Santes Creus y la orden del Cister

Santes Creus, modelo de Monasterio Cisterciense.

En primer lugar he de reconocer mi inclinación a visitar este tipo de espacios religiosos, a pesar de mi declarado ateísmo. En numerosas ocasiones me he preguntado el porqué, tanto a mí mismo como a otras personas cercanas. Tras mi vuelta de la ruta por los monasterios cistercienses, volví a preguntar lo mismo; en este caso a mi amiga Júlia Brescó. Su contestación me ha abierto la mente hacía la respuesta a mi repetida pregunta.

Júlia me comentó  que todos los lugares se impregnan de las energías de sus moradores, y realmente es algo muy lógico. Por los monasterios no suelen pasar las guerras, sus habitantes son hombres y mujeres de paz, trabajadores y estudiosos. Y eso es especialmente lo que transmiten estas construcciones religiosas. Durante su historia se convirtieron en lugares de reflexión, posiblemente con más ímpetu que su destino inicial como  espacio religioso. Santes Creus es un magnífico ejemplo de esta apreciación.

Puerta de entrada al pueblo de Santas Creus

Pero Santes Creus es mucho más. También es un magnífico escaparate para acercarnos a la forma de vida de los monjes cistercienses. Es necesario recalcar este apartado, ya que en los otros dos monasterios cercanos, no podemos acercarnos de la misma forma por varios motivos: En primer lugar porque la visita a Santes Creus se realiza por libre y sin un guía. En segundo término, por ser el único de los tres presentes en la ruta del Cister, que no está ocupado por una comunidad monástica. Por último y más importante; Santes Creus es uno de los más fieles reflejos del diseño original de Bernardo de Claraval.

Bernardo de Claraval, origen del Cister

Fue un monje cisterciense nacido en Francia en el año 1090. Bernardo no fue uno de los denominados Padres fundadores de la Orden del Cister, ya que este mérito recae en los primeros abades del monasterio francés de Cîteaux (Cister). En concreto Roberto de Molesmes, Alberico y Esteban Harding. A pesar de ello Bernardo de Claraval es considerado el impulsor de la Orden del Cister. Hay que mencionar además que será precisamente durante el mandato de Esteban Harding,  cuando Bernardo llegue al monasterio del Cister, en el año 1112.

Tras tres años en dicho monasterio, Bernardo de Claraval será enviado a Chairvaux-les-lacs. En dicho municipio cercano a la frontera con Suiza, mandará construir el que es considerado primer recinto cisterciense, el monasterio de Claraval. A partir de ese momento pondrá las bases constructivas de estos edificios, dirigidas a impulsar la forma de vida de los monjes cistercienses. Así como el inicio de la expansión de la Orden del Cister. Solo dos siglos después la congregación religiosa basada en la regla de benedictina, tendrá cerca de 700 edificios similares repartidos por gran parte de Europa.

Origen de Santas Creus

Desde el año 1150 una serie de monjes cistercienses, buscan asentamiento en Cataluña ayudados por una serie de nobles. Pero será definitivamente en 1160 cuando recalen en los actuales territorios. A partir de ese momento comienza la construcción del Monasterio de Santes Creus. Con el objetivo principal de trabajar las ricas tierras agrícolas, no en vano la comunidad de monjes cistercienses eran considerados grandes agricultores. Por lo tanto los nobles conseguían el doble propósito de repoblar el territorio con personas cualificadas, y ganarse el favor celestial.

El monasterio de Santes Creus

A partir de este punto me gustaría destacar, como las diferentes estancias visibles en Santes Creus, se adaptaron a la forma de vida de los monjes cistercienses.

Claustros

Esta parte del edificio es la más célebre de cualquier monasterio. Los claustros sirven para la distribución del resto de las estancias. Asimismo se convierten en los espacios de reflexión de la comunidad monástica. En Santes Creus encontramos dos:

El claustro principal construido en un magnífico estilo gótico que data del siglo XIV. Por lo tanto es muy posterior a la fundación del mismo. Mientras el claustro posterior es más pequeño y su construcción parece ser anterior,  pero difícil de contrastar. Uno de los elementos arquitectónicos más significativos de estos claustros son los templetes que acogen una fuente central. Estas eran utilizadas por los monjes para lavarse tras el trabajo en el campo, y justo antes de ir a comer.

Claustro grande

Ambos claustros en Santes Creus están unidos por una estancia que servía de punto de reunión. En ella el prior distribuía las tareas entre los monjes. A su vez era el único lugar de todo el monasterio, donde a los monjes les estaba permitido hablar entre ellos. Para lo cual se construyeron dos bancos en ambos lados del pequeño recinto.

Claustro pequeño

Sala Capitular

Se accede a ella desde el claustro principal. Es una de las estancias más importantes del  monasterio, en ella se reunían los monjes para escuchar de voz del prior, la regla benedictina correspondiente a ese día. En Santes Creus un banco corrido rodea la estancia, y tres columnas en forma de palmera recogen los arcos ojivales tradicionales del románico cisterciense.  Por último destacar que era el lugar de sepultura de abades y priores.

Dormitorio

La estancia más grande del monasterio, una nave de cerca de 500 m2. Un espacio totalmente diáfano, gracias a los enormes arcos de diafragma que sustentan el techo. Como en la mayoría de los monasterios cistercienses, el dormitorio de Santes Creus se sitúa en la planta superior del edificio y se accede a ella directamente desde el Claustro. Gracias a unas escaleras situadas al lado de la Sala Capitular. En él dormían todos los monjes vestidos y directamente sobre el suelo, o a lo sumo sobre un improvisado cojín de paja. Aunque con el tiempo aparecerán estancias individuales y  las primeras camas.

Capilla de la Trinidad.

Una de las estancias más antiguas del monasterio, además de destacar por sus reducidas dimensiones. Destinada a acoger los primeros oficios religiosos de la Orden, desde su misma llegada y mientras se realizaban las obras del monasterio. Tras la construcción de la iglesia principal se convertirá en la enfermería.

Cementerio

Tras la Capilla de la Trinidad aparece el cementerio, no es más que un terreno desprovisto de edificaciones, y dominado por una única cruz de piedra. Precisamente es este lugar donde mejor podemos comprobar la austeridad de la vida de los monjes del Cister. Tras su muerte y velatorio eran depositados con su hábito directamente en el suelo. Para los monjes cistercienses la muerte era un mero trámite para la vida eterna, de ahí la escasa importancia que daban al este hecho.

En el monasterio de Santes Creus existían otras salas, que como las anteriores eran de acceso exclusivo a la comunidad monástica. Como por ejemplo la sala de los copistas de textos u otra destinada a bodega. Ambas en la actualidad son usadas para la introducción a la visita  a través de unos vídeos explicativos (muy recomendables).

Pero aparte existían estancias de acceso público, de las cuales se pueden destacar dos:

Palacio Abacial

Un palacio destinado a los reyes de la Corona de Aragón. Estos reyes durante la Edad Media se convirtieron  en mecenas y protectores del monasterio. El Palacio Abacial fue mandado a construir por Pedro III el Grande, y acabado durante el reinado de Jaime II el Justo. Lejos de lo que se pueda pensar no es un gran palacio, siguiendo la norma constructiva de la época. Se sitúa en uno de los laterales del claustro posterior, donde encontramos un pequeño patio, del este surge una escalera a la planta superior donde se distribuyen las estancias. Dicho patio tenía la función de recibir a las visitas reales.

Iglesia de Santes Creus

Construida entre los siglos XII y XIV en estilo románico cisterciense. Dicho estilo está considerado el paso previo al gótico. La planta es el clásico crucero, con tres naves separadas por grandes arcos apuntados. Conviene subrayar que las iglesias de los monasterios cistercienses era el único punto de encuentro con la comunidad no monástica. Aunque en la mayoría existieran unas rejas separadoras.

Lo más destacado de la Iglesia de Santes Creus, son los mausoleos reales, que acogen la sepultura de Pedro III el Grande, Jaime II el Justo y la esposa de este último, Blanca de Anjou.

Como ya he comentado la visita se realiza por libre, el precio de la entrada es 4,50€ con reducciones a estudiantes y jubilados. Además existe una entrada conjunta a los tres monasterios de la ruta del Cister. Su precio es de 12€ (sin contar los 3€ del guía de Poblet). NO es necesario hacerlos en un día, ya que dicha entrada tiene una validez de un año.

Atentos a las próximas entradas, donde explicaré mi ruta por los monasterios cistercienses de la provincia de Tarragona.

Tempelhof, escenario del mayor hito de la historia de la aviación

 

tempelhof-3

El Aeropuerto de Tempelhof, se ha convertido hoy día en el parque urbano más grande de la ciudad de Berlín. Así mismo, es conocido por su papel decisivo en la vida de los berlineses durante el siglo XX.

 

¿Cómo llegar?

Desde cualquier punto de la ciudad de Berlín se puede llegar mediante:

  • Metro, linea 6, parada Tempelhof
  • Tren, lineas S45 y S47, parada Tempelhof

Ambas paradas están situadas muy cerca a una de las entradas del actual parque.

caminadoporlahistoria Tempelhof
Atardecer en la instalaciones de Tempelhof Feld

Los inicios de Tempelhof

Sin duda el aeropuerto de referencia de Berlín durante todo el siglo XX,  un fiel reflejo de los avatares de los berlineses en uno de los siglos más horribles de su historia.

El recinto fue inaugurado en 1909, pero su principal cometido no fue el de aeropuerto. Dado que hasta 1923 que se realizó el primer vuelo desde Tempelhof, su uso estuvo en manos de  los ejércitos alemanes, estos realizaban en el mismo  las maniobras y los desfiles militares. Simultáneamente comienza su vocación pública, ya que los fines de semana en dicho periodo, Tempelhof es utilizado por los berlineses como lugar de recreo y encuentro familiar en torno a un mantel de picnic.

A partir de 1923 comienza su utilización como aeropuerto. Pero su consagración llegará de la mano de Lufthansa, la primera compañía aérea de Alemania en 1926.  Pocos años después más de 40 vuelos internacionales usaban diariamente las pistas de Tempelhof.

La llegada de Hitler.

Una de las principales manías de Hitler era la construcción de mega-edificios, ya  que debía demostrar su poder en el contexto internacional. Esta era una de las principales estrategias puestas el servicio del revisionismo alemán. Con respecto a Tempelhof no iba a ser menos. Así será como entre 1936 y 1941 construya en mayor edificio de mundo, la terminal del aeropuerto de Tempelhof. Aunque poco le durará la alegría, solo dos años después EE.UU inauguraba uno mayor, el edificio de Pentágono.

Edificio de la terminal de Tempelhof

Con el estallido de la 2ª Guerra Mundial Tempelhof quedó en un segundo plano. Teniendo en cuanta que no fue utilizado como aeropuerto principal de Luftwaffe de Hitler. Aunque si que serian usados los sótanos de la enorme terminal para la construcción de motores de los  Stuka. Conviene subrayar que este  avión se convirtió el protagonista de las 2ª Guerra Mundial, tras ser probado en la Guerra Civil española.

El Stuka

La guerra fría.

Pero el hecho que marcará este aeropuerto para siempre, y que personalmente llamó mi curiosidad, ocurrió durante el inicio de la Guerra Fría. Tras el reparto de la Conferencia de Potsdam, nuestro protagonista quedó en territorio de los EE.UU.

Solo unos años después, el 20 de junio de 1948, la URSS bloqueaba por tierra la parte occidental de la ciudad de Berlín. En consecuencia, tres cuartas partes de la ciudad se convierten en una isla de más de un millón personas, en medio del comunismo soviético.

Imágenes del bloqueo

La solución fue uno de los mayores éxitos de la historia de la aviación.  Un puente aéreo efectuado por la RAF inglesa y la USAF norteamericana, que proporcionó todo lo necesario a la población sitiada. Es decir desde alimentos, a todo tipo de productos necesarios para el día a día. De modo que hasta 1400 aviones aterrizaban sin parar día y noche, a ritmo de un avión por minuto. Para dicho triunfo, el aeropuerto de Tempelhof contó con la ayuda del recién inaugurado aeropuerto de Tegel, en la parte francesa de Berlín. Este hecho llevó al dictador soviético Stalin a replantarse la utilidad del bloqueo, abandonándolo el 12 de Mayo de 1949 sin cumplir su objetivo, que no era otro que hacerse con toda la ciudad de Berlín.

Tras lo cual llegó la cruda realidad de las cerca de cuatro décadas de Guerra Fría. Los aviones alemanes no podían utilizar las instalaciones de Tempelhof, debido a una serie de acuerdos con la URSS. Por lo tanto solo operaban en él las compañías internacionales norteamericanas, inglesas y francesas. Así mismo se utilizó como base de la fuerza aérea norteamericana, la USAF. Todo ello comportó al aeropuerto una cierta peligrosidad que le llevó a perder importancia continuamente.

La decadencia de Tempelhof

La reunificación de Alemania en 1989 llegó tarde para Tempelhof. Tanto Schönefeld como Tegel eran aeropuertos mejor preparados, en este caso para las ampliaciones que necesitaban  los nuevos aviones. Además su posición en el centro de la ciudad era un hándicap más, por evidentes motivos medioambientales.  Todo ello le reportó una continua pérdida de pasajeros, que le llevó al cierre definitivo en el año 2008.

El nuevo Tempelhof Feld

Solo dos años después nacía el mayor parque urbano de la ciudad de Berlín. Hay que mencionar además que existen varias formas de disfrutar de este histórico lugar. La más evidente es hacer caso a la frase “donde fueres haz lo que vieres“.

Hoy en día Tempelhof Feld es el fiel reflejo de una joven ciudad tras la caída del Muro de Berlín. Para conocerlo lo mejor es ir un domingo por la mañana,  para vivir junto a sus vecinos una matinal deportiva. En concreto en el mismo se practican todo tipos de deportes tanto a pie, como sobre ruedas. Así que cientos de patines recorren las antiguas pistas de despegue, o cientos de perros juegan junto a sus dueños. Tras la matinal todos están dispuestos a compartir una comida campestre y acabar de pasar el día festivo. En pocas palabras  este espacio se ha convertido en el  pulmón de la ciudad de Berlín, además de contar con todos los servicios básicos perfectamente cubiertos.

Otra forma de conocerlo, es mediante una visita guiada a la antigua terminal. Sinceramente no voy a opinar de ella, porque no tuve la oportunidad de acceder a una de estas visitas. Pero os dejo un enlace a la página web de la empresa que realiza las mismas: Getyourguide

Pero Tempelhof es mucho más

Por último me gustaría destacar algunos de los proyectos actuales, en los que trabaja el gobierno de la ciudad de Berlín. Ya que desde 2014 existen programas abiertos para inversiones en dichas instalaciones, que lleven a cabo el asentamiento de este espacio de ocio. Con la finalidad de preservar el actual modelo de parque urbano y deportivo.

Pero sobre todo hacer eco de la reciente utilización desde finales del año 2015. En particular de los hangares donde Hitler construía sus aviones para la guerra, y en este caso para una labor muy diferente. Esta no es otra que servir como lugar de residencia a  miles de refugiados llegados de Oriente Próximo. Desde los primeros 660 que llegaron a finales de dicho año y que ocuparon el hangar nº 1, hasta los miles que acoge hoy día. Es muy grato pensar que algo construido para la guerra, sirva para precisamente para paliar hoy día los efectos de esta.

Credit Gordon Welters para The New York Times

Es indudable que no estamos ante uno de los lugares más visitado de Berlín. El muro, el monumento al Holocausto, la Puerta de Brandeburgo, la Cúpula de Reichtag realizada por Norman Foster o la Torre de Televisión de Alexanderplatz lo son en mayor medida.  Pero el Aeropuerto de Tempelhof es para mí: el fiel reflejo de la nueva sociedad surgida tras la reunificación. Además del glorioso recuerdo de una de las mayores gestas de la aviación en el siglo XX.

Fuentes: gruen-berlin / nytimes / wikipedia

Imagenes: commons.wikimedia

El secreto de Colón vuelve a la actualidad

Me gustaría comenzar esta entrada lanzando una pregunta al aire: ¿Cuál fue la primera lección que aprendimos en la clase de historia? Ante tal pregunta un porcentaje muy alto diríamos: Cristóbal Colón descubrió América el 12 de Octubre de 1492.

Después de esta introducción y para continuar debemos retomar el hilo de mi última entrada en Queaprendemoshoy. En ella abordo el tema del secreto de Cristóbal Colón. Dicho brevemente según varios expertos, como Guillermo Céspedes del Castillo, Colón no llegó a América de casualidad sino que sabía perfectamente a donde se dirigía.

Este apasionante tema volvió a la actualidad la semana pasada. Como consecuencia de una noticia fechada por la agencia EFE en México, y de la cual se hicieron eco periódicos digitales como Eldiario.es o lavanguardia.com. En esta noticia, las tesis de Guillermo Céspedes del Castillo eran corroboradas e incluso ampliadas, por el antropólogo e historiador francés Cristhian Duverger.

Cristhian Duverger

Nacido en Burdeos en 1948. Entre sus muchos títulos figura un doctorado por la Universidad Paris. Habría que destacar sus estudios del mundo precolombino,  en los campos de la antropología y la arqueología.  En este contexto realizó los estudios sobre Cristóbal Colón que ha expuesto recientemente en su obra: Diario de abordo.

En dicha obra hecha por tierra la idílica imagen del supuesto descubridor de América. Tales apreciaciones surgen del descubrimiento de dos copias del diario de abordo de Cristóbal Colón, realizadas durante su primer viaje a América.

Aunque vaya por delante que las primeras dudas sobre el relato de Duverger surgen nada más empezar, cuando se constata la desaparición del diario original, entregado este a los Reyes Católicos por el mismo Colón a su vuelta del primer viaje a América.  Por lo que las copias referidas que fueron a parar respectivamente a las manos  de Hernando Colón, hijo de Cristóbal, y del fraile dominico Bartolomé Casas, son las únicas pruebas disponibles. Definitivamente son estas dos copias sobre las que se basa Cristhian Duverger, a fin de desprestigiar a Cristóbal Colón.

Que nos cuenta, Diaro de abordo.

Para Duverger, Colón se encaminó a América para tomar posesión del continente descubierto en años precedentes por un extraño marinero, supuestamente Alonso Sánchez. Dado que en dicho diario aparece una toma en modo notarial de los territorios conquistados, algo inusual en un descubrimiento fortuito.

Así mismo se basa en la carta de Colón a su amigo Luis de Santángel. Esta fue escrita en marzo de 1493, escasamente unos días antes de encontrarse con los Reyes Católicos y la posterior Bula Papal de concesión de tierras a España. El escaso tiempo que transcurrió entre dichos eventos era muy difícil de cumplir en la Edad Media. Por último destacar, que Duverger se atreve a diagnosticar que ni siquiera Colón era de Génova, sino portugués, idioma este en que se escribió el diario.

Finalmente  y retomando el hilo con el que comenzamos. Duverger asegura que cuesta muchos años cambiar la historia que se cuenta en los libros de texto, pero pone toda su esperanza en conseguirlo en los próximos años.

Imágenes: Pixabay, eldiario

Cuatro escenarios de la Girona de Juego de Tronos.

Portada

Los motivos por los cuales la serie norteamericana, Juego de Tronos eligió Girona, son bastante evidentes. En un principio su casco antiguo es uno de los mejor conservados y cuidados de España. Así mismo podemos destacar el alejamiento de establecimientos comerciales turísticos que pudieran distorsionan esta imagen medieval. Ya que estos están situados exclusivamente en una zona delimitada de calles cercanas al Rio Onyar.

Estas son solo algunos motivos, a ellos evidentemente debemos sumar una serie de monumentos excelentemente conservados desde la Edad Media. En concreto hoy, me gustaría presentaros los cuatro que desde mi punto de vista fueron determinantes en dicha elección, pero antes…

Antes una breve historia de Girona.

El origen de Girona es incierto pero anterior a la llegada de los romanos. Aunque será con la llegada de estos y de la Vía Augusta que unía Roma con la península Ibérica, cuando comience a crecer. Tras lo cual la romana se convertirá en la primera población estable de Girona, y más con la llegada del cristianismo en el siglo III dC de la mano del patrón de la ciudad Sant Félix.  Después visigodos y árabes se disputarán la ciudad, hasta  la liberación de esta por Carlomagno. Con la llegada de la Edad Media, otra de la culturas llegará a la ciudad los judíos.

Todo este rico mosaico de culturas ha dejado en la ciudad un enorme patrimonio  histórico y cultural.

El Call.

Como se suele decir “la joya de la corona” de Girona. Uno de los barrios judíos mejor conservados de Europa y excelente plató de cine. Un entramado de callejuelas en los que permanece intacto la original estructura medieval. Además es un espacio para pasear de día y de noche perdiéndose por todos sus preciosos rincones.

Los judíos llegaron a Girona sobre el siglo IX. Su población creció hasta más de un millar de personas y se mantuvieron hasta finales del siglo XV con la llegada de los reyes católicos. A partir de entonces fueron nuevamente obligados a una nueva diáspora, en especial esta vez, las costas adriáticas.

De entre todos los judíos de la ciudad de Girona, destacó el filósofo y médico Nammánides. Más aún tras convertirse en el fiel defensor del judaísmo en Barcelona, tras ser acusado por los cristianos de ocultar pruebas sobre el origen del cristo. Por último remarcar la imprescindible visita al museo Judío, un paseo por la historia de los judíos en Girona y por extensión en España.

La Catedral de Girona.

Dicha catedral  y sus inseparables escaleras fueron uno  de los escenarios principales de la serie Juego de Tronos. En la catedral de Girona  encontramos varios de los principales estilos arquitectónicos de Europa, ya que se comenzó a construir en el siglo XI y en estilo románico.  A continuación, será remodelada a partir del siglo XV como una gran catedral gótica, en especial tras la llegada del arquitecto Guillermo Monfill en 1417. De esta manera se convirtió en una de la catedrales de este estilo gótico, más amplias del mundo. Finalmente a partir del siglo XVII se remodelará la fachada y la escalera de subida en el actual estilo barroco.

La visita, hoy día, nos puede llevar un par de horas. A parte de la catedral en sí, se visita la torre y el claustro románico, este en un gran estado de conservación. Además de las exposiciones permanentes y por último el gran tesoro de la catedral, visita imprescindible, donde se puede contemplar el Tapiz de la creación del siglo XI. Es necesario subrayar, que está considerado uno de los bordados medievales más importantes del mundo, además con unas espectaculares medidas de más de 15 m2.

Baños Árabes

Este es uno de los edificios más singulares de Girona, a pesar de sus reducidas dimensiones. Lo primero que llama la atención es su estilo, basados en los antiguos baños romanos, pero realizado con ornamentación románica y en el estilo árabe. Tiene varias salas, un vestidor, una sala de agua fría, otras de templada y por último dos salas de agua caliente. Construidos entre los siglos XII y XIII,  por lo tanto curiosamente, siglos después del paso de los árabes por Girona. Su nombre surgió durante el siglo XIX, cuando eran usados como lavandería por una comunidad de monjas clarisas.

Sant Pere de Galligants.

Otro de los grandes escenarios de la serie ambientada en la Edad Media. Sant Pere de Galligants es un monasterio benedictino, de estilo románico. Construido sobre un antiguo monasterio pre-románico a partir del siglo XII. Junto a la Capilla de Sant Nicolau, situada justo en frente, y el claustro adosado en el muro más cercano al Rio Galligants, forman uno de los conjuntos románicos lombardos mas importantes de Cataluña.

Además la visita se completa con el acceso al Museo Arqueológico de Girona. Ubicado este, en la planta alta del monasterio, desde el siglo XIX. En él se encuentran gran parte de los hallazgos, de los yacimientos de la provincia de Girona. Desde el Paleolítico inferior a la Edad media, perfectamente distribuidas en periodos. Mientras en  la planta de abajo destacan varios sarcófagos romanos.

Estos son para mí, los cuatro principales escenarios elegidos por la serie Juego de Tronos en girona. Además, perfectamente se pueden visitar en un día. Ya que el recorrido de uno a otro se hace a píe, estamos en el casco histórico y existe poca distancia de unos a otros. Antes de comenzar la ruta, es aconsejable, pasarse por la oficina de Turismo, donde se obtienen pases combinables para varios monumentos con grandes descuentos.

 

Mas información: ciutatdegirona.info.

Roald Amundsen y los héroes olvidados del Polo Sur

Hace pocos días una noticia sobre la Antártida, arrancó de mi memoria un libro de juventud. Narraba la terrible historia de cinco ingleses camino del Polo sur, al cual no llegaron los primeros.

Roald Amundsen y su equipo fueron los primeros hombres en pisar el imaginario punto (90º 0′ 00′ sur), el Polo Sur. Pese a lo cual, en opinión de muchos expertos no ha pasado a la historia, como su gesta merecía. La causa la célebre carrera con Robert Falcon Scott. Este fue el explorador de la Royal Navy que encontró la muerte a la vuelta del mítico Polo sur, al cual llegó cinco semanas después que el explorador noruego Roald Amundsen

mapa de las expediciones al polo sur
Las diferentes rutas que siguieron Amundsen y Scott

¿Existió la carrera al Polo Sur?

Lo primero que podemos pensar es: Porqué dos hombres con sus respectivos equipos caminaban hacia el Polo Sur un mes de noviembre de 1911. Es algo difícil de responder y aquí podemos entrar en un debate filosófico, sobre la necesidad del ser humano de superar los límites por encima de su propia vida. No existen causas ni políticas ni económicas, en un territorio inhóspito que lleven al  hombre de principios del siglo XX  a emprender dicho camino.  Por otro lado ese mismo hombre en siglo XIX, se había encargado de conquistar: En un primer lugar el interior de Oceanía, y luego el interior de África. En ambos existe claramente motivos económicos y políticos, pero en los que no es cuestión de entrar. Si acaso el único interés medianamente material sería la investigación científica de Scott.

Robert Falcon Scott
Robert Falcon Scott

Por lo tanto, podemos pensar que si hubo una carrera, está se basó exclusivamente en el orgullo personal. Este fue precisamente uno de los aspectos en los que Amundsen fue muy superior a Scott. Aunque como veremos después no será el único. Esto no quiere decir que Scott no lo tuviera, pero posiblemente no fue su estimulo principal. Aunque es evidente que la llegada al Polo Sur y la visión de la bandera noruega ondeando, pudo hacerle ver su error. Por si fuera poco una carta dejada por Amundsen pudo haber puesto la guinda al pastel de la derrota:

Querido Capitán Scott:

Como probablemente usted es el primero en alcanzar este área después de nosotros. Le pediría amablemente hacer llegar esta carta al rey Haakon VII.  Si usted quiere usar cualquiera de los artículos dejados en la tienda no dude en hacerlo. Incluido el trineo. Solo me queda desearle una vuelta segura. 

Saludos cordiales: Roald Amundsen 

Estaba claro quién era más competitivo.

¿Quién era Roald Amundsen?

Nacido al sur del fiordo de Oslo. Su padre era pequeño armador y por lo tanto desde el primer momento acostumbrado a moverse en de los fríos mares del norte. Obligado a estudiar medicina, abandonó la carrera tras la muerte de sus padres. Su misión en la vida emular a Fridtjof Nansen, terminando lo que este había comenzado, ser el primer hombre en llegar al Polo Norte. Pese a los rechazos por su inexperiencia, Roald Amundsen nunca se rindió. En 1903 emprendió la gran aventura de unir en barco los océanos Atlántico y Pacífico por el norte del continente americano. Así consiguió su primera gran proeza, que le abrirá las puertas económicamente a la conquista del  Polo Norte.

Amundsen en el polo sur
Amundsen en el polo sur

Con todo preparado para la expedición, se ve en la obligación de abandonarla. El motivo la llegada de una noticia fechada en el Polo Norte. El 6 de abril de 1909, el norteamericano Robert Peary llega al punto señalado. Lejos de hundirse Amundsen cambia de objetivo. Solo dos años después esta a las puertas de convertirse en el primer hombre en conquistar el Polo Sur.

¿Como llegó al Polo Sur?

no-nb_sml_ 1319
Imágenes de la expedición

Roald Amundsen preparó concienzudamente el asalto al Polo sur. Durante los dos años previos experimentó en el Polo Norte, desde materiales a técnicas para no cometer errores. El ataque definitivo  lo comenzó el 19 de octubre de 1911. Cinco hombres expertos esquiadores incluido el propio Amundsen, con cuatro trineos y 52 perros, partieron de la Bahía de las Ballenas. Cargados con previsiones para 4 meses y  siendo conscientes de la dura subida al glaciar antártico. Tras superarlo comenzó a deshacerse de los perros, que servían de alimento para el resto de los canes y los propios expedicionarios. El plan resultó perfecto el 14 de diciembre llegaron a Polo Sur.

Admunsen y sus compañeros en el polo sur
Amundsen y sus compañeros en el Polo Sur

Tras tres días en el lugar y con las correspondientes investigaciones científicas, se dispuso a retornar. El 25 de enero, varios días antes de lo previsto llegó al punto de partida, con solo 11 perros y dos trineos. Casi 3000 kilómetros quedaban atrás, pero con el orgullo de haber ganado la supuesta carrera.

El fracaso que hizo héroe a Scott.

Como ya he comentado y bajo un punto de vista personal, Amundsen quería ser el primero por encima de todo. Aunque Robert Falcon Scott, posiblemente también, su derrota no parece que fuera una cuestión de suerte como se ha especulado. Una vez más la fábula de David contra Goliat es aplicable a la historia. El inglés contaba con muchos más recursos económicos que Amundsen, vehículos motorizados, cuantioso personal, caballos, perros y la todopoderosa Inglaterra detrás. Mientras, Amundsen prácticamente vivió toda su vida arruinado. Pero esto no fue suficiente.

Al inglés le fallaron los vehículos y los caballos, ambos transportes fracasaron ante el frío. Por otro lado nunca supo manejar a los perros,  y además varios de los componentes eran principiantes con los esquíes. Para postre y posiblemente bajo un pensamiento de superioridad, salió quince días más tarde. Finalmente llegó al Polo Sur, como ya he comentado 5 semanas después. Y por fin la vuelta se convirtió en un terrible infierno helado. Uno a uno fueron muriendo los componentes del grupo, el último de ellos el propio Scott el el 29 de marzo de 1912, dos meses después de la vuelta de Amundsen y su equipo. El encuentro de su diario nos reportó su trágica aventura y su romántico final.

tumbas de la expedición inglesa
Tumba de Scott

Pese a todo y volviendo al principio, la tragedia de Robert Falcon Scott y su equipo, les han hecho héroes. Mientras, Roald Amundsen el héroe sin corona del polo sur, murió unos años después persiguiendo vivir de su éxitos.

Fuentes: apuntesdehistoria mcnbiografias 

Imagenes: Wikimedia Commons