Puente la Reina, cruce de caminos en pos de Santiago de Compostela.

Al sur de la ciudad de Pamplona y en la ribera del rio Arga, encontramos el municipio de Puente la Reina. Este pasa por ser uno de los pueblos más concurridos del Camino de Santiago, el motivo  la unión de dos de los principales itinerarios para dirigirse hacia la meseta española. En primer lugar por el Camino Francés, por el cual llegaremos a Puente la Reina en tres días de camino desde Roncesvalles. Y en segundo término por el Camino Aragonés, que tardaremos el doble de días en concreto unos seis.

Por este motivo es una de las poblaciones mejor preparadas en cuanto a servicios,  para recibir tanto a los caminantes, como a los que opten por acudir por el simple placer de conocer un destino singular.

Historia de Puente la Reina.

Existen muestras de ocupación del valle de Valdizarbe, donde se sitúa Puente la Reina, desde finales de Neolítico. A pesar de ello habrá que esperar al siglo XI, para que se construya el puente románico, que sirva para el paso de los peregrinos sobre el rio Arga. A partir de ese momento comenzará a crecer el pueblo, es evidente que estamos ante la clásica localidad que surgió vinculada las peregrinaciones medievales.

En el año 1122 recibe del rey de Navarra y Aragón, Alfonso I, la denominación de fuero de Estella,  por la cual se constituían las leyes jurisdiccionales de la población. A partir de ese momento comienza su periodo de máximo esplendor medieval, entre la repoblación a base de francos y las continuas peregrinaciones de los siglos XII y XIII. Es precisamente durante este periodo donde afloraran sus principales monumentos.

Puente la Reina, cruce de caminos es pos de Santiago de Compostela.
Llegada al puente

Tras la Edad Media, con el declive en la peregrinaciones, se sucederán las guerras en las cueles Puente la Reina será testigo de excepción. Aunque no por ello ha sufrido, afortunadamente, grandes desperfectos. En el siglo XVI serán las guerras entre Castilla y Navarra, hasta el sometimiento de esta última. Posteriormente en el siglo XIX, está documentada su participación en las guerras carlistas, concretamente del bando de estos últimos.

Pero habrá que esperar al renacer del Camino de Santiago en las últimas décadas del siglo XX, para que la ciudad vuelva a mostrar todo su explendor. A partir de ese momento se convertirá en la actual villa refugio de los miles de peregrinos que recorren los caminos hacia Compostela, mostrando todo su esplendor medieval.

Que ver en Puente la Reina.

Es evidente que lo primero que hay que ver es el puente medieval del siglo XI, no en vano da nombre a la población. Aunque un consejo para los peregrinos, no se desesperen, está al final del pueblo en la salida del camino hacia Santiago. Se entra al mismo por una pequeña bóveda ojival, situada al final de la calle Mayor, y tras la cual nos dispondremos  atravesarlo. El puente se sostiene con siete arcos de medio punto sobre cinco pilares, tiene 110 metros de largo y 4 metros de anchura. Supuestamente recibe el sobrenombre de Reina, por haber sido mandado a construir por la esposa de algún rey. Aunque se duda entre Doña Mayor esposa de Sancho el Mayor, o por Doña Estefanía cónyuge de su sucesor García Sánchez III.

Puente la Reina, cruce de caminos es pos de Santiago de Compostela.

Iglesia del Crucifijo.

Aunque existan otras en el municipio esta es la más recomendable de visitar. Situada justo frente al albergue municipal de peregrinos y erigida sobre el siglo XII, recibe su nombre de un crucifijo de estilo gótico germánico en forma de “Y”, por cierto no muy habitual. Una de sus curiosidades reside en que fue sede de la Orden hospitalaria de Malta, estos se instalaron en el reino de Navarra a partir de año 1120, para servir de protección a los peregrinos.

Puente la Reina, cruce de caminos es pos de Santiago de Compostela.

Iglesia de Santa María de Eunate.

Lugar imprescindible de visitar en esta zona. Sin duda uno de los símbolos del Camino de Santiago. Aunque los peregrinos tendrán que tener en cuenta lo siguiente. En primer lugar los que procedan del camino aragonés lo tendrán mejor, no en vano pasa por la puerta, y lo encontraran unos seis kilómetros antes de llegar a Puente la Reina.  Los que vengan por el camino francés se tendrán que desviar en la localidad de Obanos, desde donde tendrán que sumar a la etapa unos cuatro kilómetros más para poderla ver. Aunque me repita, vale la pena.

Puente la Reina, cruce de caminos es pos de Santiago de Compostela.

Se trata de una ermita románica única de planta octogonal, rodeada de 33 arcos de medio punto. Sin duda aquí reside gran parte de su misterio. Fue levantada  a partir del año 1170 como confluencia de los dos caminos.

Sobre sus misterios se han escrito y se escriben cientos de historias, desde sus piedras grabadas con extraños símbolos o signos, o si fue o no fue la morada de los caballeros templarios. Lo cierto es que es un lugar apartado de todo, donde por experiencia personal se respira como en pocos lugares, paz y tranquilidad.

Por último hay que tener en cuenta que a partir de 2017, sus vistas son guiadas o por libre, y los precios varían desde 1€.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

Marco Ulpio Trajano, más conocido como el  emperador Trajano,  nació en el año 53 dC. en la ciudad romana de Itálica, hoy día en el término municipal de Santiponce en Sevilla. Gran militar en tiempos de sus antecesores, Domiciano y Nerva, y adoptado por este último para convertirse en el decimotercero emperador romano.

Su ascenso a tal menester tuvo lugar en el año 97 dC. A partir de ese momento se convertirá en uno de los más importantes emperadores de todos los tiempos. Obteniendo del senado el título de Optimus Princeps, título que estaba reservado solo para  los mejores.

 

 

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

Entre sus principales logros consiguió expandir el territorio romano hasta el Golfo Pérsico, tras tomar la Dacia y los territorios partos. Pero lo que nos ocupa hoy es su legado monumental, ya que sembró todo el territorio de espectaculares monumentos, muchos de los cuales podemos seguir disfrutando hoy día. Para ello contó con la inestimable ayuda de uno de los mejores arquitectos de la historia de Roma. En concreto Apolodoro de Damasco, que por cierto nació en los nuevos territorios conquistados, además de estar instruido en la arquitectura helenística.

Mercado de Trajano.

Comenzamos recorrido en la capital de Imperio Romano. En concreto en el edifico del Mercado de Trajano, el cual está considerado el primer centro comercial de mundo bajo techo. Construido por Apolodoro de Damasco, aproximadamente entre los años 100-110 dC. de espaldas al foro de la ciudad y bajo las falda del Monte Quirinale.

Dicho edifico elaborado con ladrillos y hormigón contaba con 6 plantas, en las cuales se distribuían tiendas, oficinas e incluso una biblioteca. Como ya ha quedado dicho estaba cubierto, en este caso por una especie de techo abovedado, que dejaba pasar la luz al interior, pero que protegía contra las inclemencias del tiempo.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

Hoy día se puede pasear por el interior, ya que su buen estado de conservación así los permite. Además se ha instalado en el mismo un interesante Museo de los Foros imperiales, una forma de acercarnos a este tipo de construcciones. El precio de la visita es de 9,50€

Columna de Trajano.

Sin abandonar Roma, y a escasos metros del anterior, podemos encontrar el siguiente de estos monumentos. La columna de Trajano fue construida en el año 113 en el interior del Foro romano, el motivo era evidente conmemorar las victorias del emperador contra el enemigo Dacio.

Por dicho motivo se levantó esta impresionante columna, construida con mármol de carrara. Sus dimensiones son de 30 metros de altura más un pedestal de 8 metros, y  cerca de 4 metros de diámetro. En ellas fueron esculpidas en bajorrelieve las victorias del Imperio Romano durante las conquista de la Dacia, actual Rumanía.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

Una de las principales curiosidades del monumento reside en el colofón de la misma. Si se duda que fuera rematada entre una estatua de un águila o del propio Trajano, la evidencia reside en la actual figura que lo corona. En concreto el apóstol San Pedro, que fue colocado allí a finales del siglo XVI por mandato expreso del Papa Sixto V.

Arco de Benevento

Para conocer a nuestro siguiente invitado deberemos tomar rumbo al sur de Italia. En concreto a la localidad de Benevento, capital de la provincia de la Campania, donde encontraremos el arco de Trajano.

En el año 109 dC. y tras las victorias en la Dacia y el golfo Pérsico, Trajano mandó construir la denominada Via Apia Trajana. Esta estaba destinada a acortar el camino que unía Roma con Brindisi, ya que este último se convertirá en el puerto más importante para los viajes a Grecia y Oriente Próximo.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

Como toda nueva calzada romana, la Via Trajana necesitaba su arco triunfal,  estos en el mundo romano servían para honrar al emperador de turno. Así el arco de Benevento marcaba el inicio de la nueva variante y fue consagrado a la gloria del Emperador Trajano. En el mismo existen los relieves de las victorias de los ejércitos de Trajano en la Dacia, y además imágenes para la gloria del emperador, como por ejemplo una rodeado de niños.

El arco se mantiene en un gran estado de conservación, a pesar de los avatares de la historia. En concreto durante la mayor parte de la Edad Media sirvió como punto de entrada y salida de la ciudad amurallada.

El Puente sobre el Danubio.

A pesar de ser la construcción más efímera de las que se presentan aquí, ya que duró unas decenas de años. Su enorme importancia le hace merecedor de un lugar destacado entre las principales obras de ingeniería romana.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.
Grabado del supuesto aspecto del puente sobre el Danubio

Se trata del puente militar sobre el rio Danubio mandado a construir por Trajano entre los años 103-105 dC. El motivo es evidente el traslado de tropas para la conquista de la Dacia y el Oriente Próximo. Para salvar los 800 metros del rio se construyó un puente de 1135 metros sostenido por 20 arcos de madera apoyados en enormes pilares de más de 40 metros de altura. Su constructor no podía ser otro que Apolodoro de Damasco, que aparte del puente mandó construir dos campamentos militares, uno a cada extremo del puente.

Este último punto es lo único visible hoy día, los restos arqueológicos de los dos campamentos y de los primeros pilares de ambos lados. Para encontrarlos debemos acudir a dos municipios y dos países, en primer lugar a Drobeta en Rumania y posteriormente a Kladovo en Serbia.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.
Restos de los pilares del puente

Sobre las causas del derrumbe se especula en dos aspectos muy diferentes. Por un lado que los pilares no tuvieran la fijación adecuada en el suelo del río y que fuera arrastrado por la corriente. Los defensores de esta postura se basan en la especulación de que se desvió el río, mientras se realizaban las obras. Aunque existe otra hipótesis, en este caso que fue destruido por el siguiente emperador, Adriano. Este lo haría como medida defensiva. En todo caso de no hacer tenido tan corta duración hubiera sido el puente más largo del mundo durante más de mil años.

Teatro romano de Mérida.

Llegamos a la Hispania que vio nacer al emperador Trajano, en concreto a la provincia de la Lusitania romana, cuya capital Emerita Augusta contaba con un teatro con 6000 localidades.

En este punto necesitamos hacer una salvedad, ya que el teatro no fue construido en época de Trajano, sino con más de un siglo de anterioridad. Su constructor Marco Vipsanio Agripa, por cierto, el mismo constructor que el Panteón de Roma entre los años 16-15 aC. Pero a Trajano le debemos la remodelación del año 105 dC. la cual ha permitido llegar a nuestros días el espectacular fondo de escena, que nos sirve para hablar de una maravilla del mundo romano que podemos seguir disfrutando en el siglo XXI.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

La maravilla que me quiero referir es el Festival de Teatro Clásico de Mérida, que se celebra entre los meses de julio y agosto, y que precisamente este año 2017 celebra su 63 edición. Por lo tanto el fondo de escena construido en tiempos de Trajano sigue recibiendo actores 20 siglos después.

Puente de Alcántara.

Al iniciar este punto necesito hacer un inciso, ya que nos encontramos ante una de las imágenes más emotivas para mí. Alcántara en la provincia de Cáceres fue el pueblo que vio nacer a mis padres. Aunque evidentemente este no es el motivo para tener cabida entre las siete maravillas romanas referidas aquí. Dicho motivo viene dado por ser uno de los puentes romanos más importantes, y más sólidos de la historia. Para muestra un botón, ya que se sigue usando en la actualidad.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

El puente romano de Alcántara fue mandado a construir en tiempos de Trajano entre los años 104-106 dC. El motivo unir la Olissipo romana, actual Lisboa, con Norba Caesarina, ósea Cáceres y desde aquí tener acceso a la Vía de la Plata. El encargado de construirlo fue Cayo Julio Lacer. Dicho constructor debía tener claro el resultado, ya que en el puente aparece una inscripción que dice: “el puente permanecerá en pie por los siglos”. Para lo cual decidió  construirlo con seis arcos de diferente altura que se apoyaban sobre 5 pilares con basamento de pizarra.

La historia le ha dado la razón, la naturaleza nunca ha podido con él y solo el hombre ha cortado las comunicaciones por sus propios intereses, concretamente destruyendo uno de los arcos. Este hecho tuvo lugar como mínimo en tres ocasiones, durante la reconquista cristina en el siglo XIII, durante la guerra entre España y Portugal en el siglo XVII, y por último en la Guerra de la Independencia en el año 1809. Tras lo cual entre 1858-1860 fue reconstruido por última vez por el arquitecto, al servicio de Isabel II, Alejandro Millán.

Acueducto de Segovia.

Dejo para el final, el que desde mi humilde punto de vista, es uno de los monumentos romanos más impresionantes del mundo. Además un fiel reflejo del enorme poder que la civilización romana ejerció en la historia de la humanidad.

El acueducto de Segovia no es más que 776 metros de una impresionante obra hidráulica, de cerca de 17 kilómetros, que aportaba el agua a una pequeña ciudad romana, de la cual la historia no se pone de acuerdo con su nombre. El hecho de encontrar una obra de esta importancia para una pequeña población, nos puede ayudar a entender la magnitud del Imperio romano.

Siete maravillas de la arquitectura que nos dejo el emperador Trajano.

Otro hecho relevante es el periodo de construcción, ya que si se comenzó en tiempo de Trajano, la obra pudo completarse con Antonino Pio que gobernó Roma a partir del año 138 dC.

Hay que destacar también, que para la construcción de 776 metros, que salvan la actual plaza de Azoguejo, se construyeron 167 arcos mediante piedras graníticas colocadas sin argamasa, en realidad una perfecta sinfonía de equilibrio. Así mismo la parte superior esta recorrida por una canal de unos 30 centímetros que aportan un caudal medio de entre 20 y 30 litros por segundo.

Uno de los hechos más significativos para su conservación fue la prohibición de que los automóviles circularan por debajo del mismo. Esto sucedió en 1992, ya que hasta esa fecha no estaba restringido el tráfico, con el consiguiente deterioro medioambiental del acueducto de Segovia.

Algunas conclusiones.

He de reconocer la enorme controversia, que significa seguir contando aquí, que el acueducto de Segovia se lo debemos a Trajano.  Más cuando la misma ciudad se decanta a que fue construido en tiempos de su sucesor Adriano. Pero no es menos cierto, que un proyecto de la magnitud de este acueducto, tubo que ser un proyecto de largo recorrido temporal. Además yo no soy nadie para para contradecir a los arqueólogos que han estudiado la datación del mismo: “Datar la construcción del Acueducto de Segovia aún es una cuestión controvertida”, son sus palabras en el último artículo publicado sobre esta polemica y que os invito a leer en el siguiente enlace: elnortedecastilla.es

Hasta aquí esta relación de magníficos monumentos de la arquitectura romana, realizados o proyectados durante el escaso periodo de 20 años, en los que el emperador Trajano estuvo al mando Roma. Evidentemente también llevó a cabos muchos más, desde su magnífico foro en Roma, hasta el puerto de Civitavecchia y pasado por la fundación de ciudades como Timgad en el norte de África.

Por último me gustaría invitaros, a que sumarais a la lista los que creáis oportunos, en el apartado de comentarios de esta página.

Mas info: viatorimperi

Imágenes: pixabay commons.wikimedia

Vlad III de Valaquia y otros vampiros muy reales de la historia

Hablar de Drácula es hacerlo de uno de los seres mitológicos más importantes de la historia. Es también evidente que a pesar de estar convencidos de su no existencia, cuanto más se lee sobre el mismo, más real se vuelve.

Además de una forma u otra, este ser misterioso aparece en todas las culturas de la historia, desde el antiguo Egipto, la Grecia Clásica o China. Es indudable, que lo que más llama la atención, durante la historia de este personaje es su inmortalidad, la cual anhelan todas estas culturas referidas. En definitiva escapar de la muerte a través de alimentarse de la sangre de las personas más jóvenes y vigorosas.

Han sido muchos los personajes de la historia, a los cuales se les puede atribuir esta condición de alimentarse de la sangre ajena, en definitiva para conseguir la eterna juventud. Aunque de todos ellos nos quedemos con la figura de Vlad III, un príncipe de Valaquia, que nos fue presentado por dos ilustres personajes.

Bram Stoker.

Escritor nacido en Irlanda en 1847 y fallecido en Londres en el año 1912. Uno de los mejores estudiantes de una de las universidades más prestigiosas del Reino Unido, en concreto la Trinity College de Dublín. Aunque curiosamente se licenció en Matemáticas y Ciencia, ambas muy alejadas de su verdadera vocación la literatura. En su vida escribió más de una decena de obras, pero sin duda la más importante y la que nos atañe fue Drácula. Conviene subrayar que fue escrita tras conocer al húngaro Hermman Bamberger un incasable viajero y gran conocedor de los Cárpatos.

Edición de 1908 del Drácula de Bram Stoker

Esta obra, Drácula, fue escrita en 1897 y en ella nos describía la figura del príncipe de Valaquia. Dicha obra esta considerada por muchos, la mejor novela de terror de la historia.

Francis Ford Coppola.

Uno de los grandes del cine, director, guionista y productor, nacido en Detroit en 1939. Tras una dura infancia por las enfermedades consigue acabar la carrera de cineasta en la más prestigiosa Universidad de los Ángeles.

Si el escritor irlandés nos presentó a Vlad III de Valaquia como el autentico Drácula. Francis Ford Coppola se encargará de ponerle cara y cuerpo, en concreto en la figura de Gary Oldman, en la célebre película de 1992 El Drácula de Bram Stoker. Por cierto galardonada con tres Oscars de la Academia.

¿Quien fue Vlad III de Valaquia?

Debemos situarnos en la ciudad de Sighisoara, una pequeña ciudad de la región histórica de Transilvania. En ella nacía a finales de 1431 un niño que será conocido con el nombre de Vald Draculea. Así mismo era hijo de Vlad II, futuro voivoda de Valaquia y nieto de Mircea el Grande, este último llevó al pequeño Principado de Valaquia a su máximo esplendor a principios de ese siglo XV.

Vlad III el Empalador en un retrato de 1460

Es importante conocer la posición geográfica del Principado de Valaquia. Ya que fue durante esos siglos frontera natural entre los reinos cristianos de Hungría y Moldavia y el todopoderoso Imperio Otomano.  Así mismo debemos recordar que estos últimos, y precisamente durante el reinado de Vlad III, acabará con los restos del Imperio Bizantino, con la toma de Constantinopla. Por lo tanto fue un principado a expensas de los desmanes de los vecinos, que lo intentaban someter como vasallos.

Con solo ocho años fue mandado, como rehén, junto a su hermano a la corte del Sultán Otomano. En ella permaneció nueve años, donde fue instruido como uno más de los pajes al servicio del Sultán. Pero lo peor le estaba reservado a la vuelta, ya que su padre y hermano mayor habían sido asesinados y sus cuerpos ultrajados. El culpable, Juan Hunyadi, el rey húngaro. A partir de ese momento empieza el verdadero baño de sangre, en el cual Vlad III se convertirá en un Drácula de carne y hueso.

Sus víctimas fueron interminables.

Los primeros en caer los comerciantes de las ciudades sajonas de Transilvania. Los cuales se negaron a aceptar las imposiciones aduaneras de Vlad III. Las regiones de Kronstadt y Amlas ardieron y los que se salvaban acababan empalados. Así durante años, se calcula que murieron más de 25.000 personas, de esta época es el tristemente célebre un grabado alemán hecho un siglo después, en el cual se ve al príncipe desayunado entre cadáveres empalados.

Supuesto campo de batalla tras el paso de los ejércitos de Vlad III

Los siguientes de la lista serán los boyardos, nombre por el cual se conoce la nobleza oriental. Estos fueron invitados a un almuerzo con el príncipe, para compartir impresiones sobre cómo conducir el principado. Aunque no debió convencer a nuestro personaje aquella reunión, que terminó con el empalamiento de sus 500 invitados. Con el mismo proceder acabó con gitanos y pobres, a los cuales empalaba tras invitarles a comer en palacio.

Pero sus mayores desmanes venían en las guerras, a Vlad III le daba igual la procedencia. Solo le importaba mantener su principado a salvo de las imposiciones recaudatorias de sus vecinos. Húngaros, búlgaros, alemanes o turcos murieron por el mismo procedimiento, el cruel empalamiento en vivo. Sin ir más lejos en 1462 le llegó una carta al rey de Hungría, en la cual, además del recuento de víctimas, en concreto 23.884, le llegó un saco lleno de diferentes partes de los cuerpos de los empalados.

La muerte de Vlad III y su misterio.

En este apartado se mezclas historias y fabulas. Lo más probable es que su muerte sucediera tras la traición de alguno de sus allegados, y más concretamente en el campo de batalla contra los turcos. También se especula con su decapitación y envió de su cabeza a Constantinopla, sede del sultán Mehmed II.

Monasterio de Snagov, durante gran parte de la historia se especuló que tenia los restos de Vlad III

Pero si hay dudas de su muerte, más de su enterramiento, lo que imprime más fuerza en la leyenda de Drácula. Se ha buscado su sepultura en el monasterio de Snagov, al norte de Bucarest, pero no ha dado resultado satisfactorio. Otro lugar donde se ha buscado es la iglesia del monasterio ortodoxo de Comana, donde en 1970 se encontró durante unas excavaciones arqueológicas un cuerpo sin cabeza.  Las dudas residen en que cuando Vlad III murió, ya se había convertido al catolicismo, por lo tanto es curioso que estuviera en un monasterio ortodoxo. Por último comentar, que buscar… Se ha buscado hasta recientemente en Nápoles, aunque evidentemente de momento sin resultado.

Los otros Dráculas de carne y hueso.

Como ya he comentado en la introducción, la mayor parte de la literatura y la historiografía se centran en la figura de Vlad el Empalador, como el auténtico Drácula de carne y hueso. Pero la historia nos ha presentado otros candidatos.

Gilles de Ray

Nació en 1404 para convertirse en Barón de Rais, además de Par de Francia, cargo exclusivo de los nobles vasallos directos del Rey de Francia. Dicha posición le llevara a participar en la guerra de los Cien Años, donde se dice que luchará al servicio de la libertadora de Francia, Juna de Arco.

Pero tuvo un lado muy oscuro, la historiografía lo retrata como un pervertido sexual y un esquizofrénico, que dedicó 8 años de su vida a cegarse con los más pequeños. En sus castillos de la Bretaña vivió rodeado brujos y adoradores del Diablo. Con la ayuda de estos violó, asesinó y descuartizó a centenares de niños y niñas. Cuando las autoridades consiguieron detenerlo en 1440, y fue acusado de los múltiples crímenes, su respuesta giró en torno al placer sexual que le confería beber la sangre caliente de los niños y niñas que asesinaba. Finalmente murió en la horca y de su historia se hizo eco Charles Perrault, en el cuento de miedo infantil Barba Azul.

Elizabeth Báthory

Conocida como la Condesa Sangrienta. Nació en el seno de una familia de la nobleza de Transilvania, en concreto los Báthory. Para hacernos una idea del poder de la misma, uno de ellos Esteban I Báthory, llegó a ser rey de Polonia a finales del siglo XVI.

Su sangrienta historia comienza cuando a los 15 años toma matrimonio, y es llevada por su marido al castillo de Csejthe. Allí comenzará  los desmanes con sus mismas sirvientas, a las cuales degollaba para bañarse  en su sangre. Pero todo se recrudecerá tras la muerte de su esposo en 1604, cuando la condesa contaba con 44 años. A partir de ese momento al menos 650 jóvenes mujeres son asesinadas para obtener su sangre, aquella que la Condesa utilizaba para obtener la eterna juventud. Sus cuerpos se encontraban enterrados en las inmediaciones del castillo o en los bosques cercanos.

Finalmente en 1611 es juzgada por los horrendos crímenes, la pena impuesta morir en su castillo, en completa soledad y tras las tapias a las que fue sometida. Su muerte tres años después, fue silenciada en Hungría, prohibiéndose hablar sobre ella. Además, su diario donde narraba una por una las muertes, escondido y enmudecido durante más de un siglo.

Peter Kürten.

Pero no todos los Dráculas surgen de castillos medievales. En la historia contemporánea también se encuentran casos similares, como el que nos atañe de Peter Kürten, conocido como el vampiro de Düsseldorf.

Este personaje nació en los alrededores de Colonia en 1883 en el seno de una familia desestructurada. Peter Kürten tuvo que contemplar como su padre alcohólico maltrataba y violaba impunemente a su madre y hermanas. A los ocho años se escapó de casa y con solo nueve cometió sus dos primeros asesinatos, en este caso, dos de sus amigos a los que ahogó en el Rio Rin.

Pero no será hasta 1925 cuando reaparezca en Düsseldorf, para convertirse en el vampiro de esa ciudad de la Renania alemana. Entre ese año y el de su detención en 1930 causo el terror en la ciudad, donde sus conciudadanos vivieron atemorizados por las continuas desapariciones. En especial de niñas de corta edad, que tras asesinarlas ingería su sangre.

Tras su detención confesó haber matado a cerca de 80 mujeres y niñas, aunque curiosamente solo fue acusado de 9 muertes. Fue condenado a la guillotina y su cabeza se expone en un museo de Wisconsin Dells. Los años en los cuales fue perseguido por la policía, se han convertido en un paradigma de cómo se deben afrontar los asesinatos en serie.

Estos son solo algunos ejemplos, donde se puede comprobar aquella frase hecha, de que la realidad siempre supera a la ficción.

Mas info:

Vlad Draculea, el autentico Drácula, Grandes Enigmas de la Humanidad, 2013

mujeresenlahistoria  mcnbiografias

Imágenes: commons.wikimedia

Barcelona 1936, las olimpiadas contra el nazismo.

Creo firmemente que pocos de mi generación, serán capaces de borrar la imagen del arquero Antonio Rebollo aquella cálida tarde del 25 de Julio de 1992. Todos los que nos hallábamos delante de un televisor, nos gustara más o menos el deporte,  sabíamos que la historia de nuestra ciudad cambiaría para siempre. Definitivamente aquellas olimpiadas de Barcelona de 1992, convirtieron a nuestra ciudad, en lo que es hoy; una de las ciudades más envidiadas del mundo.

 

Pero pese a lo que muchos piensen, no fueron las primeras olimpiadas que se prepararon en Barcelona. En concreto el 22 de julio de 1936 estaba previsto que se inauguraran la Olimpiada Popular de Barcelona. La intención era clara, boicotear las olimpiadas nazis de Berlín 1936.

La curiosa elección de Berlín 1936.

Todo comenzó cinco años antes.  En concreto el 31 de Mayo de 1931, el comité Olímpico Internacional designaba a Berlín como organizadora de la XI Olimpiada. Lo más curioso del tema reside en el lugar donde se celebró dicha elección.  En efecto, el congreso para dicha elección se celebró en Barcelona, que para más inri fue la ciudad perdedora en  la carrera por albergar los juegos. Nada hacía presagiar el oscuro futuro que deparaba esta elección. Poco más de un año y medio después, concretamente en enero de 1933, el líder del partido nazi Adolf Hitler subía al poder.

Berlin durante los preparativos

A partir de ese momento se puso en marcha el mecanismo antisemita del líder alemán. El cual también llegó al deporte, los judíos alemanes fueron expulsados de los clubs deportivos, además con la prohibición expresa de entrar en cualquier instalación deportiva.

Este aspecto llevó a los grandes países del mundo a promulgar el boicot a Berlín 1936. Todos ellos encabezados por los EE.UU. Pero en este punto entrará una de las grandes maquinarias del mundo nazi, el aparato propagandístico dirigido por el fiel Joseph Goebbels. Este último sentará las bases para que gran parte de estos países desistiera de dicho boicot. Además de engrandecer la imagen del nazismo como excelente preparadora de eventos públicos.

El germen de Barcelona 1936.

Pero no todos estaban de acuerdo en acudir a Berlín. Los partidos de la izquierda europea, unidos a los judíos expulsados de Alemania, e incluso facciones católicas, sin ir más lejos en EE.UU, serán los encargados de promover la Olimpiada Popular de Barcelona 1936.

 La organización encargada de promoverlos fue la Internacional Deportiva Obrero Socialista. La cual llevaba una serie de años promoviendo otra forma de concebir las competiciones deportivas. Dicha asociación huía del cada vez mayor elitismo en el deporte, además de estar firmemente en contra del olimpismo que como ellos aseguraban estaba al servicio de los nacionalismos. Además sin olvidar que los Juegos Olímpicos habían perdido los valores del Barón de Coubertin de solidaridad y compañerismo.

El sitio elegido, Barcelona, cumplía a la perfección. Por un lado había sido la ciudad que se había quedado sin los juegos. Aunque por otro lado y más importante los gobiernos tanto nacional en manos de la II República Española, como el de la Generalitat de Cataluña estaban a favor del boicot a Berlín, por cierto al final el único país que claramente lo adoptó.

Los preparativos de Barcelona 1936.

En primer lugar había que buscar financiación para el proyecto, a parte de los gobiernos anteriormente referidos de la Generalitat de Cataluña y de II República española, el mayor inversor será el Gobierno francés. Esta colaboración hay que buscarla en la persona del jefe del gobierno del recientemente vencedor de las elecciones francesas.  En concreto el líder del partido popular francés, el judío André Léon Blum, que efectuará el mayor aporte económico a esta Olimpiada Popular de Barcelona.

Cartel oficial de la Olimpiada Popular de Bacelona, imagén de la web, vilaweb.cat

El siguiente punto eran los participantes, el cual resultó un enorme éxito, ya que cerca de 6.000 atletas de diversas disciplinas se inscribieron en el evento. Todos ellos llegados de los 23 países participantes, entre ellos el país organizador España. Pero el que mayor número de atletas aportó fue Francia, unos 1500. Sin olvidar los atletas de EE.UU, Inglaterra, Suiza, Noruega o Argelia entre otros. Todos ellos participarían en  los 16 deportes previstos, entre ellos los más destacados el fútbol, el atletismo, el baloncesto o el Boxeo. Aunque también hubo lugar para otros, que hoy día no son olímpicos, como el ajedrez o la Pelota Vasca.

Algo más sencillo fueron las instalaciones, ya que se aprovechó toda la infraestructura de la Exposición Internacional de Barcelona del año 1929. Entre ella los hoteles para alojar a los atletas y por supuesto el Estadio Olímpico inaugurado ese mismo año por el rey Alfonso XIII

Espectacular panorámica de Barcelona en la inauguración de la Exposición Universal

La Olimpiada Popular se programó para realizarse entre los días 22 y 26 de julio de 1936. Aunque el 18 de Julio ya estaban presentes en la ciudad la mayor parte de los participantes, el motivo los desfiles preparados por la ciudad.  Además de los ensayos de la ceremonia de inauguración que estaba prevista para la tarde del día siguiente, ósea el 19 de julio.

El estallido de la Guerra Civil echó por tierra el evento.

Los ecos del levantamiento militar de Franco el día anterior, llegaron a Cataluña la mañana del 19 de Julio. En concreto a cargo de General Mola que se dispuso a acabar esa misma mañana con el gobierno de la Generalitat de Cataluña. Era evidente que las Olimpiadas no podían empezar, España se abocaba a su más terrible Guerra Civil.

Está comprobado que algunos de los deportistas cambiaron las zapatillas deportivas por las botas militares. En particular entre las filas de la de la Brigada Internacional que se disponía a defender Barcelona. Por la tanto, podemos pensar que fueron consecuentes con sus ideales. En efecto, aquellos que les había llevado a eludir unas Olimpiadas fascistas, y que finalmente les sirvieron para luchar contra la imposición del fascismo en España.

Barcelona 1936 no consiguió su objetivo.

Además de no poderse celebrarse los Juegos en Barcelona, los organizadores sufrieron otro fracaso. En definitiva uno de sus objetivos fue eclipsar los juegos del nazismo de Berlín 1936, lo cual es evidente que no consiguieron.

Jesse Owens la pesadilla de Hitler

Berlín 1936 fue un éxito de participación, la mayoría de los países que promulgaron el boicot acudieron a Berlín, incluido los EE.UU y la Francia que promovió Barcelona 1936. Además supuso un éxito rotundo en lo deportivo de la Alemania nazi, a pesar de la célebre humillación de Jesse Owens. Los anfitriones dominaron el medallero con  89 medallas, por cierto incluida una de plata de Helene Mayer, deportista judía de la modalidad de esgrima.  Por lo tanto hasta este aspecto cuidó el aparato propagandístico dirigido por Goebbels. Evidentemente todo fue cara  a la galería, al día siguiente de las olimpiadas siguió la represión judía por parte del nazismo.

Imágenes: commons.wikimedia  vilaweb

Mas info: hablandorepublica.blogspot

El Castillo de Monzón visto desde cinco de sus periodos bélicos.

En la margen derecha del rio Cinca y sobre una colina, aparece uno de los castillos más impresionantes del norte de España. Su denominación como Castillo Templario de Monzón, no hace completo honor a sus 1200 años de historia, sino a la época donde dicho castillo pudo tener su máximo esplendor.

Pocos castillos mantienen la vigencia e importancia durante prácticamente la totalidad de su historia como el castillo de Monzón. Su origen debemos buscarlo en el siglo IX, cuando el territorio oscense estaba dominado por los musulmanes. De dicha época es la torre del homenaje y de la cual todavía se conserva un ajimez restaurado, como fiel reflejo de sus primeros moradores.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
La restaurada torre musulmana del siglo IX

Pero si por algo es conocido este castillo, es por haber asistido como espectador privilegiado, a algunas de las contiendas principales sucedidas en la Península ibérica. Esto le ha llevado a continuas remodelaciones, hasta conseguir la fisonomía actual.

El castillo de Monzón durante la Reconquista.

Como bien es sabido, la Reconquista cristiana de la Península ibérica terminó en 1492, con la toma de Granada por los Reyes Católicos. Pero cuatro siglos antes, los primeros reyes de la Corona de Aragón, deciden expulsar a los musulmanes de los otrora territorios cristianos al sur de los Pirineos.

En esta reconquista será clave la toma del castillo de Monzón, no en vano suponía cortar las comunicaciones entre dos de las taifas musulmanas más importantes. En concreto la Taifa de Zaragoza en manos de los sucesores del rey Al-Muqtadir, mecenas del Palacio de la Aljafería. Y por otro lado la Taifa de Lérida en manos de la dinastía Banu hud. Además de cortar estas comunicaciones existía la necesidad de controlar el curso medio del río Cinca, uno de los principales caminos desde los Pirineos al centro peninsular.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
La iglesia de San Nicolás construida tras la llegada de los primeros templarios.

Así que el Infante de Aragón, Pedro, y futuro rey como Pedro I, conquistó el castillo en el año 1089. A partir de ese momento y hasta 1143 se puede considerar el periodo de máxima actividad belicosa de la reconquista aragonesa. Durante dicho periodo el castillo irá cambiando de manos continuamente, ya que al menos durante dos periodos, los comprendidos entre 1126-1130 y 1136-1141 estuvo nuevamente bajo dominio musulmán. Finalmente la llegada de los caballeros templarios en 1143 pondrá fin a este primer periodo bélico del castillo.

El asedio contra los templarios.

Concretamente más de 150 años duró el paso de los caballeros templarios por el Castillo de Monzón, y por ende de la nueva Corona de Aragón. Templarios y reyes compartieron durante este periodo la lucha contra el infiel del sur de la Península. Pero a finales del siglo XIII comenzará la decadencia de la Orden del Temple.

En el año 1293 Jacques de Molay fue proclamado Maestre del Temple, el principal cargo del mundo de los templarios. Además ese nombramiento fue dos años después de la perdida de Acre, último reducto cristiano de los conquistados en oriente por los cruzados cristianos. Por lo tanto el sino, por el que nacieron los templarios se había perdido.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
Los símbolos templarios están muy presentes en todo el castillo

Así mismo, esto lo debemos unir a las continuas acusaciones a las que fueron sometidos, desde ritos iniciativos, adoración a ídolos no católicos, o practicar la homosexualidad, aspectos muy alejados de la doctrina cristiana. Todo ello sin olvidar su continuo secretismo y sus enormes acumulaciones de riqueza.

En consecuencia el rey de Francia Felipe IV inicia su persecución, tras lo cual en 1312 la Orden Templaria es disuelta y dos años después Jaques de Molay muere en la hoguera como hereje.

Todos estos hechos los podemos trasladar a la Corona de Aragón. Ya que si al principio el Rey Jaime II desistió de ir contra de ellos, pronto es obligado por las circunstancias a cambiar de parecer. Las tropas de la corona inician los asedios a las plazas templarias, una a una van cayendo las más importantes. La primera en rendirse será Peñiscola, tras ella Cantavieja y Miravet entre otras.

Precisamente en este el momento, el Castillo de Monzón vuelve a ser protagonista, puesto que se convertirá en el abanderado de la defensa de la orden de Temple. En definitiva será el último en capitular, aunque rodeado y en solitario nada pudo hacer contra los ejércitos de la Corona de Aragón. La entrega definitiva se llevará a cabo el 24 de Mayo de 1309.

La remodelación durante la Guerra de Sucesión.

La llegada de la Edad Moderna y las guerras contra los franceses, por parte del monarca español,  Felipe IV en el siglo XVII, llevarán a la pérdida progresiva de interés en el castillo y en la ciudad de Monzón.

Pero un nuevo acontecimiento proporcionará un nuevo cambio de rumbo a la historia del Castillo de Monzón. En concreto la Guerra de Sucesión española, que si comenzó con el siglo XVIII, no será hasta 1705 cuando llegue a España.

Esta llegada de la guerra de Sucesión se producirá con el desembarco del archiduque Carlos en Barcelona, con la intención de hacerse con el control que ejercía en España el rey designado como heredero al trono, Felipe V. Durante este primer periodo en los territorios aragoneses se puede decir que vivieron entres dos aguas. Por un lado condes aragoneses apoyaban a Carlos, mientras otros apoyaban a Felipe V. Conviene subrayar que no será hasta el año 1710, cuando la frontera quede establecida en Lérida, que Felipe V mande convertir el Castillo de Monzón una fortaleza Moderna.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
Garita de vigilancia

Para ello se construían baluartes, se colocaran baterías de cañones y se reforzará toda la muralla exterior para contener los ataque modernos a base de cañonazos. Una de las remodelaciones más curiosas tendrá lugar en la torre del homenaje, precisamente la primera en ser construida durante el periodo musulmán. Esta se trató de recortar la altura de la misma, el propósito era evidente, restar un punto de referencia a la artillería enemiga. Esta remodelación es la que ha conferido al Castillo de Monzón la fisonomía actual, más alejada de los castillos medievales, y más cercana a las fortalezas modernas.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
La nueva puerta de entrada, donde se observan las rendijas para las armas de fuego

La Guerra de Independencia en el Castillo de Monzón.

El levantamiento del 2 de mayo de 1808 en Madrid, contra el gobierno francés de José Bonaparte, es el pistoletazo de salida de la Guerra de Independencia española. Solo un año después las tropas francesas dirigidas por el Mariscal Suchet se hacían con el control del Castillo de Monzón.

Tras 4 años de guerra las tropas española inician el asedio al Castillo de Monzón, este está considerado uno de los mayores ejemplos de resistencia por parte del ejército francés. De la táctica usada por las tropas española, ha quedado constancia en las bases del castillo.

El Castillo de Monzón visto desde cinco de sus periodos bélicos.
Las galerías excavadas en piedra.

Varias galerías fueron excavadas, por los soldados españoles, directamente sobre  las rocas  que sustentaban  la zona amurallada del castillo. El propósito era claro, colocar una serie de explosivos que echaran abajo los cimientos del castillo. Algo que no conseguirán entre otros motivos por la resistencia de la montaña. Pero también por el contraataque de los franceses, que excavaron túneles desde los anteriores dormitorios de época templaria, hasta dichas galerías. Todo ello con el firme propósito de abortar el avance de los españoles,mediante la colocación de minas trampa.  Este juego de guerrillas duro más de un año, hasta que el 15 de febrero de 1815 y tras la caída de la ciudad de Lérida, las tropas francesas se ven en la obligación de abandonar el castillo de Monzón.

El castillo de Monzón como escenario de la Guerra Civil española.

Este conflicto no necesita presentación, la guerra sucedida entre 1936 y 1939 tiene su reflejo en la sociedad actual. Aunque sí que es más desconocida la participación del castillo de Monzón en la contienda.

El valle del Cinca fue uno de los sitios más complicados de controlar por la fuerzas del Bando Sublevado. La forma de resistencia fue mediante la elaboración de las denominadas colectividades. En concreto estas estaban formadas por miembros de los partidos republicanos como el PCE, a los que se sumaban los sindicatos pobreros de la CNT y la UGT.

El Castillo de Monzón visto desde cinco de sus periodos bélicos.
La galería excavada en piedra que sirvió como refugio antiaéreo

Para acabar con estas colectividades, aparte de las evidentes detenciones de sus miembros, se inicia una campaña de bombardeos. Es en este punto donde los milicianos deciden utilizar las dependencias del castillo de Monzón con un doble motivo. En concreto como almacén y en segundo lugar como refugio antiaéreo. Para este menester son usadas tanto las galerías subterráneas excavadas un siglo antes por el ejército español, como las dependencias interiores, En concreto una sala también excavada en piedra bajo la antigua iglesia Templaria de San Nicolás. Esta que anteriormente había sido usada como almacén de municiones, caballerizas, e incluso como cárcel, pasará a la historia de la Guerra Civil como refugio antiaéreo de la población de Monzón.

El castillo de Monzón a día de hoy.

Hoy día está catalogado como bien de interés cultural y protegido como monumento nacional. Además se pude visitar de Miércoles a Domingo a un precio de 3€, con los consiguientes descuentos.

Mas información: monzon

Bielowieza, el último refugio del Bisonte de Altamira está en peligro.

En el fondo es sumamente complicado adivinar el papel que ejerció el bisonte europeo en el Paleolítico superior.  Aunque evidentemente tuvo que tener uno de los principales.

Solo es necesario observar la denominada capilla Sixtina de la prehistoria, la cueva cántabra de Altamira, para hacernos una idea de dicho papel. El porqué, de que los artistas paleolíticos pintaran los bisontes en el techo de esta cueva es algo que nunca conoceremos con certeza. Del mismo modo que tampoco conoceremos porqué fue el animal más pintado, sumando todas las representaciones artísticas paleolíticas, conocidas hoy día. A todo esto debemos sumar, que posiblemente y con datos de registro arqueológicos, fue de los menos consumidos por el hombre en dicha época. Evidentemente todos estos datos llevan a los expertos a pensar en una especie de mitología hacia ese animal, por parte del hombre del paleolítico.

El bisonte de la cueva de Altamira

Todo lo relatado sucedió hace más de 10.000 años, cuando el bisonte europeo dominaba las estepas heladas de la gélida Europa. En concreto a finales de la última glaciación conocida.

El punto y final de esta glaciación llevo a nuevos sistemas de vida, a modo de resumen podemos señalar la llegada de los grandes bosques a Europa y el posterior Neolítico.  Donde el Homo Sapiens comenzó a dominar todo el territorio. En consecuencia se procedió a través de miles de años al arrinconamiento de especies animales. En las próximas líneas descubriremos el lugar donde fueron a parar los descendientes del bisonte de Altamira. Además de conocer el peligro al que hoy día están sometidos.

El refugio de bisonte en el último gran bosque primario de Europa.

Entre los estados de Polonia y Bielorrusia encontramos el último de los grandes bosques primarios europeos.  Aunque existan algunos otros, tanto en los Balcanes, como en Escandinavia, no se pueden considerar “grandes bosques”. Esto es debido a que son reductos minoritarios, y en cierta forma invadidos por bosques secundarios.

Cuando hablamos de bosques primarios, nos referimos  aquellos en los que el ser humano no ha actuado de forma directa sobre los mismos. Además hoy día se pueden encontrar en ellos especies vegetales primitivas, además deben posibilitar la presencia estable de especies de animales autóctonos.

Una excursión en bicicleta por el enorme bosque primario

Bielowieza cumple sobradamente estos requisitos, por lo menos de momento. Por dicho motivo fue declarada Reserva de la Biosfera en 1976 y Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1979.  Ambos títulos pertenecían en un principio solo a la parte polaca, ya que fue la más interesada en preservar estos bosques primarios. Años después tras la desintegración de la URSS, estos títulos llegaron a la parte bielorrusa, pese a lo cual hoy día es más habitual y sencillo visitar la parte polaca.  En concreto porque  no existen las restricciones del país exsoviético, en la que no se puede acceder sin un permiso previo del gobierno.

Por lo tanto lo que leeréis  a continuación se basa en la parte polaca, que tuve el gusto de visitar en 2015.  En primer lugar destacar que se accede desde el municipio fronterizo del mismo nombre, Bielowieza. Dicho parque está abierto todo el año, pero hay que tener en cuenta la climatología, ya que posee el típico clima continental, de inviernos secos y fríos con veranos cálidos y más lluviosos.

¿Qué es Bielowieza?

Sin duda la parte más interesante de la Selva de Bielowieza son sus espectaculares bosques primarios, todo el parque y los alrededores son la morada del bosque templado europeo en su máximo esplendor, olmos, fresnos, hayas, robles y en especial espectaculares abetos. Todo ello aderezado por un magnífico sotobosque, del cual no se retiran los árboles caídos, formando el hogar de insectos y hongos, que mezclados con helechos y musgos confieren esta espectacular selva única en Europa.

El rico sotobosque de Bielowieza

Desgraciadamente no podemos decir lo mismo de los grandes animales, no es que no hallan actualmente, sino que su población ha sido continuamente mutilada durante la historia. En la actualidad el bosque está ocupado por gran cantidad de cérvidos; como alces, corzos o ciervos, junto a otras especies como jabalíes, nutrias, tejones y castores. Entre los depredadores, lobos, corzos y linces, la mayoría de ellos reintroducidos en el siglo XX.

La misma suerte corrió nuestro protagonista, el bisonte europeo. Bielowieza posee hoy día, prácticamente el último reducto en Europa de esta especie animal. Que, como ya hemos comentado durante el paleolítico, ocupó uno de los primeros puestos entre las preferencias de los artistas que pintaron las cuevas.

Breve historia del bisonte europeo en Bielowieza.

El bisonte ha estado históricamente en manos de los habitantes del bosque de Bielowieza.  Desde los reyes polacos, instalados en las cercanías del parque, a partir del siglo XV a modo de residencia de verano.Para los cuales los bisontes suponían su coto privado de caza y solo ellos podían cazarlo, este hecho sin embargo, llevó en un principio a su mantenimiento y procreación.

Peor le irá al bisonte, la llegada de los rusos en el siglo XIX y los alemanes a principios del siglo XX. Ya que estos últimos fueron los encargados de acabar, precisamente, con el último de los bisontes de Bielowieza en 1912.

 Por suerte en 1929, y con la vuelta de los polacos, se reintrodujeron cuatro ejemplares comprados a los zoológicos europeos.  Estos pese a las vicisitudes de la ocupación rusa, y alemana en la posterior Segunda Guerra Mundial, consiguieron sobrevivir. En concreto,  hoy día más de 400 ejemplares viven en libertad en dicho bosque.

Visitar Bielowieza

Existen múltiples formas de conocer el parque, desde rutas senderistas, rutas en bicicleta, o en trineo en invierno. Pero la única forma de ver en libertad a los animales es a través de los guías del parque, no se puede acceder a la parte central del mismo sin la compañía de uno de ellos.

Para lo cual deberemos dirigirnos a la única cabaña que existe en la entrada del mismo, allí nos informaran perfectamente de todas las rutas existentes, nunca te aseguran por completo la visualización de estos animales, pero es evidente que conocen todos los itinerarios de estos animales. La mejor hora para verlos es antes de amanecer, como en esta zona sobre todo en verano es muy pronto hay que madrugar para observarlos.

Entrada al Parque Nacional de Bielowieza

Para los menos madrugadores o que no tengan la preparación para largas caminatas que requiere su avistamiento, (hasta 6 horas), existe en las inmediaciones un reciento cerrado con varios ejemplares en cautiverio.

¿Por qué está en peligro Bielowieza?

Entre las primeras frases de este artículo dejada en el aire un inquietante; “por lo menos de momento”. Ya que todo este fenomenal espacio natural se ha puesto en peligro en 2016.  El gobierno polaco puso en práctica un proyecto de tala masiva de abetos, supuestamente para acabar o minimizar una plaga de escarabajos, que según dicho gobierno pueden acabar con el ecosistema.

 Las protestas de los ecologistas no se hicieron esperar, en junio llegó una comisión de Greenpeace para investigar en la zona, después de la cual no queda clara la intención del gobierno.  Por un lado los responsables del parque aseguran que solo se está talando la zona periférica del parque, según ellos es necesario para salvar el resto de los arboles. Para el grupo ecologista, estos insectos llevan mucho tiempo en el bosque y antes nunca había supuesto una preocupación.  Por otro lado los ecologistas aseguran que las talas de 2016 triplican las del año anterior. Es evidente que la venta de madera es uno de los negocios más productivos de esta zona de Europa y  por lo tanto puede estar detrás del permiso del gobierno.

Pero lo cierto es que uno de los dos está poniendo en peligro la naturaleza, ¿es el escarabajo o el ser humano? espero que las próximas noticias sean más halagüeñas, por el bien del último gran bosque de la Europa Occidental.

Mas info: bialowieza  lavanguardia

Imágenes: commons.wikimedia

Bédeilhac, la cueva prehistórica que protagonizó la 2ª Guerra Mundial.

 

La vertiente norte de la cordillera pirenaica es una enorme muralla compuesta por impresionantes rocas calizas. Su formación tuvo lugar  durante la orogenia alpina, hace 55 millones de años, cuando el choque de las placas africana y europea hizo emerger la cordillera. Tras lo cual, estas rocas fueron sometidas a una gran erosión cárstica, a la que se sumó la erosión superficial de cientos de ríos en su camino al Atlántico. Todo ello ha conformado un paisaje de barrancos, cañones, galerías subterráneas, cavidades y cuevas.

Paisaje típico de la vertiente norte de los Pirineos

Precisamente estas últimas son las que nos ocupan hoy día. Ya que esta constatado que más de un cincuentena de ellas fueron habitadas por el Homo Sapiens tras su llegada a Europa. En concreto a partir del Paleolítico, una de las épocas más frías de nuestro planeta. En Caminando por la historia, ya hemos conocido dos de ellas, estoy hablando de la Cueva de Niaux y sus espectaculares pinturas negras. Y en segundo término la Cueva de Mas d’Azil sin duda una de las más importantes de todos los Pirineos.

El Grabado en placa mas famoso de Bédeilhac, de un joven bisonte

Pero hoy toca hablar de otra de ellas, la cueva de Bédeilha, conocida y estudiada desde el siglo XIX. Pero será precisamente en 1906 cuando Henry Breuil, una vez más, sea quien descubra en su interior pinturas paleolíticas. Tras lo cual, posteriormente fueron datadas como pertenecientes al denominado periodo Magdaleniense, ósea alrededor de hace 15.000 años.  Ahora bien, podríamos catalogar a Bédeilhac como una de tantas cuevas Paleolíticas del Pirineo. Pero lo que la hace especial pasó durante el siglo XX, en concreto durante la 2ª Guerra Mundial.

Una cueva descomunal.

Sin duda es lo primero que salta a la vista. La cueva de Bédeilhac tiene más de un kilómetro de profundidad. Además tiene al menos seis galerías internas donde se han localizados la mayor parte de los restos prehistóricos. Pero lo que más llama la atención, y el motivo que nos atañe, es su espectacular entrada de más de 17 metros de altura y cerca de 50 metros de anchura.

La cueva en una imagen de 2014

Estas descomunales medidas sirvieron para convertirla en un taller de reparaciones durante la 2ª Guerra Mundial, y posiblemente como pista de despegue de los aviones alemanes. Este último aspecto debidamente entrecomillado, ya que la mayoría de estudios se decantan por la falsedad de este último punto.

¿Qué sucedió?

Tras el estallido de la 2ª Guerra Mundial, en el mes de Septiembre de 1939, el gobierno francés decide pasar a la acción. En consecuencia emite una circular donde exige a las industrias, principalmente armamentísticas, su protección ante intentos de sabotaje o destrucción, por parte del rival alemán.

En dicho contexto aparece la figura de Emile Dewoitine, uno de los grandes constructores de aviones franceses. Entre otros, de su taller en Toulouse salía a diario el mejor avión de guerra del ejército francés, me estoy refiriendo al Dewoitine D520.

Dewoitine D 520

Tras desechar la idea de instalarse en la cueva de mas d’Azil.  El empresario de Toulouse decide preparar Bédeilhac para instalar allí su planta de ensamblaje de aviones. Por lo tanto, a finales de 1939 empieza los trabajos de nivelación, y posterior asfaltado de la entrada de la cueva.

En junio de 1940 ya se había habilitado 350 metros, estos sirvieron de cobijo a los primeros aviones que llegaban de Toulouse. Aunque ese mismo mes, todo se detendrá de golpe. El motivo, el armisticio firmado por el Hitler y el Mariscal Pétain, este último el líder del régimen colaboracionista francés. Por cierto y como es conocido,  esta firma se celebró, en el mismo vagón donde tuvo lugar la firma del  armisticio, de la primera Guerra Mundial entre alemanes y franceses. El sitio elegido no fue casualidad, sino la devolución de la humillación que los alemanes habían sufrido en 1918.

A partir de ese momento, la actividad en nuestra protagonista, pasará a un segundo término. Ya que durante la Francia de Vichy, el férreo control alemán imposibilitó su función.

La Wehrmacht toma el control.

El 8 de noviembre de 1942 las tropas aliadas inician la operación Torch. Esta se convierte en un desembarco de tropas aliadas en el norte de África, con la clara intención de acabar con el dominio de Alemania en dicho continente. Además de ser punta de lanza para la ofensiva contra la Italia de Mussolini. La reacción no se hizo esperar, tres días después Alemania finiquitaba los escasos recursos de la Francia de Vichy.

Reparaciones de un avión alemán en Bédeilhac

El peligro para el III Reich era evidente. El control del mediterráneo por parte de los aliados, suponía como ya me he referido, vía libre contra el gran aliado en Europa de la Alemania de Hitler, que no era otra que Italia.

Por dicho motivo la Wehrmacht alemana decide ocupar la cueva de Bédeilhac. Sin duda juega a su favor la estratégica situación. Dicha ocupación se convertirá, en la época más oscura en lo referente a información de esta cueva, durante el periodo de la 2ª Guerra Mundial. Por un lado esta constatada la ocupación de la misma para realizar trabajos de reparación de aviones. Aunque en el aspecto de que sirviera como pista de despegue de aviones alemanes, como ya me referido,  surge la controversia.

Un despegue desde Bédeilhac

Hoy día, la mayoría de historiografía se decanta por que no existió ningún despegue, desde la pista preparada para tal efecto, durante el periodo de la  2ª Guerra Mundial.  A pesar de ello, sigue habiendo las evidentes referencias de testigos que lo aseguran, aunque no se les ha concedido gran credibilidad.

Georges Bonnet si despegó desde Bédeilhac.

En 1972 el piloto de Tarbes, Georges Bonnet, fue invitado a intentar constatar que los despegues y aterrizajes en Bédeilhac eran posibles. De esta manera a los mandos de un Morane Rallye, dicho piloto despegó  y aterrizó en la cueva en varias ocasiones durante ese año. Este hecho lo volvió a repetir  dos años después, en concreto durante el rodaje de un reportaje para la Televisión Francesa, y además con el Morane Rallye  camuflado como un avión de guerra alemán.

El avión de Bennet

Puestos a especular.

Sin ir más lejos, el mítico Stuka alemán, que fue uno de los aviones más utilizados por la Luftwafe alemana durante la 2ª Guerra Mundial. Más concretamente despegando y aterrizando el uno de los portaviones más importantes de Alemania. Me estoy refiriendo al Graf Zeppelin que atesoraba una eslora de 262 metros. Esta medida era muy inferior a los 350 metros acondicionados de la Cueva de Bédeilhac. Por  lo tanto en un principio no parece tan descabellado el tema del despegue de aviones desde Bédeilhac. Por lo que un servidor seguirá buscando evidencias de certeza en este apasionante tema. Aunque poniendo un toque de humor, no me imagino un fallo de cálculo en el aterrizaje.

Por último y pese a todo lo relatado, no valláis a Bedéilhac a preguntar por el avión  de Georges Bonnet expuesto en la entrada. Los guías del complejo lo contemplan, como una anécdota, comparada con la enorme importancia que dicha cueva tiene para la compresión del Paleolítico Superior.

Mas info: grotte-de-bedeilhac

Imágenes: commons.wikimedia   grotte-de-bedeilhac

¿ El auténtico Santo Grial, es de la Corona de Aragón?

El santo Grial es una de las reliquias más importantes de toda la cristiandad.  Conviene, desde un principio, señalar la importancia que las reliquias han tenido durante toda la historia entre las comunidades cristianas, pero en especial durante la Edad Media. En realidad, la mayoría de ellas surgieron entre los primeros cristianos, los cuales fueron perseguidos y muchos de ellos convertidos en mártires o santos. Tras lo cual la comunidad cristiana guardaba una parte de este santo, sus vestimentas, o cualquier objeto personal que hubiera pertenecido al mismo. La tenencia de una reliquia por parte de una catedral, iglesia o monasterio durante la Edad Media era motivo de beneficio económico y social, ya que miles de peregrinos se desplazaban a estos lugares simplemente para su contemplación.

El santo Grial.

Como ya he referido el  Santo Grial es una de las reliquias más importantes. En realidad  para la cristiandad fue el recipiente donde Jesús bebió durante la última cena. Tras lo cual fue a parar a manos de José de Arimatea, propietario del sepulcro donde se enterró a Jesús, y este lo usó para recoger la sangre de Cristo en la misma cruz.

La última cena pintada por Juan de Juanes en el siglo XVI. (fijaros en el parecido con nuestro protagonista)

A partir de este momento entrará en juego una serie de elementos que se entremezclan, entre la realidad, la leyenda o las sagradas escrituras para poder seguir el rastro del Santo Grial.

En cuanto a donde se encuentra en la actualidad, varios sitios se disputan el título. Algunos con inverosímiles historias y otros sujetos a cierta lógica argumental, entre estos lugares siempre salen Nantes, Génova, Viena, Nueva York y un amplio etcétera, la mayoría de ellos descartados por la datación de los materiales. Tres de las que más posibilidades se les han concedido, están en España, uno en la catedral de León, y el otro en O Cebreiro, en pleno camino de Santiago.

 Aunque dejamos para el final, el que más números para ser el real le ha otorgado la historiografía y las dataciones modernas. En efecto nuestro protagonista el Santo Grial y su periplo por la corona de Aragón que le llevó en 1437 a la Catedral de Valencia, por cierto uno de los reinos que estaban anexionados en ese siglo XV a la Corona de Aragón.

Es necesario repetir que  la mayor parte de la argumentación corre a caballo entre leyenda, la tradición oral, o las sagradas escrituras. Que cada cual las interprete a través de sus creencias e inquietudes.

Los primeros pasos del Santo Grial.

Dos serán los primeros protagonistas del devenir del Santo Grial camino de Aragón.  Ya que los primeros pasos del mismo, tras abandonar Jerusalén, hay que buscarlos en Roma. Donde los cristianos viven perseguidos y obligados a ejercer su religión de forma intima en las catacumbas cristianas que pueblan la ciudad eterna.

Las catacumbas de Roma, donde los cristianos se escondían

Estos dos protagonistas son dos de los perseguidos, en concreto el Papa número 24, Sixto II, y uno de sus diáconos el oscense San Lorenzo. Ante la inminente pérdida de libertad del Papa, pide a su diácono que ponga a salvo las reliquias cristianas que se hallaban en Roma.

El 8 de agosto del año 258 y  en una de las épocas más convulsas de Roma, moría decapitado el Papa Sixto II. Ante la proximidad de correr la misma suerte el diácono San Lorenzo hace enviar el Santo Grial a su ciudad natal Huesca.

De esta forma llego a la capital oscense, donde se mantuvo hasta el año 711, aunque no existan datos muy fidedignos, el sitio que puedo estar durante esos siglos fue la antigua Iglesia de San Pedro.

Camino a la Jacetaina

En el año 711 los árabes llegan a la península ibérica, para comenzar la conquista de la misma, en manos de los visigodos cristianos. Desde el sur al norte se irán haciendo con todos los territorios, en concreto Huesca será conquistada en el año 719. Aunque previamente y ante la inminente llegada del invasor deciden esconder el Santo Grial.

A continuación debemos ponernos en situación para comprender las vueltas que dará el santo Grial. Durante los siguientes tres siglos el norte de la provincia de Huesca será el punto de encuentro y disputa entre árabes, francos carolingios, y posteriormente navarros. Todos ellos en pos de hacerse con estas tierras pirenaicas. En medio los oscenses huidos tras la llegada de los musulmanes a Huesca. Entre sus deberes la protección de la reliquia del cristianismo. Dicha protección llevará el sello de nobles y obispos, es pos de conseguir el poder que conferían las reliquias en la Alta Edad Media.

Seis como mínimo, son los lugares por los que paso nuestro protagonista. Para empezar una pequeña cueva cerca de Sabiñanigo, en concreto Santa Orossía en la localidad de Yebra de Bassa.

San Pedro de Siresa

Tras ella dos monasterios, posiblemente fundados durante el periodo visigodo, acogerán el Santo Grial. Por un lado el Monasterio de San Pedro de Siresa, lugar de paso desde los tiempos romanos. Y en segunda instancia San Adrián de Sásabe, más pequeño que el anterior y situado en la localidad de Borau.

El siguiente destino fue un pequeño municipio denominado Bailo, donde se supone cayó en manos del algún noble influyente de la época. Seguidamente volverá a pasar a manos de la iglesia, en concreto al lugar en el cual pasará más de tres siglos, exactamente al Monasterio de San Juan de la Peña. Aunque en los primeros años debió compartir la reliquia con la nueva capital de la Jacetaina, en especial tras la construcción de la Catedral de Jaca, con la consiguiente instauración de la sede diocesana.

El auténtico Santo Grial es de la Corona de Aragón
Claustro de San Juan de la Peña

Pero el mayor tiempo, el Santo Grial, lo pasó en el monasterio de San Juan de la Peña, en el cual recaló más de tres siglos que separan su llegada en 1077, hasta su siguiente traslado en 1399. Durante este periodo, el monasterio se convertirá en lugar de obligado descanso de los peregrinos, que acudían a la tumba del Apóstol en Santiago de Compostela. A pesar de la desviación del camino, no podían dejar de contemplar la reliquia donde Jesús bebió en la última cena.

Al Palacio de la Aljafería.

El Santo Grial estuvo en la Monasterio de San Juan de la Peña hasta el año 1399, cuando rey de Aragón, Martín el Humano, decide trasladarlo a un lugar más importante dentro de los entresijos de la monarquía. El sitio elegido el Palacio de la Aljafería en Zaragoza.

El auténtico Santo Grial es de la Corona de Aragón
El Palacio de la Aljafería

El rey Martín I de Aragón pasa por ser un adelantado a su tiempo. El sobrenombre de “humano”, le viene dado por su pasión por los libros. Su biblioteca está considerada como una de las primeras de España, y de alguna forma se le considera un precursor del humanismo. También fue un firme defensor de las nuevas ciudades medievales como centro de poder, este será el principal motivo por el cual recale en el Palacio de la Aljafería el Santo Grial.

El último viaje hasta Valencia.

Este último viaje vino de la mano de uno de los sucesores del anterior, por cierto otro gran humanista, estoy hablando de Alfonso V el Magnánimo. En 1437 el Reino de Aragón dominaba ampliamente el mediterráneo occidental, todas las grandes islas eran dominio del Rey de Aragón. Desde las Baleares, a Córcega, Sicilia y Cerdeña, pero también prácticamente la mitad sur de la Península Itálica que estaba ocupada por el Reino de Nápoles, también en poder del Rey de Aragón.

Por lo tanto necesitaban puertos importantes y sin duda Valencia fue el mejor ejemplo, en el siglo XV se convirtió en la ciudad más grande del Reino de Aragón en la península Ibérica.

el Cáliz hoy día en la Catedral de Valencia

Allí, en su catedral, decidió casarse el rey Alfonso V con María de Castilla.  Tras lo cual, unos años después decide el traslado  del Santo Grial a la Sala Capitular de dicha Catedral de Santa María de Valencia. Desde 1437 hasta día de hoy lugar de residencia, del presumiblemente verdadero Santo Grial.

La pruebas de autenticidad.

Es evidente que la certeza de que sea el Santo Grial original nunca se podrá constatar. Ahora bien, una serie de pruebas lo acercan a dicha autenticidad. En concreto estas fueron realizadas por el Catedrático de Arqueología de Zaragoza, Antonio Beltrán, en los años 60 del siglo XX. La datación del vaso principal resultó ser del siglo I y el material, calcedonia, muy usado en dicha época en talleres de las cercanías a Jerusalén. Estos datos pueden ser indicativos de autenticidad, en cambio los adornos de las asas con incrustaciones de piedras preciosas, están datadas de la época en la cual el Santo Grial residía en  el Monasterio de San Juan de la Peña.

Por último destacar, que el actual Papado, sin hacer oficial su opinión de que el Santo Grial de Aragón sea el autentico. Últimamente ha dado muestras de decantarse hacia el  mismo, en concreto dos Papas, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Ya que ambos en sus respectivas visitas a Valencia han accedido al mismo para llevar a cabo las misas en público. Este hecho constata la predilección de la Iglesia hacia el Santo Grial de Aragón como el autentico cáliz que uso Jesús en la Santa Cena.

Imágenes: commons.wikimedia