Solón el griego que inventó la Democracia.

La Atenas del siglo VII aC., distaba mucho del ideal democrático con él que nos ha sido presentada la cultura griega. Las diferencias sociales y el poder económico en manos de los Eupátridas, es decir la aristocracia terrateniente, llevaron al descontento a la población ateniense. Todo ello pesar de contar con una serie de instituciones, que proclamaban el poder del pueblo para decidir sobre los asuntos de la comunidad.

Solón

En este contexto nació  Solón alrededor del año 638 aC., para convertirse en uno de “los siete sabios de Grecia”, además de uno de los mejores genios políticos que dio la cultura griega. Su defensa a ultranza de los derechos de los campesinos griegos le valió la designación como “arconte” en el año 594 aC. En aquella época el arcontado era el máximo poder al que podía aspirar un dirigente griego. En concreto existían tres arcontes, que actuaban simultáneamente repartiéndose los poderes ejecutivos, militares o religiosos.

Los pensamientos de Solón.

Podemos decir que Solón era un gran escritor y poeta, y puso ambas virtudes al servicio de la política. En especial su poesía dedicada a tratar los problemas, tanto sociales como políticos de sus vecinos, esta fue su forma de acercarse al pueblo.

La filosofía de Solón se define con solo una palabra, “la Eunomía”, es decir el buen orden y gobierno. A través de ella les pide a los dirigentes a tratar bien a su pueblo, especialmente en el respeto a los más débiles,  y al pueblo a acatar las leyes impuestas.

Pero el gran paso de Solón fue su alejamiento de la religión. A pesar del respeto a las tradiciones, les dice a sus conciudadanos que “la justicia social solo se logra si es elaborada por el hombre”, y este no debe conformarse con los designios de los dioses de la antigua Grecia. Por lo tanto, podemos deducir que los oráculos griegos, no debieron tener gran trascendencia en las decisiones legislativas de Solón.

Las tablillas Solonianas.

Dichas tabillas fueron el lugar elegido por el nuevo legislador, para poner las nuevas leyes sobre las que se debía regir Atenas. Su forma posiblemente era cuadrada y giraban en torno a un eje central, aunque otras eran en forma piramidal. Sea como fuese estaban escritas en un griego arcaico, de izquierda a derecha, mientras que la fila de abajo era escrita al contrario, es decir de derecha a izquierda.  Los temas tratados en ellas abarcaron un amplio aspecto legislativo, en concreto desde los penales, a los políticos o civiles, e incluso abordaban algunos temas relacionados con el comercio.

Recreación de las tablillas de Solón.

Originalmente fueron colocadas en la Acrópolis de Atenas, con lo cual quedaron totalmente destruidas con la llegada de los persas en el año 480 aC. Su reconstrucción se realizó minuciosamente y Efialtes, otro de los grandes reformadores griegos, las llevó al mercado de Atenas, para que estuvieran en el lugar más cercano el pueblo. Pero posiblemente no era el más seguro, de tal manera que su destino final fue el Pitraneo de Atenas, la sede del poder ejecutivo ateniense, situado en el Ágora de la ciudad. Allí permaneció durante siglos, hecho que nos lleva a pensar la gran importancia que para la democracia de la Antigua Grecia tuvieron las leyes de Solón.

Los tres grandes puntos de las reformas de Solón.

Como hemos comentado anteriormente Solón llegó al arcontado en el año 594 aC. Nada más llegar se puso manos a la obra, sus reformas afectaron a todos los estamentos de la vida pública ateniense, la importancia de estas reside el en reconocimiento posterior. Sin ir más lejos Aristóteles, 250 años después,  dijo que las reformas de Salón  habían introducido la democracia en Occidente.

De todas las reformas sociales que puso sobre la mesa Solón, tres son las más trascendentales.

La Seisactía.

El principal problema del Ática, el descontento entre los agricultores, fue abordado por Solón en primer lugar. Hasta ese momento las mejores tierras estaban en manos de los Eupátridas, por lo que el resto de población debía de contentarse con las menos beneficiosas. Este aspecto llevaba a los agricultores más pobres a encontrarse en manos de las posibles malas cosechas, por ejemplo por las inclemencias meteorológicas. Para subsistir se veían obligados a hipotecar desde sus tierras a sus propias vidas, ya que al no poder pagar una deuda eran automáticamente convertidos en esclavos de los terratenientes.

La seisactía no fue otra cosa que la abolición de todas estas deudas contraídas, por los más pobres hacia los Eupátridas. Además sin que estos últimos recibieran nada a cambio.  En definitiva estamos ante la abolición de la esclavitud en el Ática, pero no solo eso, sino que desde aquel momento se prohibió que cualquier ciudadano fuera garantía, en el pago de una hipoteca.

Lo que es más dudoso, es el aspecto que a veces se ha asignado a esta reforma, en cuanto a la distribución de las tierras entre los agricultores más pobres. Más bien lo que pudo suceder es la vuelta de los exiliados, que habían decidido emigrar antes de convertirse en esclavos, y que ahora tras la reforma de Solón, recuperaron sus tierras exentas de deudas con la aristocracia ateniense.

La división social.

Si hoy día nos dijeran, que a partir de este momento nuestros derechos y obligaciones, iban a estar en consonancia con nuestro nivel económico, pondríamos el grito en el cielo. Pero trasladados al Ática del siglo VII aC., era una autentica revolución. En definitiva hay que tener en cuenta que a partir de ese momento con la reforma de Solón, lo importante era la situación económica y no como hasta entonces el estatus de nacimiento. Este dio acceso a los puestos importantes de la política, sin ir lejos a los comerciantes o artesanos que habían sabido llevar adelante sus negocios.

De este manera Solón creo cuatro categorías; los Pentacosiomedimnos (más de 500 medinmos anuales), los Hippeis (más de 300), los Zeugitas (más de 200) y por últimos los Thetes (inferiores a 200). Por cierto los medinmos eran una medida de peso del cereal, sin duda la mayor fuente de riqueza en aquellos momentos en la Antigua Grecia. Este hecho también reportó la llegada de la moneda a la sociedad ateniense.

Una de las escenas más representadas de Solón, donde se ve al político griego junto al rey de Lidia, Creso.

Tras dividir en clases sociales a los atenienses y para contentar en algo a los terratenientes, dispuso que solo las dos primeras clases tuvieran opción a ser elegidas, y elegir a los representantes de las magistraturas.

Leyes dirigidas al ámbito del derecho personal.

Las libertades individuales era uno de los principales campos de batalla de la sociedad ateniense, sobre todo en el ámbito familiar. Hasta las reformas de Solón la vida de los hijos pertenecían a los padres, los cuales tenían derecho a quitársela si era menester, evidentemente Solón lo prohibió. Pero no quedó ahí la cosa, además Solón prohibió la mendicidad entre los niños, uno de los recursos que tenían los progenitores, para el sustento de la familia. Además les impuso a los padres la obligación de educarlos en un oficio, y por último los nombró herederos de los bienes de sus padres para proseguir los negocios familiares.

Entre las leyes dirigidas a la vida social una llama la atención, a partir de aquel momento Solón limitó los gastos de los funerales entre los aristócratas griegos. El derroche de estos, a la hora del traspase de los difuntos, era una verdadera provocación para los más necesitados de Atenas.

La reforma de la constitución Ateniense.

Sin duda uno de los mayores logros de Solón, y que supondrá con el tiempo el acercamiento de los hombres a la política.

El número de miembros del arcontado hasta ese momento ocupado por tres hombres, los elevó a nueve. Estos se repartían las diferentes funciones, es decir la legislativa, la judicial, la administrativa, o la ejecutiva. Al arcontado solo podían acceder los Pentacosiomedimnos, estos eran elegidos por sorteo entre los presentados por cada una de las cuatros tribus del Ática.

Por otro lado  convirtió a la Eklesía en la asamblea por excelencia de la ciudad, en ella se reunían todos los ciudadanos del Ática varones, que habían prestado servicio en el ejército griego. Sin importar su posición dentro de la división social. Dicha asamblea se reunía asiduamente para decidir los asuntos más importantes de la ciudad, así como para la aprobación de leyes o la elección de los arcontes, ambos menesteres se realizaban a mano alzada.

La acrópolis ateniense, el centro de la vida en la cultura griega.

Un organismo que creó Solón fue La Bulé, contaba con 400 hombres elegidos entre las cuatro tribus, es decir 100 de cada una de ellas. Con la particularidad que el número de Eupátridas, no podían superar los 75, para dar más cabida a las diferentes clases sociales. Aunque su papel al principio no está del todo claro, hecho que ha llevado a dudar de que fuera una institución promovida por Solón, lo cierto es que fue una de las más importantes con los nuevos reformistas del siglo V aC., su función preparar las reuniones de la Eklesía.

La institución encargada de velar por los asuntos judiciales fue la Heliea. El verdadero símbolo de que la justicia pertenecía al pueblo de Atenas, ya que se trataba de una reunión de 6000 miembros elegidos mediante sorteo. Al mismo podía acudir cualquier ciudadano ateniense a exponer sus inquietudes, lo que supuso un medio de defensa de estos frente al antiguo poder que ostentaban los Eupátridas del Consejo del Areópago. Este último por cierto fue otro de los estamentos remodelados por Solón, ya que a partir de ese momento este consejo será accesible a todos los magistrados jubilados, y no solo a los Eupátridas como anteriormente.

Otros campos donde actuó la reforma de Solón.

Ciertamente Solón no se centró exclusivamente en la creación de una democracia, debía tener bien claro que sin un cierto bienestar esta no podía llegar a todos los estamentos de la sociedad.

Sus principales reformas también llegaron a la agricultura y a la ganadería. Hasta su llegada, el Ática estaba destinado a la pérdida continua de habitantes, dada la imposibilidad de alimentación, debido a la falta de terrenos agrícolas para la recolección de cereales. Para mitigar esta carencia básica en el consumo humano hizo cambiar progresivamente los campos de cereales, por otros de vid y olivos. En definitiva estos productos tenían un mayor mercado oriental, de ahí que sus intercambios por cereales, favoreció que los atenienses no tuvieran que abandonar sus territorios.

Uno de los aspectos más curiosos los encontramos en las disposiciones para favorecer la ganadería. Para solucionar las continuas perdidas de reses, le puso precio a la vida de los lobos, cada uno de los que fueran cazados tenía una contraprestación económica.

Moneda griega

Pero para que todo funcionara correctamente eran necesario medidas de peso y monedas estables, y en estas últimas, Atenas llevaba bastante desventaja respecto a otras zonas griegas, que ya acuñaban moneda mucho antes. Pero la decisión de Solón de empezar a distribuir las monedas de Atenas, con la lechuza y el olivo, y con excelente plata de las minas de Laurio resultó todo un éxito. Además de ello el reformador griego introdujo  el medimno para los sólidos, y el metreto para los líquidos como mediadas de peso y capacidad respectivamente, para aplicarlos a la nueva agricultura griega.

Clístenes uno de sus sucesores.

A modo de conclusión decir que Solón no es que dejará el paradigma democrático instalado en Atenas, todavía faltaba camino por recorrer. Pero logró dar al pueblo llano la voz necesaria para ejercer sus derechos.

Tras Solón, llegaron entre otros el tirano Pisístratro, que puso en valor las reformas de este en el campo de la economía, para convertir Atenas en una de las zonas más prosperas del mediterráneo. Tras el tirano, los Clístenes, Efialtes o Pericles mejoraron las disposiciones de Solón para convertir ahora sí, en el siglo V aC.,  a Atenas en el ejemplo democrático. El cual copiaron a su manera la gran potencia emergente del Mediterráneo, la República romana. Por todo ello podemos pensar que Solón fue el griego que inventó la democracia.

Más info:

Historia Universal II : el mundo griego, Pilar Fernández Uriel, Ed. Uned, 2007

Historia de los griegos, Indro Montanelli, Ed. Debolsillo, 2016

Imágenes: commons.wikimedia

  1. Muy didáctico, gracias Jose Mari.

    Y es curioso que 25 siglos después Grecia ha sido el primer estado de la democracia europea (UE) que casi casi se descompone.

    ¿Crees que la inercia del mundo POLItico de las POLIS es volver a su estado de inicial de ciudad-estado?

    1. Gracias por tus palabras Pablo. Sobre la pregunta me parece un tema interesante el que planteas. No se la respuesta, pero si te puedo decir que espero que por el bien de todos, no ocurra esto. Me encanta la idea fe una gran Europa unida.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: