden clara y concisa fue acatada por el régimen de Franco.

Canfrac con la esvástica

Echando la vista atrás y con perspectiva que da el paso del tiempo, se hace evidente que los Junkers Ju 52 y Heinkel He 111, que en manos de la legión Cóndor bombardearon las posiciones republicanas de Madrid, Valencia, Barcelona, o la más célebre Guernica, no fueron en balde. Todo ello a pesar de la negativa de colaboración de Franco tras la entrevista con Hitler en Hendaya. Lo cierto es que con el tiempo han ido saliendo a luz diversos aspectos, que hacen entrever una especie de “devolución de favores” entre ambos líderes. Al menos durante la ocupación total por parte de Alemania del país vecino del norte, desde finales de 1942 hasta el verano de 1944.

Franco en Hendaya con Hitler.

Los ejemplos son varios, desde los más conocidos como la venta de Wolframio imprescindible para la construcción de los Panzer alemanes. O la utilización del Campo de Concertación de Miranda de Ebro, tras el paso de Heinrich Himmler en 1940 por sus instalaciones, desde lo cual se convirtió en improvisada base de la Gestapo. Y por último la menos conocida, en este caso la cárcel que nos ocupa hoy.

La cárcel de la Torre del Reloj en Jaca.

Volvemos al punto donde habíamos dejado a los hermanos Proust. Aquella mañana en Pau, ambos no debieron encontrar la mejor vista posible, la ciudad estaba ocupada por los soldados alemanes, con esvásticas por doquier, o los nombrados panzers. Se hace evidente pensar que detrás de este despliegue estaba la cercanía de la ciudad de Pau, con la frontera española.

Hitler y Petain se dan la mano en Paris. el régimen colaboracionista estaba en marcha.

A pesar de ello nuestros protagonistas se dirigieron a alguno de los cafés frecuentados por los disidentes, muchos de ellos republicanos españoles huidos durante la Guerra Civil. En el mismo tomaron contacto con un tal Juan Pablo, por aquel entonces residente en la cercana Laruns. Este, tras el pago de entre 3000 y 5000 francos de la época, un verdadero dineral, los acompaño primero hasta Laruns, desde donde se dispusieron a cruzar los Pirineos Centrales por el Puerto de Portalet, es de suponer que en esas fechas nevado.

Pero en el otro lado de la frontera estaban en sobre aviso, o por lo menos eso rezaba en una especie de libro de actas hallado posteriormente. Fechado el 14 de marzo de 1943, llamaba al control de todos los pasos fronterizos posibles, ante la posibilidad de una avalancha de personas procedentes de la nación vecina. Detrás de dicha avalancha estaba la mejor climática, y  el deshielo tras el duro invierno.

Solo dos días después, tras pasar el puerto de Portalet, a su llegada a la primera población española, Biescas, Marcel y Robert Proust son detenidos a las 8 de la mañana por la Guardia Civil. Tras los interrogatorios pertinentes, donde Marcel Proust declara abiertamente su animadversión a las tropas alemanas y diagnostica una clara victoria alidada. Y por otro lado su hermano Robert denuncia la ocupación alemana de Francia, que no hace más que provocar el hambre entre los franceses. Ambos son conducidos junto a otros ocho franceses a las dependencias de la Cárcel del Reloj de Jaca, donde ingresan el 26 de marzo de 1943, acusados de paso clandestino.

272 presos, 272 historias.

La Cárcel del Reloj de Jaca era y es uno de los edificios más peculiares del casco histórico de la capital jacetana. Construida en estilo gótico civil en 1445 y anexa a las dependencias de la Corona de Aragón. No será hasta el siglo XVII cuando se convierta en cárcel. A pesar de los avatares de guerras como las de la Independencia en el siglo XIX, siendo Jaca lugar de paso, se mantuvo intacta hasta la llegada de los  presos que el régimen encarceló en la misma entre 1942 y 1944. Por cierto ya conocida por los mismos tras su uso en la Guerra Civil.

Cuando hablamos de 272, hablamos de los únicos a los podemos poner nombre y apellidos, gracias a los papeles encontrados. Pero consta que al menos 1115 pasaron por la Cárcel del Reloj de Jaca solo en el año 1943, sin duda el más represivo de todos.

Entre los presos que llegaron a la Torre los había de múltiples condiciones,  desde judíos, a soldados franceses, polacos, o ingleses. Algunos de ellos célebres como el productor de cine alemán y contrario al nazismo, Max Heilbronner, o el periodista norteamericano Franklin L. Wyld. Muchos de ellos, simples campesinos,  que atestiguaron que venían huyendo de la posibilidad real de ser expatriados a Alemania como fuerza de trabajo. Se calcula que hasta 60.000 franceses fueron deportados desde Pau para tal menester.

La torre en la actualidad

El primer preso, en este caso un italiano Angelo Ceresetti,  llegó a la Cárcel del Reloj, el 20 de junio de 1942, tras él un total de 74 más antes que se acabará ese año. Con especial incidencia en el mes de noviembre ante la inminente llegada del invierno. El resto lo hicieron los dos siguientes años.

Tras el paso por dicha cárcel de Jaca el destino que aguardaba a los presos, era el traslado a otras cárceles más grandes como las de Huesca o Zaragoza, o incluso el Campo de Concentración de Miranda de Ebro. Con la llegada de los aliados a Francia para desocuparla, lo cual sucedió en el verano de 1944, la Cárcel del Reloj de Jaca, perdió su labor.  El camino ofrecido a muchos de ellos durante esos dos años es desconocido, algunos debieron ser puestos en libertad y se les perdió la pista, otros a buen seguro llegaron al norte de África. Curiosamente no conocemos lo que pasó con los dos hermanos Proust, pero a buen seguro nuestro próximo personaje intentó tener conciencia de ello.

Ramón J. Campo.

No puedo acabar sin nombrar a uno de los principales artífices, aunque no el único,  de la salida a luz de esta historia en 2002, y de muchas relacionadas con el paso de los Pirineos. Antes de presentarlo, un inciso personal para declararme un apasionado de la cordillera y de su historia. Por ello un reconocimiento muy especial a un libro que cayó en mis manos hace relativamente poco; Canfranc, el oro y los nazis,  su autor Ramón J. Campo, Máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid y ejerciendo en el Heraldo de Aragón, sinceramente Ramón me apasiona su lectura.

Si os ha gustado esta historia, os recomiendo esta lectura:

El Schindler de Canfranc, Albert Le Lay

Mas info:

Canfranc, el oro y los nazis, Ramón J. Campo, Ed. Mira Editores, 2012

heraldo

Imágenes:

commons.wikimedia    flickr

Un comentario sobre “La Torre del Reloj de Jaca, la cárcel de Franco y Hitler durante la 2GM.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: