Mis mercados navideños favoritos de Berlín.

Presentación.

Los mercados de navidad (Weihnachtsmärkte), es uno de los elementos más típicos de la cultura alemana, su historia se remonta a la Edad Media, en concreto al siglo XV. El pionero fue el la ciudad de Bremen, o por lo menos el primero de los que se tiene constancia. Su primer cometido el recogimiento y asistencia a los más necesitados en épocas tan señaladas. Desde entonces se distribuyeron por toda Alemania y a partir del siglo XVI se dispersaron por todo el centro y norte de Europa. Hoy en día, hay mercados de navidad por toda la geografía mundial.

¿Pero qué son los mercados de Navidad?

Aunque la pregunta suene a obvia, no le es tanto. Los mercados navideños en Alemania son una tradición y por lo tanto parte importante de la historia de ese país. Y realmente es así como lo sienten sus ciudadanos, ya que son mucho más que unos simples mercados tradicionales, con la escusa de comprar lo necesario para las fechas navideñas, en ellos se juntan artesanos de los artículos más inverosímiles, vendedores de figuras navideñas y de todo tipo de prendas para el frío, etc. Pero ahí no se acaba todo, cientos de puestos de diferentes comidas, postres de todo tipo y bebidas. Todo ello convierte a estos mercados navideños en el punto de encuentro de los ciudadanos alemanes, la escusa perfecta para pasar las largas y frías tardes de invierno en compañía de familiares, amigos y vecinos, para beber, comer y cantar o escuchar villancicos.

De todo lo visto me quedo con dos tradiciones muy arraigadas:

Beber el vino caliente , su famoso Glühwein, que si al principio parece raro, pronto te acostumbras a su sabor y a sus cualidades anti-frío.

vino

La otra sería ir a comprar a la célebre tienda Käthe Wohlfahrt, aunque en este caso, como queráis llenar el árbol de navidad de productos de la misma, os podéis dejar la mitad del presupuesto del viaje. Pero sin duda es imprescindible entrar en ellas, no están todos los mercados, pero luego os cuento donde los podéis encontrar en Berlín.

tenda

¿Por qué en Berlín?

Más que nada, por que hay donde elegir; entre 50 y 60 mercados navideños se dan cita en la capital alemana durante el denominado mes de adviento, ósea los 4 domingos antes de navidad. Como todos no se pueden ver, aquí os presento mis favoritos:

1. Mercado de Navidad de Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskierche

iglesia-william

Para llegar; estación de metro de ZOOLOGISCHER GARTEN, a la cual llegan varias lineas, como la U2, U9, S5, S7 e incluso trenes regionales.

Para mí el más genuino mercado de Navidad de Berlín, como se suele decir en “un marco incomparable“, junto a una iglesia medio en ruinas, tras las Segunda Guerra Mundial. Uno de los privilegiados mercados navideños que cuentan con una sucursal de la tienda, Käthe Wohlfahrt. Además en él podemos disfrutar de puestos tradicionales, casetas para comer y beber y un pequeño escenario con las interpretaciones navideñas. También destacar que es de los más tranquilos de visitar. Otro consejo sería mirar la agenda de la Iglesia nueva, “la polvera”, donde casi a diario realizan conciertos de música clásica.

2. Mercado de Navidad de Spandau

spandau-2

Para llegar; dos estaciones de metro; ALTSTADT SPANDAU en la línea U7 y RATHAUS SPANDAU en la línea S5 y también varios trenes regionales.

El más grande de Berlín, hasta 400 paradas en los fines de semana. En él si que encontraréis de todo, puestos de bebida y comida y cientos de tiendas de los más diversos productos. Suelen colocar zonas temáticas, como por ejemplo una feria medieval dentro del mismo mercado. Suele estar bastante abarrotado, pero es agradable para pasear por él. Un consejo entrar por una de las estaciones de metro y salir por la otra.

3. Mercado de Navidad de Alexanderplatz

alexander-platz

Junto a la estación de metro de metro de ALEXANDERPLATZ a la que también llegan diferentes líneas; S5, S7, U2, U5, U8. Además de los trenes regionales.

De este destacar que podéis encontrar otra de las sucursales de la tienda de Käthe Wohlfahrt, además de tener su pequeña pista de patinaje y evidentemente una de las imágenes más típicas de Berlín con la Torre de Televisión como fondo para las fotografías. Sin olvidar que contiene una de las mayores ferias de atracciones al lado mismo del mercado navideño.

4. Mercado de Navidad frente al ayuntamiento rojo de Berlín

ayuntamiento-rojo

 

 

Uno de los más cercanos al anterior, por lo que se puede llegar en un rápido paseo desde Alexanderplatz.

Y también de los más pequeños, pero sin duda el preferido para las familias con niños pequeños. Una gran noria lo corona, además de un precioso carrusel y una singular pista de patinaje en torno a la Fuente de Neptuno. Por lo demás no faltan las tradicionales tiendas de objetos navideños, comidas, postres y los puestos de venta de Glühwein. 

5. Mercado de Navidad de Gendarmenmarkt

gendarmenmarket

La estación de metro más cercana FRANZÖSISCHE STRABE en línea U6, otra forma de llegar sería desde una de las estaciones principales de Berlín, FRIEDRICHSTRABE, con numerosas lineas de metro S1, S2, S5, S7 y U6, así como diferentes trenes regionales, desde la cual se baja por la calle del mismo nombre en un paseo de 15 minutos, contemplando las tiendas más prohibitivas de Berlín.

El único de los visitados que cobra entrada, aunque simbólica de 1€, pero aún así el más multitudinario. También dispone de la tienda Käthe Wohlfahrt, pero sin duda de todos los que fuí, el más complicado de ver, debido a la gran cantidad de gente que había. Su cercanía a la zona de tiendas más caras de Berlín, sin duda lo convierten  también el más glamuroso, en especial una de las galerías donde artistas de toda Europa, venden sus productos exclusivos aveces a precios desorbitados. Para los bolsillos normales, hay que quedarse con el magnifico entorno y las diferentes actuaciones en el escenario al pie de las escaleras del Konzerthaus (sala de conciertos de Berlín). Sin olvidar que nos hallamos en la plaza más bonita de Berlín.

6. El mundo de invierno en la Potsdamer Plat.

potsdamer

Junto a la estación de metro del mismo nombre, POSTDAMER PLATZ,  líneas S1, S2 y U2, además una vez más de trenes regionales.

Sinceramente el más decepcionante de todos, en torno a los altos edificios que hoy día pueblan una de las plazas más simbólicas de la historia berlinesa, y a pesar de contar con una pista para trineos, o más bien una rampa para deslizarse con neumáticos hinchados y una pista de patinaje sobre hielo de más de 500 m2.  No le faltan los puestos de comida, bebida y múltiples tiendas de complementos navideños, pero en un pobre entorno que no invita a la tradición navideña.

Conclusión:

Hasta aquí llega mi relato, he podido visitar otros como el del Palacio de Charlotteburg (que no aconsejo, por la lejanía al transporte público y ser un poco más de lo mismo), aunque igualmente puedes pasar en él una estupenda tarde y por último el mercado navideño de Potsdam (alejado de Berlín, pero en el precioso Barrio Holandés). Todos tienen su encanto, pero me quedo con el primero de la lista y sobre todo haciendo caso a una de mis frases favoritas; “donde fueres haz lo que vieres, pasear, comprar, probarlo todo y no olvidéis entrar en calor con el Glühwein.

José Mari Escalante.

 

Deja un comentario