Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, el monumento de paz de Berlín tras la 2ª Guerra Mundial

Imagen actual de la Iglesia Memorial Emperador Guillermo
Imagen actual de la Iglesia Memorial Emperador Guillermo

La calle Kurfürstendamm de Berlín esta dominada por una extraña figura en el extremo oeste, en concreto la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm. He de reconocer, que desde la primera vez que la vi me llamo la atención,  ya que parecía sacada de un cuento de Hans Christian Andersen. Pese que en mi primera visita a Berlín no me acerque a la misma, nada más volver de aquel viaje me informé sobre el motivo de la extraña figura. Tras lo cual en los dos siguientes viajes a dicha ciudad, me he acercado hasta tres veces.

La historia de la iglesia.

La iglesia conmemorativa del Emperador Guillermo fue construida entre 1891 y 1895, durante el reinado de su nieto Guillermo II. Definitivamente fue concebida para ser la más grande de todas las iglesias luteranas de Alemania. De tal manera que el día de su inauguración el 1 de septiembre de 1895, la espectacular iglesia tenia una torre de 113 metros de altura. Así mismo podía acoger sentados más de 2000 personas, y detrás del altar quedaba un espacio para un coro de 300 voces y 80 músicos.

IMG_1772
Imagen de la Iglesia con su espectacular torre

Así fue hasta el 23 de noviembre de 1943, durante los bombardeos de Berlín, en el marco de la 2ª Guerra Mundial, efectuados por RAF británica sobre la ciudad. En los cuales la iglesia quedo prácticamente destruida. Esto se puede comprobar en las imágenes siguientes,  tomadas los días posteriores a esa noche.

Tras finalizar la guerra  comenzaron los trabajos de reparación de la capital de Alemania. Tras el reparto de la Conferencia de Potsdam, la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm quedó en territorio británico. Las primeras reparaciones se dirigieron a los edificios de mayor necesidad. Por dicho motivo, la iglesia quedó en un segundo plano. Es más, en realidad y dado el lamentable estado en que se hallaba,  se decidió su demolición. A partir de ese momento, en ese año 1950, cuando la iglesia se convierte en símbolo de la paz. La causa, los miles de ciudadanos que salen a la calle para protestar contra el derrumbe. De ahí que las autoridades de Berlín, encabezadas por su alcalde Ernst Reuter, deciden mantenerla como símbolo de la destrucción que producen las guerras.

A finales de los años 60 se inicia la construcción del nuevo espacio destinado al culto. En efecto, a una banda de los restos de la iglesia destruida se coloca una torre, y al otro lado el actual espacio religioso. Su inauguración el 17 de diciembre de 1961. Pero habrá que esperar  a 1987, dos años antes de la caída del Muro de Berlín, a que se habite definitivamente el recinto destruido. Como ya se ha dicho, para ser el símbolo de la paz de la ciudad de Berlín.

¿Qué podemos ver hoy día?

Hoy día, todo el conjunto arquitectónico forma parte de la vida diaria de los berlineses y de los turistas que llegan a la ciudad. La extraña figura, que domina la plaza berlinesa, es la torre de la antigua iglesia de las cual solo restan 68 metros de los 113 que llegó a tener. Es la denominada Muela picada de Berlín.

El espacio destruido durante la 2ª Guerra Mundial, se ha convertido en un museo de la Paz. Hay que mencionar además, que en él se dan cita algunos de los objetos destinados a este menester: En primer lugar la exposición permanente, que a través de paneles informativos nos muestra la historia de la destrucción de la Iglesia, y de la ciudad. En el fondo de la misma existen tres cruces. La primera una cruz ortodoxa en conmemoración de los muertos de los países, que profesaban este fe durante la guerra. Seguidamente, la cruz de Clavos de Coventry recuerda  los fallecidos en dicha ciudad inglesa, durante 1940 con motivo de los bombardeos de la Luftwaffe alemana. Por otra parte entre ambas cruces, el crucifijo luterano de la antigua Iglesia del Kaiser-Wilhelm.

El edificio se puede visitar todos los días desde las 9 a las 19 horas de forma gratuita.

A ambos lados, como ya ha quedado dicho, la nueva construcción. Esta se divide en dos partes.  En primer lugar un octágono de 35 metros de diámetro y 20 metros de altura donde se lleva a cabo el culto. Hay que mencionar ademas, que se realizan excelentes conciertos de música clásica. A su vez en su interior, otro de los símbolos de paz que acoge este complejo religioso. La Madona de Stalingrado que fue pintada durante la toma de dicha ciudad en la Navidad de 1942.  Dos copias de la misma adornan las catedrales de Coventry y Volvogrado (nombre actual de Stalingrado).  Para convertirse entre las tres, en una especie de triángulo de paz.

Al otro lado la nueva torre hexagonal de 12 metros de diámetro y 53 de alto.  Conviene subrayar que no podía ser más alta que la antigua, evidentemente para no restarle protagonismo. Por otra parte ambos edificios son de acero y repletos de vidrios azules, rojos, verdes y amarillos.

Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm
Interior de la Iglesia Nueva

Sobre este escenario de paz se cometió el pasado 20 de diciembre de 2016 el atentado que costó la vida a 12 personas. Estas  paseaban tranquilamente por un mercado navideño.

Sobre este último punto me gustaría aportar una apreciación especial. Ya que realmente no se hizo gran hincapié en este hecho tras los atentados. Posiblemente no buscando mayor repercusión de la que estos atentados islámicos provocan en la Europa actual.  Pero a mi me sigue quedando la duda, sobre si el lugar fue casualidad o no.

Fotografias de Jose Mari Escalante y Rosalba Sánchez

Video: Panzerargentino1 

 

Deja un comentario