Bielowieza, el último refugio del Bisonte de Altamira está en peligro.

En el fondo es sumamente complicado adivinar el papel que ejerció el bisonte europeo en el Paleolítico superior.  Aunque evidentemente tuvo que tener uno de los principales.

Solo es necesario observar la denominada capilla Sixtina de la prehistoria, la cueva cántabra de Altamira, para hacernos una idea de dicho papel. El porqué, de que los artistas paleolíticos pintaran los bisontes en el techo de esta cueva es algo que nunca conoceremos con certeza. Del mismo modo que tampoco conoceremos porqué fue el animal más pintado, sumando todas las representaciones artísticas paleolíticas, conocidas hoy día. A todo esto debemos sumar, que posiblemente y con datos de registro arqueológicos, fue de los menos consumidos por el hombre en dicha época. Evidentemente todos estos datos llevan a los expertos a pensar en una especie de mitología hacia ese animal, por parte del hombre del paleolítico.

El bisonte de la cueva de Altamira

Todo lo relatado sucedió hace más de 10.000 años, cuando el bisonte europeo dominaba las estepas heladas de la gélida Europa. En concreto a finales de la última glaciación conocida.

El punto y final de esta glaciación llevo a nuevos sistemas de vida, a modo de resumen podemos señalar la llegada de los grandes bosques a Europa y el posterior Neolítico.  Donde el Homo Sapiens comenzó a dominar todo el territorio. En consecuencia se procedió a través de miles de años al arrinconamiento de especies animales. En las próximas líneas descubriremos el lugar donde fueron a parar los descendientes del bisonte de Altamira. Además de conocer el peligro al que hoy día están sometidos.

El refugio de bisonte en el último gran bosque primario de Europa.

Entre los estados de Polonia y Bielorrusia encontramos el último de los grandes bosques primarios europeos.  Aunque existan algunos otros, tanto en los Balcanes, como en Escandinavia, no se pueden considerar “grandes bosques”. Esto es debido a que son reductos minoritarios, y en cierta forma invadidos por bosques secundarios.

Cuando hablamos de bosques primarios, nos referimos  aquellos en los que el ser humano no ha actuado de forma directa sobre los mismos. Además hoy día se pueden encontrar en ellos especies vegetales primitivas, además deben posibilitar la presencia estable de especies de animales autóctonos.

Una excursión en bicicleta por el enorme bosque primario

Bielowieza cumple sobradamente estos requisitos, por lo menos de momento. Por dicho motivo fue declarada Reserva de la Biosfera en 1976 y Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1979.  Ambos títulos pertenecían en un principio solo a la parte polaca, ya que fue la más interesada en preservar estos bosques primarios. Años después tras la desintegración de la URSS, estos títulos llegaron a la parte bielorrusa, pese a lo cual hoy día es más habitual y sencillo visitar la parte polaca.  En concreto porque  no existen las restricciones del país exsoviético, en la que no se puede acceder sin un permiso previo del gobierno.

Por lo tanto lo que leeréis  a continuación se basa en la parte polaca, que tuve el gusto de visitar en 2015.  En primer lugar destacar que se accede desde el municipio fronterizo del mismo nombre, Bielowieza. Dicho parque está abierto todo el año, pero hay que tener en cuenta la climatología, ya que posee el típico clima continental, de inviernos secos y fríos con veranos cálidos y más lluviosos.

¿Qué es Bielowieza?

Sin duda la parte más interesante de la Selva de Bielowieza son sus espectaculares bosques primarios, todo el parque y los alrededores son la morada del bosque templado europeo en su máximo esplendor, olmos, fresnos, hayas, robles y en especial espectaculares abetos. Todo ello aderezado por un magnífico sotobosque, del cual no se retiran los árboles caídos, formando el hogar de insectos y hongos, que mezclados con helechos y musgos confieren esta espectacular selva única en Europa.

El rico sotobosque de Bielowieza

Desgraciadamente no podemos decir lo mismo de los grandes animales, no es que no hallan actualmente, sino que su población ha sido continuamente mutilada durante la historia. En la actualidad el bosque está ocupado por gran cantidad de cérvidos; como alces, corzos o ciervos, junto a otras especies como jabalíes, nutrias, tejones y castores. Entre los depredadores, lobos, corzos y linces, la mayoría de ellos reintroducidos en el siglo XX.

La misma suerte corrió nuestro protagonista, el bisonte europeo. Bielowieza posee hoy día, prácticamente el último reducto en Europa de esta especie animal. Que, como ya hemos comentado durante el paleolítico, ocupó uno de los primeros puestos entre las preferencias de los artistas que pintaron las cuevas.

Breve historia del bisonte europeo en Bielowieza.

El bisonte ha estado históricamente en manos de los habitantes del bosque de Bielowieza.  Desde los reyes polacos, instalados en las cercanías del parque, a partir del siglo XV a modo de residencia de verano.Para los cuales los bisontes suponían su coto privado de caza y solo ellos podían cazarlo, este hecho sin embargo, llevó en un principio a su mantenimiento y procreación.

Peor le irá al bisonte, la llegada de los rusos en el siglo XIX y los alemanes a principios del siglo XX. Ya que estos últimos fueron los encargados de acabar, precisamente, con el último de los bisontes de Bielowieza en 1912.

 Por suerte en 1929, y con la vuelta de los polacos, se reintrodujeron cuatro ejemplares comprados a los zoológicos europeos.  Estos pese a las vicisitudes de la ocupación rusa, y alemana en la posterior Segunda Guerra Mundial, consiguieron sobrevivir. En concreto,  hoy día más de 400 ejemplares viven en libertad en dicho bosque.

Visitar Bielowieza

Existen múltiples formas de conocer el parque, desde rutas senderistas, rutas en bicicleta, o en trineo en invierno. Pero la única forma de ver en libertad a los animales es a través de los guías del parque, no se puede acceder a la parte central del mismo sin la compañía de uno de ellos.

Para lo cual deberemos dirigirnos a la única cabaña que existe en la entrada del mismo, allí nos informaran perfectamente de todas las rutas existentes, nunca te aseguran por completo la visualización de estos animales, pero es evidente que conocen todos los itinerarios de estos animales. La mejor hora para verlos es antes de amanecer, como en esta zona sobre todo en verano es muy pronto hay que madrugar para observarlos.

Entrada al Parque Nacional de Bielowieza

Para los menos madrugadores o que no tengan la preparación para largas caminatas que requiere su avistamiento, (hasta 6 horas), existe en las inmediaciones un reciento cerrado con varios ejemplares en cautiverio.

¿Por qué está en peligro Bielowieza?

Entre las primeras frases de este artículo dejada en el aire un inquietante; “por lo menos de momento”. Ya que todo este fenomenal espacio natural se ha puesto en peligro en 2016.  El gobierno polaco puso en práctica un proyecto de tala masiva de abetos, supuestamente para acabar o minimizar una plaga de escarabajos, que según dicho gobierno pueden acabar con el ecosistema.

 Las protestas de los ecologistas no se hicieron esperar, en junio llegó una comisión de Greenpeace para investigar en la zona, después de la cual no queda clara la intención del gobierno.  Por un lado los responsables del parque aseguran que solo se está talando la zona periférica del parque, según ellos es necesario para salvar el resto de los arboles. Para el grupo ecologista, estos insectos llevan mucho tiempo en el bosque y antes nunca había supuesto una preocupación.  Por otro lado los ecologistas aseguran que las talas de 2016 triplican las del año anterior. Es evidente que la venta de madera es uno de los negocios más productivos de esta zona de Europa y  por lo tanto puede estar detrás del permiso del gobierno.

Pero lo cierto es que uno de los dos está poniendo en peligro la naturaleza, ¿es el escarabajo o el ser humano? espero que las próximas noticias sean más halagüeñas, por el bien del último gran bosque de la Europa Occidental.

Mas info: bialowieza  lavanguardia

Imágenes: commons.wikimedia

Deja un comentario