La guardia Suiza, cinco curiosidades sobre el toque de color del Vaticano

Cualquier apasionado de la historia, tiene una visita obligada en Roma, y por ende el Vaticano, donde la Guardia Suiza custodia el estado más pequeño del mundo. Debo de reconocer que durante mi visita en 2011, a pesar de ser un entusiasta viajero y enamorado de la historia, no acudí a Roma con la misma predisposición que tendría hoy. Por este motivo, me decidí hace unos días a tirar de la recopilación de imágenes de mi viaje. En realidad mi intención era buscar una inspiración  para escribir sobre algo sobre la ciudad eterna.

Aunque después de ver las fotografías del coliseo, del foro o del Panteón de Roma. En realidad lo que más me llamo la atención, fue esta imagen tomada a mi salida del Vaticano. Conviene subrayar que con cierto malestar, ya que no permitieron la entrada de mi mujer, por no llevar un jersey con mangas, estando Roma en alerta por calor  con temperaturas superiores a 40ºC.

La guardia Suiza, cinco curiosidades

Sinceramente no conocía a estos personajes, aunque era evidente tras el saludo a los prelados, que serían una especie de policía del Vaticano. Recuerdo que tras mi visita, me informé para conocer mejor a la Guardia Suiza del Vaticano. Tras ver la foto, decidí escribir sobre el tema en cuestión, encontrando entre otras, estas cinco curiosidades que nos ayudarán a todos a conocerlos un poco mejor.

¿La guardia Suiza?

Evidentemente para mí la primera cuestión; ¿Qué hace una guardia Suiza en el Vaticano?

Para conocer su llegada a San Pedro debemos remontarnos a finales de la Edad Media. A pesar de que hoy día,  el Vaticano es el estado más pequeño del mundo, no siempre ha sido así. Ya que es necesario recalcar que  los Estados Pontificios, como se conocía este territorio en dicha época, era uno de los principales estados de la península Itálica.

Por otro lado debemos hacer constar la necesidad de protección de los Papas del Renacimiento, no en vano movían grandes sumas de dinero. Ya que a finales del siglo XV los Papas se convirtieron en mecenas de los más reputados artistas del momento. En concreto Julio II que será el promotor de la Guardia Suiza se rodeó de los pintores más importantes del Renacimiento, estoy hablado de Rafael o Miguel Ángel.

A pesar de contar con un ejército propio, en esos momentos bajo el mando del español Cesar Borgia, Julio II decidió incorporar una guardia personal para la seguridad de los Papas.

La guardia Suiza, cinco curiosidades

Los elegidos los valerosos suizos, aquellos mismos que habían acabado con el Ducado de Borgoña, el gran aliado de Inglaterra en el continente, para su lucha contra Francia en la guerra de los Cien Años. Además a finales de la Edad Media, Suiza se componía de diversos cantones, sin política ni ejercito propio, por lo cual la salida perfecta para este ejército fue incorporarse a la disciplina de los Papas del Renacimiento. En definitiva el 21 de enero de 1506, 150 suizos llegan a los Estados Pontificios para proteger a los Papas.

El peor momento de la Guardia Suiza del Vaticano.

Solo habían pasado 21 años cuando llegó la gran piedra de toque para la Guardia Suiza.  En 1527 las tropas del ejército imperial de Carlos V saquean Roma. Uno de los motivos el descontento de los soldados españoles y alemanes por la falta de remuneración, y además la ayuda del Papado al rival, la Francia de Francisco I.

Durante el saqueo que duró ocho días se encaminaron a San Pedro, con el firme propósito de arrestar al Papa. Dos serán las razones por las cuales se salve el Papa Clemente VII. La primera la defensa a ultranza de la guardia Suiza, de los cuales solo sobrevivieron 42 guardias de los 189 existentes en ese momento. Y en segundo lugar un túnel secreto de 800 metros que unía San Pedro con el Castillo de Sant Angelo, lugar por donde huyó junto al resto de la Guardia Suiza.

Tras los terribles hechos la Guardia suiza casi desaparece. Además el Papa, se quedó bajo la custodia del ejército imperial. No será hasta 1548 cuando el Papa Paulo III, vuelva a contar con la protección de la Guardia Suiza, por cierto hasta la llegada de Napoleón en el siglo XIX.

El ejercito más pequeño del mundo.

Volviendo a hoy día, el estado más pequeño del mundo, también tiene el ejército más pequeño del mundo. Aunque este punto puede suscitar controversia, ya que para algunos, la Guardia Suiza es una policía y en cambio para otros es un ejército. Conviene subrayar que para estos últimos, su misión como protectores militares del Estado del Vaticano,  les confiere dicha denominación.

Por lo tanto con 150 hombres es el ejército más pequeño del mundo. Para los curiosos: al siguiente de la lista más de uno le cambiaba el destino, ya que el segundo ejercito más pequeño del mundo es el de la islas Seychelles, con alrededor de 650 hombres.

¿A qué se debe su colorido?

El actual uniforme con  los vistosos colores rojos, amarillos y azules fue diseñado por Jules Repond en 1910. Pese a que este aspecto también puede estar rodeado de polémica, ya que muchos aseguran que es un diseño del mismísimo Miguel Ángel. Aunque lo más probable es que si que haya una cierta conexión, ya que el diseño de Jules pudo ser realizado tras examinar los cuadros del pintor del Renacimiento.

escudo de los Papas de la familia Medici.

Lo más concreto es el origen de los colores, ya que son los mimos que adornan el escudo de los Papas de la familia Medici, entre otros Clemente VII, el Papa que fue obligado a huir a Sant Angelo.

¿Qué necesitas para entrar en la Guardia Suiza?

Pues a priori, no debe ser fácil obtener un puesto en la guardia personal de los Papas del Vaticano. Entre los principales requisitos ser católico y suizo, y además medir como mínimo 1,74 cm  y tener entre 19 y 30 años. Si coinciden todas estas premisas, se tiene que realizar la instrucción en el ejército suizo y obtener una cara de recomendación. Tras lo cual, y solo si estas soltero puedes pertenecer a la Guardia Suiza del Vaticano, Solo después de dos años de servicio y con el permiso de un capellán pueden casarse.

Pues hasta aquí ha llegado mi curiosidad por la Guardia Suiza. Si alguna vez te decides acudir a San Pedro, ya conocerás mejor a esos personajes que dan el toque de color al mismísimo Vaticano.

2s comentarios

Deja un comentario