Timgad la ciudad romana que emergió de las arenas del Sahara

En Argelia y 480 kilómetros al sudeste de su capital Argel, podemos contemplar uno de los yacimientos arqueológicos romanos más importantes del mundo. Hoy día con Palmira en peligro de extinción, por el terrorismo cultural del denominado Estado Islámico. Y así mismo contando la masificación de los restos de Pompeya. Podemos decir que es uno de los mejores lugares para contemplar las espectaculares ciudades que nos dejo el Imperio romano.

Para ello deberemos acercarnos a la ciudad de Batna y desde allí acabar de recorrer los 30 kilómetros que restan hasta Timgad. No es necesario discutir que no se trata de uno de los países más seguros para viajar, pero hoy día el centro del mismo parece ser la parte más tranquila. Por cierto en el siguiente enlace se puede encontrar información actualizada sobre los riegos de viajar a Argelia: sitata

La Historia de Timgad.

La ciudad fue fundada por Trajano en el año 100 dC. En realidad fue la forma que tuvo el emperador hispano de premiar a la III Legión Augusta. Esta había sido trasladada allí por Augusto para el control de los insurgentes del antiguo Reino de Numidia. En un principio el trazado de la ciudad fue pensado para acoger a unas 15.000 personas, pero pronto se quedó pequeño. Existen muestras de la rápida ocupación fuera del reciento original, por lo tanto tras las murallas,  tanto de edificios privados como incluso de públicos, como templos, mercados y baños públicos.

En este yacimiento existen varios de estos edificios públicos.

Todo ello preparado para el máximo esplendor de la ciudad que se producirá los dos próximos siglos. Timgad, la Thamugas romana, se convirtió en la imagen de poder Imperio Romano en el norte de África. Además debió contar con una gran prosperidad, fruto del control de unas rutas principales de acceso al Sahara. Por cierto, hace unos días leía un artículo muy curioso sobre el uso de camellos y dromedarios, por parte de las legiones romanas. A buen seguro, en este lugar se usarían, os dejo el siguiente enlace:

historiayromaantigua.blogspot.com

El declive de Timgad

A partir del siglo IV dC. comienza el declive de la ciudad de Timgad. A pesar de los cual siguió teniendo periodos de esplendor. Sin ir más lejos en el año 397 se llevó a cabo en la ciudad el Concilio de Cartago, uno de los más importantes del cristianismo en el norte de África. Este hecho denota la importancia de la religión monoteísta en la ciudad romana. Otro punto de la historia en la que se denota un renacimiento de la ciudad, fue tras la conquista del Imperio Bizantino en tiempos de Justiniano, con la construcción de una nueva fortaleza aprovechado los restos de la ciudad primitiva.

La ciudad de Timgad con los cercanos Montes Aurés

Durante este periodo, la ciudad, también fue objeto de varias invasiones. Los primeros el pueblo bárbaro de los Vándalos, tras atravesar la península Ibérica ocuparon la ciudad en el año 430. Tras ellos llegará la invasión a finales del siglo V por parte de las tribus nómadas asentadas en los Montes Aurés, estas montañas son colindantes a la población de Timgad.  A pesar de la reconquista bizantina, ya expuesta, el declive será constante, y a principios del siglo VIII la llegada de los pueblos árabes llevó al abandono definitivo de la ciudad. Esta quedó a expensas de ser sepultada por las arenas del desierto.

El descubrimiento de Timgad.

La ciudad fue redescubierta a finales del siglo XVIII, concretamente por el explorador escocés James Bruce, mientras ejercía de cónsul británico en la capital argelina. Se dice que quedo completamente sorprendido, al ver como sobresalía del desierto una construcción, que resultó ser la parte superior del arco de Trajano. Aunque habrá que esperar a 1881 para que comenzaran las excavaciones dirigidas por los arqueólogos franceses. Desde ese año y hasta 1960 de manera prácticamente ininterrumpida salió a la luz la ciudad romana de Thamugas.

Imagen del arco de Trajano en 1880

Años después, concretamente en 1982, la UNESCO decide nombrar el yacimiento arqueológico, Patrimonio de la Humanidad. El motivo era claro,  preservar unos de los mejores ejemplos de ciudad romana en cuadricula, típico de estas construcciones militares.

¿Qué podemos ver en Timgad?

La vista cenital a través de Google

Un perfecto plano ortogonal, que es perfectamente visible desde las imágenes cenitales. El Decumano que cruza por completo la ciudad primitiva de este a oeste, con el punto de intercesión con el Cardo máximo en el centro de la retícula. Este último procede de la entrada norte de la ciudad y termina recorrido en dicho centro, donde se ubicó el foro romano. Como ya se ha comentado, es uno de los mejores lugares del mundo para el estudio de este tipo de ciudades romanas, ya que ningún edificio posterior ha invadido la zona.

El arco de Trajano.

Situado en la entrada este del Decumano, debió ser la principal puerta de entrada a la ciudad. No en vano, por ella entrarían las legiones romanas, ya que era el camino principal con el cuartel general de la III Legión Augusta. Esta estaba situada en las cercanías de la actual ciudad de Tazoult, a unos 35 kilómetros de Timgad.

El arco en la actualidad

El arco en sí tiene una altura de 12 metros, recordemos que fue la parte que visualizó James Bruce, para descubrir la ciudad. Por otro lado destacar que es el típico arco del triunfo romano con tres puertas, la de centro para el acceso de vehículos y las dos laterales, más pequeñas, por donde entraban las personas a pie. Por último destacar que es la construcción de Timgad mejor conservada en la actualidad.

El foro romano.

Como era habitual en la ciudades del Imperio Romano, el verdadero centro político y social de la población. En el mismo encontramos los principales edificios públicos, como la curia, la basílica civil y un pequeño templo dedicado a la victoria. El foro en sí era un cuadrilátero no muy grande rodeado de cuatro pórticos.

El foro romano

Teatro romano.

El único edificio dedicado por completo al entretenimiento de los ciudadanos, ya que no existe evidencia clara de que se hubiera construido un anfiteatro, al menos estable. Tenía una capacidad aproximada de 3.500 personas y fue dedicado a los primeros emperadores de la dinastía Severa, en concreto a Séptimo Severo y a Caracalla. Esta consideración proviene de haber  encontrado sendas estatuas de los mismos durante las excavaciones.

Vista panorámica del teatro

Biblioteca.

Estamos ante uno de los edificios más singulares de Timgad, ya que no es muy habitual encontrar bibliotecas en los yacimientos  de las ciudades romanas. Esta se encontraba junto al Cardo Máximo y muy próxima al Foro, su cercanía al centro de la ciudad denota la gran importancia que este edifico tuvo para la misma. Concretamente fue construida gracias a una donación del Senador Marco Flavio. Por último comentar que se hace muy difícil cuantificar los ejemplares que pudo llegar a contener, pero según algunos cálculos, pudieron ser cerca de 28.000.

Termas romanas.

Este apartado pudo tener gran importancia en la ciudad, ya que ha llegado a considerar una especie de estación termal, sin duda la más importante del Imperio en el continente africano. En las excavaciones se han llegado a constatar al menos 14 instalaciones termales. Además de diferente factura, desde pequeñas y posiblemente privadas, hasta las grandes termas de la entrada del norte, que debieron ser las públicas. Otro aspecto que denota la enorme importancia de estas, son los 85 mosaicos encontrados en la mismas.

Mosaico de un esclavo negro localizado en uno de los baños públicos.

Fuera del recinto principal.

Como ya se ha comentado la ciudad rápidamente se expandió fuera del recinto principal. Se localizó en el este de Timgad el Barrio de Sertius, denominado así por la inscripción encontrada en la vivienda más significativa. En  realidad se trata de una gran Domus de más de 2.200 m2. A parte de esta en la misma zona se ha localizado un mercado, múltiples viviendas, unas termas y el Capitolio de la ciudad.

Vista del mercado de Sertius

También se han encontrado los restos de las casas cristinas que debieron ser ubicadas tras la expansión del cristianismo a partir del siglo IV. En dicha zona se encuentran los restos de una basílica de 63 metros de largo, signo inequívoco de la importancia de esta religión en Timgad.

Siguiendo en las zonas de extramuros se estudian los restos de varias necrópolis que en  la actualidad se siguen excavando, en ellas se han encontrado diferentes ritos, como la incineración y la inhumación, además de diferentes estatus sociales.

En último lugar destacar la fortaleza bizantina, que se halla a unos 300 metros al sur de la ciudad principal. Está se comenzó a construir en el año 539,  aprovechado los materiales de la ciudad antigua y con los medios económicos del patricio Solomon. Dicho patricio fue el encargado del control de la zona para el control de las tribus nómadas. En ella a parte de los sistemas defensivos y las viviendas, encontramos unas pequeñas termas de 200m2 y una basílica.

Vista de la entrada al museo

Todo este enorme espacio es visitable, así como el museo que se encuentra en la entrada norte, que por cierto posee una de las colecciones mas impresionantes de mosaicos que se pueden encontrar.

Mas info:  archivodelafrontera  unesco

Imágenes: commons.wikimedia 

Deja un comentario