Roald Amundsen, el héroe sin corona del polo sur

Hace pocos días una noticia sobre la Antártida, arrancó de mi memoria un libro de juventud. Narraba la terrible historia de cinco ingleses camino del Polo sur, al cual no llegaron los primeros.

Roald Amundsen y su equipo fueron los primeros hombres en pisar el imaginario punto (90º 0′ 00′ sur), el Polo Sur. Pese a lo cual, en opinión de muchos expertos no ha pasado a la historia, como su gesta merecía. La causa la célebre carrera con Robert Falcon Scott. Este fue el explorador de la Royal Navy que encontró la muerte a la vuelta del mítico Polo sur, al cual llegó cinco semanas después que el explorador noruego Roald Amundsen

mapa de las expediciones al polo sur
Las diferentes rutas que siguieron Amundsen y Scott

¿Existió la carrera al Polo Sur?

Lo primero que podemos pensar es: Porqué dos hombres con sus respectivos equipos caminaban hacia el Polo Sur un mes de noviembre de 1911. Es algo difícil de responder y aquí podemos entrar en un debate filosófico, sobre la necesidad del ser humano de superar los límites por encima de su propia vida. No existen causas ni políticas ni económicas, en un territorio inhóspito que lleven al  hombre de principios del siglo XX  a emprender dicho camino.  Por otro lado ese mismo hombre en siglo XIX, se había encargado de conquistar: En un primer lugar el interior de Oceanía, y luego el interior de África. En ambos existe claramente motivos económicos y políticos, pero en los que no es cuestión de entrar. Si acaso el único interés medianamente material sería la investigación científica de Scott.

Robert Falcon Scott
Robert Falcon Scott

Por lo tanto, podemos pensar que si hubo una carrera, está se basó exclusivamente en el orgullo personal. Este fue precisamente uno de los aspectos en los que Amundsen fue muy superior a Scott. Aunque como veremos después no será el único. Esto no quiere decir que Scott no lo tuviera, pero posiblemente no fue su estimulo principal. Aunque es evidente que la llegada al Polo Sur y la visión de la bandera noruega ondeando, pudo hacerle ver su error. Por si fuera poco una carta dejada por Amundsen pudo haber puesto la guinda al pastel de la derrota:

Querido Capitán Scott:

Como probablemente usted es el primero en alcanzar este área después de nosotros. Le pediría amablemente hacer llegar esta carta al rey Haakon VII.  Si usted quiere usar cualquiera de los artículos dejados en la tienda no dude en hacerlo. Incluido el trineo. Solo me queda desearle una vuelta segura. 

Saludos cordiales: Roald Amundsen 

Estaba claro quién era más competitivo.

¿Quién era Roald Amundsen?

Nacido al sur del fiordo de Oslo. Su padre era pequeño armador y por lo tanto desde el primer momento acostumbrado a moverse en de los fríos mares del norte. Obligado a estudiar medicina, abandonó la carrera tras la muerte de sus padres. Su misión en la vida emular a Fridtjof Nansen, terminando lo que este había comenzado, ser el primer hombre en llegar al Polo Norte. Pese a los rechazos por su inexperiencia, Roald Amundsen nunca se rindió. En 1903 emprendió la gran aventura de unir en barco los océanos Atlántico y Pacífico por el norte del continente americano. Así consiguió su primera gran proeza, que le abrirá las puertas económicamente a la conquista del  Polo Norte.

Amundsen en el polo sur
Amundsen en el polo sur

Con todo preparado para la expedición, se ve en la obligación de abandonarla. El motivo la llegada de una noticia fechada en el Polo Norte. El 6 de abril de 1909, el norteamericano Robert Peary llega al punto señalado. Lejos de hundirse Amundsen cambia de objetivo. Solo dos años después esta a las puertas de convertirse en el primer hombre en conquistar el Polo Sur.

¿Como llegó al Polo Sur?

no-nb_sml_ 1319
Imágenes de la expedición

Roald Amundsen preparó concienzudamente el asalto al Polo sur. Durante los dos años previos experimentó en el Polo Norte, desde materiales a técnicas para no cometer errores. El ataque definitivo  lo comenzó el 19 de octubre de 1911. Cinco hombres expertos esquiadores incluido el propio Amundsen, con cuatro trineos y 52 perros, partieron de la Bahía de las Ballenas. Cargados con previsiones para 4 meses y  siendo conscientes de la dura subida al glaciar antártico. Tras superarlo comenzó a deshacerse de los perros, que servían de alimento para el resto de los canes y los propios expedicionarios. El plan resultó perfecto el 14 de diciembre llegaron a Polo Sur.

Admunsen y sus compañeros en el polo sur
Amundsen y sus compañeros en el Polo Sur

Tras tres días en el lugar y con las correspondientes investigaciones científicas, se dispuso a retornar. El 25 de enero, varios días antes de lo previsto llegó al punto de partida, con solo 11 perros y dos trineos. Casi 3000 kilómetros quedaban atrás, pero con el orgullo de haber ganado la supuesta carrera.

El fracaso que hizo héroe a Scott.

Como ya he comentado y bajo un punto de vista personal Amundsen quería ser el primero por encima de todo. Aunque Robert Falcon Scott, posiblemente también, su derrota no parece que fuera una cuestión de suerte como se ha especulado. Una vez más la fábula de David contra Goliat es aplicable a la historia. El inglés contaba con muchos más recursos económicos que Amundsen, vehículos motorizados, cuantioso personal, caballos, perros y la todopoderosa Inglaterra detrás. Mientras, Amundsen prácticamente vivió toda su vida arruinado. Pero esto no fue suficiente.

Al inglés le fallaron los vehículos y los caballos, ambos transportes fracasaron ante el frío. Por otro lado nunca supo manejar a los perros,  y además varios de los componentes eran principiantes con los esquíes. Para postre y posiblemente bajo un pensamiento de superioridad, salió quince días más tarde. Finalmente llegó al Polo Sur, como ya he comentado 5 semanas después. Y por fin la vuelta se convirtió en un terrible infierno helado. Uno a uno fueron muriendo los componentes del grupo, el último de ellos el propio Scott el el 29 de marzo de 1912, dos meses después de la vuelta de Amundsen y su equipo. El encuentro de su diario nos reportó su trágica aventura y su romántico final.

tumbas de la expedición inglesa
Tumba de Scott

Pese a todo y volviendo al principio, la tragedia de Robert Falcon Scott y su equipo, les han hecho héroes. Mientras, Roald Amundsen el héroe sin corona del polo sur, murió unos años después persiguiendo vivir de su éxitos.

Fuentes: apuntesdehistoria mcnbiografias 

Imagenes: Wikimedia Commons

Jose Mari Escalante.

Deja un comentario