El Castillo de Monzón visto desde cinco de sus periodos bélicos.

En la margen derecha del rio Cinca y sobre una colina, aparece uno de los castillos más impresionantes del norte de España. Su denominación como Castillo Templario de Monzón, no hace completo honor a sus 1200 años de historia, sino a la época donde dicho castillo pudo tener su máximo esplendor.

Pocos castillos mantienen la vigencia e importancia durante prácticamente la totalidad de su historia como el castillo de Monzón. Su origen debemos buscarlo en el siglo IX, cuando el territorio oscense estaba dominado por los musulmanes. De dicha época es la torre del homenaje y de la cual todavía se conserva un ajimez restaurado, como fiel reflejo de sus primeros moradores.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
La restaurada torre musulmana del siglo IX

Pero si por algo es conocido este castillo, es por haber asistido como espectador privilegiado, a algunas de las contiendas principales sucedidas en la Península ibérica. Esto le ha llevado a continuas remodelaciones, hasta conseguir la fisonomía actual.

El castillo de Monzón durante la Reconquista.

Como bien es sabido, la Reconquista cristiana de la Península ibérica terminó en 1492, con la toma de Granada por los Reyes Católicos. Pero cuatro siglos antes, los primeros reyes de la Corona de Aragón, deciden expulsar a los musulmanes de los otrora territorios cristianos al sur de los Pirineos.

En esta reconquista será clave la toma del castillo de Monzón, no en vano suponía cortar las comunicaciones entre dos de las taifas musulmanas más importantes. En concreto la Taifa de Zaragoza en manos de los sucesores del rey Al-Muqtadir, mecenas del Palacio de la Aljafería. Y por otro lado la Taifa de Lérida en manos de la dinastía Banu hud. Además de cortar estas comunicaciones existía la necesidad de controlar el curso medio del río Cinca, uno de los principales caminos desde los Pirineos al centro peninsular.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
La iglesia de San Nicolás construida tras la llegada de los primeros templarios.

Así que el Infante de Aragón, Pedro, y futuro rey como Pedro I, conquistó el castillo en el año 1089. A partir de ese momento y hasta 1143 se puede considerar el periodo de máxima actividad belicosa de la reconquista aragonesa. Durante dicho periodo el castillo irá cambiando de manos continuamente, ya que al menos durante dos periodos, los comprendidos entre 1126-1130 y 1136-1141 estuvo nuevamente bajo dominio musulmán. Finalmente la llegada de los caballeros templarios en 1143 pondrá fin a este primer periodo bélico del castillo.

El asedio contra los templarios.

Concretamente más de 150 años duró el paso de los caballeros templarios por el Castillo de Monzón, y por ende de la nueva Corona de Aragón. Templarios y reyes compartieron durante este periodo la lucha contra el infiel del sur de la Península. Pero a finales del siglo XIII comenzará la decadencia de la Orden del Temple.

En el año 1293 Jacques de Molay fue proclamado Maestre del Temple, el principal cargo del mundo de los templarios. Además ese nombramiento fue dos años después de la perdida de Acre, último reducto cristiano de los conquistados en oriente por los cruzados cristianos. Por lo tanto el sino, por el que nacieron los templarios se había perdido.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
Los símbolos templarios están muy presentes en todo el castillo

Así mismo, esto lo debemos unir a las continuas acusaciones a las que fueron sometidos, desde ritos iniciativos, adoración a ídolos no católicos, o practicar la homosexualidad, aspectos muy alejados de la doctrina cristiana. Todo ello sin olvidar su continuo secretismo y sus enormes acumulaciones de riqueza.

En consecuencia el rey de Francia Felipe IV inicia su persecución, tras lo cual en 1312 la Orden Templaria es disuelta y dos años después Jaques de Molay muere en la hoguera como hereje.

Todos estos hechos los podemos trasladar a la Corona de Aragón. Ya que si al principio el Rey Jaime II desistió de ir contra de ellos, pronto es obligado por las circunstancias a cambiar de parecer. Las tropas de la corona inician los asedios a las plazas templarias, una a una van cayendo las más importantes. La primera en rendirse será Peñiscola, tras ella Cantavieja y Miravet entre otras.

Precisamente en este el momento, el Castillo de Monzón vuelve a ser protagonista, puesto que se convertirá en el abanderado de la defensa de la orden de Temple. En definitiva será el último en capitular, aunque rodeado y en solitario nada pudo hacer contra los ejércitos de la Corona de Aragón. La entrega definitiva se llevará a cabo el 24 de Mayo de 1309.

La remodelación durante la Guerra de Sucesión.

La llegada de la Edad Moderna y las guerras contra los franceses, por parte del monarca español,  Felipe IV en el siglo XVII, llevarán a la pérdida progresiva de interés en el castillo y en la ciudad de Monzón.

Pero un nuevo acontecimiento proporcionará un nuevo cambio de rumbo a la historia del Castillo de Monzón. En concreto la Guerra de Sucesión española, que si comenzó con el siglo XVIII, no será hasta 1705 cuando llegue a España.

Esta llegada de la guerra de Sucesión se producirá con el desembarco del archiduque Carlos en Barcelona, con la intención de hacerse con el control que ejercía en España el rey designado como heredero al trono, Felipe V. Durante este primer periodo en los territorios aragoneses se puede decir que vivieron entres dos aguas. Por un lado condes aragoneses apoyaban a Carlos, mientras otros apoyaban a Felipe V. Conviene subrayar que no será hasta el año 1710, cuando la frontera quede establecida en Lérida, que Felipe V mande convertir el Castillo de Monzón una fortaleza Moderna.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
Garita de vigilancia

Para ello se construían baluartes, se colocaran baterías de cañones y se reforzará toda la muralla exterior para contener los ataque modernos a base de cañonazos. Una de las remodelaciones más curiosas tendrá lugar en la torre del homenaje, precisamente la primera en ser construida durante el periodo musulmán. Esta se trató de recortar la altura de la misma, el propósito era evidente, restar un punto de referencia a la artillería enemiga. Esta remodelación es la que ha conferido al Castillo de Monzón la fisonomía actual, más alejada de los castillos medievales, y más cercana a las fortalezas modernas.

El Castillo de Monzón visto desde sus cinco de sus periodos bélicos.
La nueva puerta de entrada, donde se observan las rendijas para las armas de fuego

La Guerra de Independencia en el Castillo de Monzón.

El levantamiento del 2 de mayo de 1808 en Madrid, contra el gobierno francés de José Bonaparte, es el pistoletazo de salida de la Guerra de Independencia española. Solo un año después las tropas francesas dirigidas por el Mariscal Suchet se hacían con el control del Castillo de Monzón.

Tras 4 años de guerra las tropas española inician el asedio al Castillo de Monzón, este está considerado uno de los mayores ejemplos de resistencia por parte del ejército francés. De la táctica usada por las tropas española, ha quedado constancia en las bases del castillo.

El Castillo de Monzón visto desde cinco de sus periodos bélicos.
Las galerías excavadas en piedra.

Varias galerías fueron excavadas, por los soldados españoles, directamente sobre  las rocas  que sustentaban  la zona amurallada del castillo. El propósito era claro, colocar una serie de explosivos que echaran abajo los cimientos del castillo. Algo que no conseguirán entre otros motivos por la resistencia de la montaña. Pero también por el contraataque de los franceses, que excavaron túneles desde los anteriores dormitorios de época templaria, hasta dichas galerías. Todo ello con el firme propósito de abortar el avance de los españoles,mediante la colocación de minas trampa.  Este juego de guerrillas duro más de un año, hasta que el 15 de febrero de 1815 y tras la caída de la ciudad de Lérida, las tropas francesas se ven en la obligación de abandonar el castillo de Monzón.

El castillo de Monzón como escenario de la Guerra Civil española.

Este conflicto no necesita presentación, la guerra sucedida entre 1936 y 1939 tiene su reflejo en la sociedad actual. Aunque sí que es más desconocida la participación del castillo de Monzón en la contienda.

El valle del Cinca fue uno de los sitios más complicados de controlar por la fuerzas del Bando Sublevado. La forma de resistencia fue mediante la elaboración de las denominadas colectividades. En concreto estas estaban formadas por miembros de los partidos republicanos como el PCE, a los que se sumaban los sindicatos pobreros de la CNT y la UGT.

El Castillo de Monzón visto desde cinco de sus periodos bélicos.
La galería excavada en piedra que sirvió como refugio antiaéreo

Para acabar con estas colectividades, aparte de las evidentes detenciones de sus miembros, se inicia una campaña de bombardeos. Es en este punto donde los milicianos deciden utilizar las dependencias del castillo de Monzón con un doble motivo. En concreto como almacén y en segundo lugar como refugio antiaéreo. Para este menester son usadas tanto las galerías subterráneas excavadas un siglo antes por el ejército español, como las dependencias interiores, En concreto una sala también excavada en piedra bajo la antigua iglesia Templaria de San Nicolás. Esta que anteriormente había sido usada como almacén de municiones, caballerizas, e incluso como cárcel, pasará a la historia de la Guerra Civil como refugio antiaéreo de la población de Monzón.

El castillo de Monzón a día de hoy.

Hoy día está catalogado como bien de interés cultural y protegido como monumento nacional. Además se pude visitar de Miércoles a Domingo a un precio de 3€, con los consiguientes descuentos.

Mas información: monzon

Bielowieza, el último refugio del Bisonte de Altamira está en peligro.

En el fondo es sumamente complicado adivinar el papel que ejerció el bisonte europeo en el Paleolítico superior.  Aunque evidentemente tuvo que tener uno de los principales.

Solo es necesario observar la denominada capilla Sixtina de la prehistoria, la cueva cántabra de Altamira, para hacernos una idea de dicho papel. El porqué, de que los artistas paleolíticos pintaran los bisontes en el techo de esta cueva es algo que nunca conoceremos con certeza. Del mismo modo que tampoco conoceremos porqué fue el animal más pintado, sumando todas las representaciones artísticas paleolíticas, conocidas hoy día. A todo esto debemos sumar, que posiblemente y con datos de registro arqueológicos, fue de los menos consumidos por el hombre en dicha época. Evidentemente todos estos datos llevan a los expertos a pensar en una especie de mitología hacia ese animal, por parte del hombre del paleolítico.

El bisonte de la cueva de Altamira

Todo lo relatado sucedió hace más de 10.000 años, cuando el bisonte europeo dominaba las estepas heladas de la gélida Europa. En concreto a finales de la última glaciación conocida.

El punto y final de esta glaciación llevo a nuevos sistemas de vida, a modo de resumen podemos señalar la llegada de los grandes bosques a Europa y el posterior Neolítico.  Donde el Homo Sapiens comenzó a dominar todo el territorio. En consecuencia se procedió a través de miles de años al arrinconamiento de especies animales. En las próximas líneas descubriremos el lugar donde fueron a parar los descendientes del bisonte de Altamira. Además de conocer el peligro al que hoy día están sometidos.

El refugio de bisonte en el último gran bosque primario de Europa.

Entre los estados de Polonia y Bielorrusia encontramos el último de los grandes bosques primarios europeos.  Aunque existan algunos otros, tanto en los Balcanes, como en Escandinavia, no se pueden considerar “grandes bosques”. Esto es debido a que son reductos minoritarios, y en cierta forma invadidos por bosques secundarios.

Cuando hablamos de bosques primarios, nos referimos  aquellos en los que el ser humano no ha actuado de forma directa sobre los mismos. Además hoy día se pueden encontrar en ellos especies vegetales primitivas, además deben posibilitar la presencia estable de especies de animales autóctonos.

Una excursión en bicicleta por el enorme bosque primario

Bielowieza cumple sobradamente estos requisitos, por lo menos de momento. Por dicho motivo fue declarada Reserva de la Biosfera en 1976 y Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1979.  Ambos títulos pertenecían en un principio solo a la parte polaca, ya que fue la más interesada en preservar estos bosques primarios. Años después tras la desintegración de la URSS, estos títulos llegaron a la parte bielorrusa, pese a lo cual hoy día es más habitual y sencillo visitar la parte polaca.  En concreto porque  no existen las restricciones del país exsoviético, en la que no se puede acceder sin un permiso previo del gobierno.

Por lo tanto lo que leeréis  a continuación se basa en la parte polaca, que tuve el gusto de visitar en 2015.  En primer lugar destacar que se accede desde el municipio fronterizo del mismo nombre, Bielowieza. Dicho parque está abierto todo el año, pero hay que tener en cuenta la climatología, ya que posee el típico clima continental, de inviernos secos y fríos con veranos cálidos y más lluviosos.

¿Qué es Bielowieza?

Sin duda la parte más interesante de la Selva de Bielowieza son sus espectaculares bosques primarios, todo el parque y los alrededores son la morada del bosque templado europeo en su máximo esplendor, olmos, fresnos, hayas, robles y en especial espectaculares abetos. Todo ello aderezado por un magnífico sotobosque, del cual no se retiran los árboles caídos, formando el hogar de insectos y hongos, que mezclados con helechos y musgos confieren esta espectacular selva única en Europa.

El rico sotobosque de Bielowieza

Desgraciadamente no podemos decir lo mismo de los grandes animales, no es que no hallan actualmente, sino que su población ha sido continuamente mutilada durante la historia. En la actualidad el bosque está ocupado por gran cantidad de cérvidos; como alces, corzos o ciervos, junto a otras especies como jabalíes, nutrias, tejones y castores. Entre los depredadores, lobos, corzos y linces, la mayoría de ellos reintroducidos en el siglo XX.

La misma suerte corrió nuestro protagonista, el bisonte europeo. Bielowieza posee hoy día, prácticamente el último reducto en Europa de esta especie animal. Que, como ya hemos comentado durante el paleolítico, ocupó uno de los primeros puestos entre las preferencias de los artistas que pintaron las cuevas.

Breve historia del bisonte europeo en Bielowieza.

El bisonte ha estado históricamente en manos de los habitantes del bosque de Bielowieza.  Desde los reyes polacos, instalados en las cercanías del parque, a partir del siglo XV a modo de residencia de verano.Para los cuales los bisontes suponían su coto privado de caza y solo ellos podían cazarlo, este hecho sin embargo, llevó en un principio a su mantenimiento y procreación.

Peor le irá al bisonte, la llegada de los rusos en el siglo XIX y los alemanes a principios del siglo XX. Ya que estos últimos fueron los encargados de acabar, precisamente, con el último de los bisontes de Bielowieza en 1912.

 Por suerte en 1929, y con la vuelta de los polacos, se reintrodujeron cuatro ejemplares comprados a los zoológicos europeos.  Estos pese a las vicisitudes de la ocupación rusa, y alemana en la posterior Segunda Guerra Mundial, consiguieron sobrevivir. En concreto,  hoy día más de 400 ejemplares viven en libertad en dicho bosque.

Visitar Bielowieza

Existen múltiples formas de conocer el parque, desde rutas senderistas, rutas en bicicleta, o en trineo en invierno. Pero la única forma de ver en libertad a los animales es a través de los guías del parque, no se puede acceder a la parte central del mismo sin la compañía de uno de ellos.

Para lo cual deberemos dirigirnos a la única cabaña que existe en la entrada del mismo, allí nos informaran perfectamente de todas las rutas existentes, nunca te aseguran por completo la visualización de estos animales, pero es evidente que conocen todos los itinerarios de estos animales. La mejor hora para verlos es antes de amanecer, como en esta zona sobre todo en verano es muy pronto hay que madrugar para observarlos.

Entrada al Parque Nacional de Bielowieza

Para los menos madrugadores o que no tengan la preparación para largas caminatas que requiere su avistamiento, (hasta 6 horas), existe en las inmediaciones un reciento cerrado con varios ejemplares en cautiverio.

¿Por qué está en peligro Bielowieza?

Entre las primeras frases de este artículo dejada en el aire un inquietante; “por lo menos de momento”. Ya que todo este fenomenal espacio natural se ha puesto en peligro en 2016.  El gobierno polaco puso en práctica un proyecto de tala masiva de abetos, supuestamente para acabar o minimizar una plaga de escarabajos, que según dicho gobierno pueden acabar con el ecosistema.

 Las protestas de los ecologistas no se hicieron esperar, en junio llegó una comisión de Greenpeace para investigar en la zona, después de la cual no queda clara la intención del gobierno.  Por un lado los responsables del parque aseguran que solo se está talando la zona periférica del parque, según ellos es necesario para salvar el resto de los arboles. Para el grupo ecologista, estos insectos llevan mucho tiempo en el bosque y antes nunca había supuesto una preocupación.  Por otro lado los ecologistas aseguran que las talas de 2016 triplican las del año anterior. Es evidente que la venta de madera es uno de los negocios más productivos de esta zona de Europa y  por lo tanto puede estar detrás del permiso del gobierno.

Pero lo cierto es que uno de los dos está poniendo en peligro la naturaleza, ¿es el escarabajo o el ser humano? espero que las próximas noticias sean más halagüeñas, por el bien del último gran bosque de la Europa Occidental.

Mas info: bialowieza  lavanguardia

Imágenes: commons.wikimedia

Bédeilhac, la cueva prehistórica que protagonizó la 2ª Guerra Mundial.

 

La vertiente norte de la cordillera pirenaica es una enorme muralla compuesta por impresionantes rocas calizas. Su formación tuvo lugar  durante la orogenia alpina, hace 55 millones de años, cuando el choque de las placas africana y europea hizo emerger la cordillera. Tras lo cual, estas rocas fueron sometidas a una gran erosión cárstica, a la que se sumó la erosión superficial de cientos de ríos en su camino al Atlántico. Todo ello ha conformado un paisaje de barrancos, cañones, galerías subterráneas, cavidades y cuevas.

Paisaje típico de la vertiente norte de los Pirineos

Precisamente estas últimas son las que nos ocupan hoy día. Ya que esta constatado que más de un cincuentena de ellas fueron habitadas por el Homo Sapiens tras su llegada a Europa. En concreto a partir del Paleolítico, una de las épocas más frías de nuestro planeta. En Caminando por la historia, ya hemos conocido dos de ellas, estoy hablando de la Cueva de Niaux y sus espectaculares pinturas negras. Y en segundo término la Cueva de Mas d’Azil sin duda una de las más importantes de todos los Pirineos.

El Grabado en placa mas famoso de Bédeilhac, de un joven bisonte

Pero hoy toca hablar de otra de ellas, la cueva de Bédeilha, conocida y estudiada desde el siglo XIX. Pero será precisamente en 1906 cuando Henry Breuil, una vez más, sea quien descubra en su interior pinturas paleolíticas. Tras lo cual, posteriormente fueron datadas como pertenecientes al denominado periodo Magdaleniense, ósea alrededor de hace 15.000 años.  Ahora bien, podríamos catalogar a Bédeilhac como una de tantas cuevas Paleolíticas del Pirineo. Pero lo que la hace especial pasó durante el siglo XX, en concreto durante la 2ª Guerra Mundial.

Una cueva descomunal.

Sin duda es lo primero que salta a la vista. La cueva de Bédeilhac tiene más de un kilómetro de profundidad. Además tiene al menos seis galerías internas donde se han localizados la mayor parte de los restos prehistóricos. Pero lo que más llama la atención, y el motivo que nos atañe, es su espectacular entrada de más de 17 metros de altura y cerca de 50 metros de anchura.

La cueva en una imagen de 2014

Estas descomunales medidas sirvieron para convertirla en un taller de reparaciones durante la 2ª Guerra Mundial, y posiblemente como pista de despegue de los aviones alemanes. Este último aspecto debidamente entrecomillado, ya que la mayoría de estudios se decantan por la falsedad de este último punto.

¿Qué sucedió?

Tras el estallido de la 2ª Guerra Mundial, en el mes de Septiembre de 1939, el gobierno francés decide pasar a la acción. En consecuencia emite una circular donde exige a las industrias, principalmente armamentísticas, su protección ante intentos de sabotaje o destrucción, por parte del rival alemán.

En dicho contexto aparece la figura de Emile Dewoitine, uno de los grandes constructores de aviones franceses. Entre otros, de su taller en Toulouse salía a diario el mejor avión de guerra del ejército francés, me estoy refiriendo al Dewoitine D520.

Dewoitine D 520

Tras desechar la idea de instalarse en la cueva de mas d’Azil.  El empresario de Toulouse decide preparar Bédeilhac para instalar allí su planta de ensamblaje de aviones. Por lo tanto, a finales de 1939 empieza los trabajos de nivelación, y posterior asfaltado de la entrada de la cueva.

En junio de 1940 ya se había habilitado 350 metros, estos sirvieron de cobijo a los primeros aviones que llegaban de Toulouse. Aunque ese mismo mes, todo se detendrá de golpe. El motivo, el armisticio firmado por el Hitler y el Mariscal Pétain, este último el líder del régimen colaboracionista francés. Por cierto y como es conocido,  esta firma se celebró, en el mismo vagón donde tuvo lugar la firma del  armisticio, de la primera Guerra Mundial entre alemanes y franceses. El sitio elegido no fue casualidad, sino la devolución de la humillación que los alemanes habían sufrido en 1918.

A partir de ese momento, la actividad en nuestra protagonista, pasará a un segundo término. Ya que durante la Francia de Vichy, el férreo control alemán imposibilitó su función.

La Wehrmacht toma el control.

El 8 de noviembre de 1942 las tropas aliadas inician la operación Torch. Esta se convierte en un desembarco de tropas aliadas en el norte de África, con la clara intención de acabar con el dominio de Alemania en dicho continente. Además de ser punta de lanza para la ofensiva contra la Italia de Mussolini. La reacción no se hizo esperar, tres días después Alemania finiquitaba los escasos recursos de la Francia de Vichy.

Reparaciones de un avión alemán en Bédeilhac

El peligro para el III Reich era evidente. El control del mediterráneo por parte de los aliados, suponía como ya me he referido, vía libre contra el gran aliado en Europa de la Alemania de Hitler, que no era otra que Italia.

Por dicho motivo la Wehrmacht alemana decide ocupar la cueva de Bédeilhac. Sin duda juega a su favor la estratégica situación. Dicha ocupación se convertirá, en la época más oscura en lo referente a información de esta cueva, durante el periodo de la 2ª Guerra Mundial. Por un lado esta constatada la ocupación de la misma para realizar trabajos de reparación de aviones. Aunque en el aspecto de que sirviera como pista de despegue de aviones alemanes, como ya me referido,  surge la controversia.

Un despegue desde Bédeilhac

Hoy día, la mayoría de historiografía se decanta por que no existió ningún despegue, desde la pista preparada para tal efecto, durante el periodo de la  2ª Guerra Mundial.  A pesar de ello, sigue habiendo las evidentes referencias de testigos que lo aseguran, aunque no se les ha concedido gran credibilidad.

Georges Bonnet si despegó desde Bédeilhac.

En 1972 el piloto de Tarbes, Georges Bonnet, fue invitado a intentar constatar que los despegues y aterrizajes en Bédeilhac eran posibles. De esta manera a los mandos de un Morane Rallye, dicho piloto despegó  y aterrizó en la cueva en varias ocasiones durante ese año. Este hecho lo volvió a repetir  dos años después, en concreto durante el rodaje de un reportaje para la Televisión Francesa, y además con el Morane Rallye  camuflado como un avión de guerra alemán.

El avión de Bennet

Puestos a especular.

Sin ir más lejos, el mítico Stuka alemán, que fue uno de los aviones más utilizados por la Luftwafe alemana durante la 2ª Guerra Mundial. Más concretamente despegando y aterrizando el uno de los portaviones más importantes de Alemania. Me estoy refiriendo al Graf Zeppelin que atesoraba una eslora de 262 metros. Esta medida era muy inferior a los 350 metros acondicionados de la Cueva de Bédeilhac. Por  lo tanto en un principio no parece tan descabellado el tema del despegue de aviones desde Bédeilhac. Por lo que un servidor seguirá buscando evidencias de certeza en este apasionante tema. Aunque poniendo un toque de humor, no me imagino un fallo de cálculo en el aterrizaje.

Por último y pese a todo lo relatado, no valláis a Bedéilhac a preguntar por el avión  de Georges Bonnet expuesto en la entrada. Los guías del complejo lo contemplan, como una anécdota, comparada con la enorme importancia que dicha cueva tiene para la compresión del Paleolítico Superior.

Mas info: grotte-de-bedeilhac

Imágenes: commons.wikimedia   grotte-de-bedeilhac

¿ El auténtico Santo Grial, es de la Corona de Aragón?

El santo Grial es una de las reliquias más importantes de toda la cristiandad.  Conviene, desde un principio, señalar la importancia que las reliquias han tenido durante toda la historia entre las comunidades cristianas, pero en especial durante la Edad Media. En realidad, la mayoría de ellas surgieron entre los primeros cristianos, los cuales fueron perseguidos y muchos de ellos convertidos en mártires o santos. Tras lo cual la comunidad cristiana guardaba una parte de este santo, sus vestimentas, o cualquier objeto personal que hubiera pertenecido al mismo. La tenencia de una reliquia por parte de una catedral, iglesia o monasterio durante la Edad Media era motivo de beneficio económico y social, ya que miles de peregrinos se desplazaban a estos lugares simplemente para su contemplación.

El santo Grial.

Como ya he referido el  Santo Grial es una de las reliquias más importantes. En realidad  para la cristiandad fue el recipiente donde Jesús bebió durante la última cena. Tras lo cual fue a parar a manos de José de Arimatea, propietario del sepulcro donde se enterró a Jesús, y este lo usó para recoger la sangre de Cristo en la misma cruz.

La última cena pintada por Juan de Juanes en el siglo XVI. (fijaros en el parecido con nuestro protagonista)

A partir de este momento entrará en juego una serie de elementos que se entremezclan, entre la realidad, la leyenda o las sagradas escrituras para poder seguir el rastro del Santo Grial.

En cuanto a donde se encuentra en la actualidad, varios sitios se disputan el título. Algunos con inverosímiles historias y otros sujetos a cierta lógica argumental, entre estos lugares siempre salen Nantes, Génova, Viena, Nueva York y un amplio etcétera, la mayoría de ellos descartados por la datación de los materiales. Tres de las que más posibilidades se les han concedido, están en España, uno en la catedral de León, y el otro en O Cebreiro, en pleno camino de Santiago.

 Aunque dejamos para el final, el que más números para ser el real le ha otorgado la historiografía y las dataciones modernas. En efecto nuestro protagonista el Santo Grial y su periplo por la corona de Aragón que le llevó en 1437 a la Catedral de Valencia, por cierto uno de los reinos que estaban anexionados en ese siglo XV a la Corona de Aragón.

Es necesario repetir que  la mayor parte de la argumentación corre a caballo entre leyenda, la tradición oral, o las sagradas escrituras. Que cada cual las interprete a través de sus creencias e inquietudes.

Los primeros pasos del Santo Grial.

Dos serán los primeros protagonistas del devenir del Santo Grial camino de Aragón.  Ya que los primeros pasos del mismo, tras abandonar Jerusalén, hay que buscarlos en Roma. Donde los cristianos viven perseguidos y obligados a ejercer su religión de forma intima en las catacumbas cristianas que pueblan la ciudad eterna.

Las catacumbas de Roma, donde los cristianos se escondían

Estos dos protagonistas son dos de los perseguidos, en concreto el Papa número 24, Sixto II, y uno de sus diáconos el oscense San Lorenzo. Ante la inminente pérdida de libertad del Papa, pide a su diácono que ponga a salvo las reliquias cristianas que se hallaban en Roma.

El 8 de agosto del año 258 y  en una de las épocas más convulsas de Roma, moría decapitado el Papa Sixto II. Ante la proximidad de correr la misma suerte el diácono San Lorenzo hace enviar el Santo Grial a su ciudad natal Huesca.

De esta forma llego a la capital oscense, donde se mantuvo hasta el año 711, aunque no existan datos muy fidedignos, el sitio que puedo estar durante esos siglos fue la antigua Iglesia de San Pedro.

Camino a la Jacetaina

En el año 711 los árabes llegan a la península ibérica, para comenzar la conquista de la misma, en manos de los visigodos cristianos. Desde el sur al norte se irán haciendo con todos los territorios, en concreto Huesca será conquistada en el año 719. Aunque previamente y ante la inminente llegada del invasor deciden esconder el Santo Grial.

A continuación debemos ponernos en situación para comprender las vueltas que dará el santo Grial. Durante los siguientes tres siglos el norte de la provincia de Huesca será el punto de encuentro y disputa entre árabes, francos carolingios, y posteriormente navarros. Todos ellos en pos de hacerse con estas tierras pirenaicas. En medio los oscenses huidos tras la llegada de los musulmanes a Huesca. Entre sus deberes la protección de la reliquia del cristianismo. Dicha protección llevará el sello de nobles y obispos, es pos de conseguir el poder que conferían las reliquias en la Alta Edad Media.

Seis como mínimo, son los lugares por los que paso nuestro protagonista. Para empezar una pequeña cueva cerca de Sabiñanigo, en concreto Santa Orossía en la localidad de Yebra de Bassa.

San Pedro de Siresa

Tras ella dos monasterios, posiblemente fundados durante el periodo visigodo, acogerán el Santo Grial. Por un lado el Monasterio de San Pedro de Siresa, lugar de paso desde los tiempos romanos. Y en segunda instancia San Adrián de Sásabe, más pequeño que el anterior y situado en la localidad de Borau.

El siguiente destino fue un pequeño municipio denominado Bailo, donde se supone cayó en manos del algún noble influyente de la época. Seguidamente volverá a pasar a manos de la iglesia, en concreto al lugar en el cual pasará más de tres siglos, exactamente al Monasterio de San Juan de la Peña. Aunque en los primeros años debió compartir la reliquia con la nueva capital de la Jacetaina, en especial tras la construcción de la Catedral de Jaca, con la consiguiente instauración de la sede diocesana.

El auténtico Santo Grial es de la Corona de Aragón
Claustro de San Juan de la Peña

Pero el mayor tiempo, el Santo Grial, lo pasó en el monasterio de San Juan de la Peña, en el cual recaló más de tres siglos que separan su llegada en 1077, hasta su siguiente traslado en 1399. Durante este periodo, el monasterio se convertirá en lugar de obligado descanso de los peregrinos, que acudían a la tumba del Apóstol en Santiago de Compostela. A pesar de la desviación del camino, no podían dejar de contemplar la reliquia donde Jesús bebió en la última cena.

Al Palacio de la Aljafería.

El Santo Grial estuvo en la Monasterio de San Juan de la Peña hasta el año 1399, cuando rey de Aragón, Martín el Humano, decide trasladarlo a un lugar más importante dentro de los entresijos de la monarquía. El sitio elegido el Palacio de la Aljafería en Zaragoza.

El auténtico Santo Grial es de la Corona de Aragón
El Palacio de la Aljafería

El rey Martín I de Aragón pasa por ser un adelantado a su tiempo. El sobrenombre de “humano”, le viene dado por su pasión por los libros. Su biblioteca está considerada como una de las primeras de España, y de alguna forma se le considera un precursor del humanismo. También fue un firme defensor de las nuevas ciudades medievales como centro de poder, este será el principal motivo por el cual recale en el Palacio de la Aljafería el Santo Grial.

El último viaje hasta Valencia.

Este último viaje vino de la mano de uno de los sucesores del anterior, por cierto otro gran humanista, estoy hablando de Alfonso V el Magnánimo. En 1437 el Reino de Aragón dominaba ampliamente el mediterráneo occidental, todas las grandes islas eran dominio del Rey de Aragón. Desde las Baleares, a Córcega, Sicilia y Cerdeña, pero también prácticamente la mitad sur de la Península Itálica que estaba ocupada por el Reino de Nápoles, también en poder del Rey de Aragón.

Por lo tanto necesitaban puertos importantes y sin duda Valencia fue el mejor ejemplo, en el siglo XV se convirtió en la ciudad más grande del Reino de Aragón en la península Ibérica.

el Cáliz hoy día en la Catedral de Valencia

Allí, en su catedral, decidió casarse el rey Alfonso V con María de Castilla.  Tras lo cual, unos años después decide el traslado  del Santo Grial a la Sala Capitular de dicha Catedral de Santa María de Valencia. Desde 1437 hasta día de hoy lugar de residencia, del presumiblemente verdadero Santo Grial.

La pruebas de autenticidad.

Es evidente que la certeza de que sea el Santo Grial original nunca se podrá constatar. Ahora bien, una serie de pruebas lo acercan a dicha autenticidad. En concreto estas fueron realizadas por el Catedrático de Arqueología de Zaragoza, Antonio Beltrán, en los años 60 del siglo XX. La datación del vaso principal resultó ser del siglo I y el material, calcedonia, muy usado en dicha época en talleres de las cercanías a Jerusalén. Estos datos pueden ser indicativos de autenticidad, en cambio los adornos de las asas con incrustaciones de piedras preciosas, están datadas de la época en la cual el Santo Grial residía en  el Monasterio de San Juan de la Peña.

Por último destacar, que el actual Papado, sin hacer oficial su opinión de que el Santo Grial de Aragón sea el autentico. Últimamente ha dado muestras de decantarse hacia el  mismo, en concreto dos Papas, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Ya que ambos en sus respectivas visitas a Valencia han accedido al mismo para llevar a cabo las misas en público. Este hecho constata la predilección de la Iglesia hacia el Santo Grial de Aragón como el autentico cáliz que uso Jesús en la Santa Cena.

Imágenes: commons.wikimedia

Ocho cosas que debes saber sobre el Panteón de Roma.

Aunque posiblemente sea innecesario elegir uno de los magníficos edificios levantados por la civilización romana. Personalmente considero  el Panteón de Roma como el más espectacular de todos ellos. Por lo menos, esa es la conclusión que extraje sobre mi visita a Roma.

El panteón actual no es el original.

Aunque este primer apartado no debe restar un ápice de importancia a lo referido anteriormente. Es necesario conocer que el panteón original fue construido a partir del año 27 aC. mientras el que podemos observar hoy día fue erigido entre los años 118-125 dC.

El motivo fue el pavoroso incendio que sufrió el original en el año 80 dC. Por lo que el emperador del momento, en concreto Domiciano, decide su reconstrucción. Pero esta no debió satisfacer a uno de sus sucesores., me estoy refiriendo a Adriano. Este último será el que decida construir, sobre el primero, el espectacular Panteón que vemos hoy día.

Nunca llevo el nombre del emperador Augusto.

A pesar que durante la historia se ha conocido, como un edificio consagrado al primer emperador romano Augusto, nunca ha llevado su nombre.  Ya que  todavía hoy día lleva el nombre de su primer constructor, el Panteón de Agripa. Buena fe de ello lo encontramos en el arquitrabe del edificio actual, con la inscripción original del primer edificio.

Ocho cosas que debes saber sobre el Panteón de Roma.
La inscripción del templo original.

Detrás de este motivo, parece estar la necesidad del primer emperador, de huir de la figura del emperador divinizado.  No debemos olvidar que fue el primero de los emperadores, y por lo tanto la antigua Roma seguía teniendo muy en cuenta el pasado reciente. En concreto, me estoy refiriendo por un lado a la antigua República de Roma con más de cinco siglos de historia. Pero en especial el final del que podía haber sido el primer emperador, Julio César, que murió asesinado por intentar nombrarse rey.

El lugar elegido para su construcción no fue aleatorio.

En este punto nos debemos volver a centrar en el impulsor del edificio. Marco Vipsanio Agripa, fue uno de los generales y políticos  romanos más afines al primer emperador romano, además de estar casado con una de las hijas del mismo.

El sitio elegido fue fuera de las murallas de Roma, en unos terrenos propiedad de la familia Agripa. Pero además en este punto existía una de las leyendas de Roma, en concreto era el lugar donde había desaparecido, uno de los posibles fundadores de la ciudad en el año 752 aC. exactamente Rómulo. Desde siempre considerado por los romanos el primer rey de Roma y convertido en Dios, a partir de su desaparición.

La cúpula más grande de la historia hasta el siglo XX.

Sin duda el punto más conocido de esta construcción y por el cual resulta más espectacular. En total la cúpula tiene un diámetro de 43,30 metros. Los arquitectos de toda la historia, y todavía hoy día, siguen especulando como fue realizada. Uno de los más importantes del renacimiento, en concreto Brunelleschi, lo visitó en varias ocasiones, para copiar la espectacular cúpula de Duomo de Florencia.

Maqueta a escala real del Panteón de Roma

Hoy día se ha llegado a un consenso bastante generalizado de cómo se construyó. Todos los estudiosos del tema coinciden en que el elemento más innovador fue la forma de colocar las cimbras.  Estas son los soportes de madera que sostienen el hormigón líquido, hasta que cuaje perfectamente. En concreto en la cúpula del panteón colocaron 28 de estas, este motivo hoy día se observa la partición de la misma. Definitivamente la forma de colocarlas fue a través de 28 grúas, las cuales se sustentaron es la base donde se asienta la cúpula. La forma de mantenerlas, para que aguantaran el peso, fue mediante múltiples cuerdas atadas al suelo y en el exterior de edificio.

Como ya he comentado fue la cúpula más grande de la historia, hasta el siglo XX y  a pesar de las grandes obras similares construidas. Para hacernos una idea del enorme merito constructivo podemos nombrar algunas de ellas:

La primera a comentar en base a la cronología seria la cúpula de Santa Sofía en  Estambul. La cual fue mandada a construir por el emperador bizantino Justiniano en el siglo VI dC. Su medida no supero a la de nuestro protagonista, ya que se quedó en 31,87 metros.

Los que más se aproximaron fueron los grandes constructores del Renacimiento italiano. Tanto, la anteriormente comentada cúpula del Santa María del Fiore en Florencia, como la cúpula de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, tienen 42 metros de diámetro.

Pero se tendrá que esperar a finales del XIX o principios del siglo XX para que proliferen las cúpulas que superaran las dimensiones del la de Panteón romano. De esta época hay varias en Alemania e Inglaterra, pero el país que tomará el relevo en cuanto a  enormes cúpulas constructivas, y con más determinación, será el nuevo “Imperio” del siglo XX. Los EE.UU tiene hoy día los mayores ejemplos, sin ir más lejos en la Universidad de Virginia o en la National Gallery de Washington.

¿Para que servía el óculo?

El óculo es el enorme agujero central de casi 9 metros de la cúpula, por cierto, por el cual se sigue mojando a diario el suelo cada vez que llueve. En este apartado hay que comentar que la mayoría se decanta por ser una medida constructiva. Es totalmente evidente que sirve para restar peso a la cúpula, lo cual ha sido clave para que se haya sostenido sin ninguna intervención hasta el día de hoy.

Ocho cosas que debes saber sobre el Panteón de Roma.

Pero también existen otras hipótesis, como por ejemplo, los que defienden la construcción del templo con simbolismo terrenal. Donde la cúpula representa el cielo y el óculo el sol. La siguiente hipótesis revela que sirve para conmemorar la fundación de Roma el 21 de abril del 753 aC. Ya que es el día del año que el halo de luz solar se proyecta directamente sobre la entrada del edificio.

Pero la que tiene más peso, a parte de la constructiva, también  tiene que ver con la entrada del sol por el agujero. Aunque no existan pruebas fidedignas, se cree que era este punto era usado por los emperadores como elemento de culto personal. En concreto, tras Adriano, los emperadores recibían las visitas a una hora concreta del día. Esta hora coincidía con la entrada el sol por el óculo que se proyectaba en el lugar donde se colocaba el trono del emperador. Evidentemente dando sensación de ser el centro del universo.

En Roma tuvo un sucedáneo.

Este sucedáneo de Panteón, fue mandado a construir por el propio Adriano, es de suponer que si Augusto ya tenía su mausoleo el necesitaba otro. Además este también se mantiene hoy día en pie, a pesar de estar enormemente cambiado. Me estoy refiriendo al Castillo de Sant Ángelo.  Entre otras cosas le delata  su forma redonda, no muy habitual en los castillos.

El pasado romano de este edificio es menos conocido que otras partes de su historia. Como por ejemplo la conexión con el Vaticano al principio de la Guardia Suiza. Pero en él reposan las cenizas de varios emperadores romanos. Sin ir más lejos las de propio Adriano, que no pudo ver acabada su obra por su muerte en el año 138 dC. Pero también de los conocidos Antonino Pío, Marco Aurelio, Cómodo o Caracalla.

¿Por qué se ha mantenido hasta hoy día?

Cualquier persona que pasee por Roma hoy día, puede imaginar por un lado la gran ciudad imperial que fue.  Pero también, el enorme expolio que los restos arqueológicos que han sufrido en la ciudad desde el final del Imperio Romano en el año 486, a manos de los ostrogodos.

Lo que salvó a nuestro protagonista, vino de un gesto del emperador bizantino Nicéforo Focas. Teniendo en cuenta que el año 609 la  ciudad de Roma era parte del Imperio Bizantino reconquistada por Justiniano. En dicho año el edificio fue donado al Papa Bonifacio IV, que lo consagrará como la Iglesia de Santa María de los Mártires.

Reconversión en Templo cristiano.

 

Este gesto hizo que no corriera la misma suerte que otros edificios romanos. Aunque durante toda su historia se han cometido algunos improperios, como la construcción de dos campanarios, luego por suerte retirados. También, la pérdida para siempre, de la genuina puerta de bronce con incrustaciones de oro.

Su ilustre personaje del siglo XIX.

Esta realmente es una de las cosas más curiosas del Panteón de Roma. En el descansan los restos mortales de Víctor Manuel II. Este pasó por ser el primer rey de la Italia reunificada. Este concepto lo podemos contemplar como extraño, ya que en definitiva Italia nunca había existido hasta ese año 1861 cuando Víctor Manuel  se adjudicó dicho título de Rey de Italia. Por cierto la unificación no acabó hasta 1870.

Víctor Manuel II, casi siempre representado sobre su caballo

Que el lugar elegido para enterrarse, sea el mismo, que se erigiera como templo al primer emperador de Roma. Realmente tiene un significado, ya que desde la caída del Imperio Romano quince siglos antes, nunca la península itálica había estado bajo los designios de un mismo hombre.

Hoy día el Panteón de Roma se puede visitar gratuitamente durante todo el día, por cierto uno de los últimos edificios que todavía se entra de esta forma en Roma. Las últimas noticias que llegan al respecto, nos dicen que a partir de mayo de 2018, dejará de ser gratuita, y pasará a costar 2€.

Imágenes: commons.wikimedia   pixabay

No le den más vueltas, la muerte de Hitler será de un tiro en la cabeza.

A pesar de la mayor parte de la historiografía mundial da por hecho la muerte de Hitler por suicidio. No es menos cierto, que la falta de los restos humanos del líder nazi han despertado todo tipo de interpretaciones.  Por otro lado destacar, que lo más curioso de la frase que da título a esta entrada, fue escrita por Haffner, cinco años antes del supuesto suicidio de Hitler en su bunker de Berlín.

Antes de entrar en materia, me gustaría explicar algo que me persigue desde que visito los sitios históricos, y no es otra cosa que las sensaciones que a veces estos te despiertan. En concreto esta sucedió durante una de mis visitas a Berlín, en la cual puse mis pies sobre aquel frio e impersonal aparcamiento de tierra. A sabiendas que debajo del cual se encuentran los restos del bunker, donde presuntamente paso sus últimos días Hitler.

la muerte de Hitler será de un tiro en la cabeza
Debajo de este aparcamiento están los restos del bunker de Hitler.

Aunque en un principio aplaudo la decisión de las autoridades berlinesas de cubrirlo bajo toneladas de tierra. Evidentemente con la intención de no convertirlo en un santuario a Hitler. Tuve la extraña sensación que este hecho podía suponer un efecto contrario, ya que algunos se escudan en este hecho, para asegurar que dicha acción está promovida para esconder pruebas de la supervivencia de Hitler.

Estos últimos, se aferran a los supuestos  de una figura como la de Stalin, que perjuraba que Hitler estaba vivo. Obviando que lo más propicio para el régimen comunista, era que el hombre más cruel del mundo, había sido engendrado por el capitalismo. Otros se aferran a la mítica escapada de Martin Bormann por el metro de Berlín, aunque este muriera, ¿porque no pudo escapar Hitler? Sin obviar el manido tema de los dobles de Hitler, y que ha fue visto en Galicia, en la Antártida y por supuesto en el Hotel Edén de Argentina.

El mítico Hotel Edén, fuertemente ligado a un pasado nazi. (foto tomada en 2010)

Todo lo anteriormente comentado del parking de Berlín, volvió a mi cabeza tras leer el estupendo articulo de Jesús García Barcala, La cuestión del cráneo de Hitler,  os animo a leerlo. A modo de resumen decir que el supuesto cráneo del dictador parecía corresponder a una mujer, por lo tanto ser falso.  Tras lo cual, pocos días después,  llegó a mis manos fortuitamente la novena entrega de los Grandes Enigmas de la Humanidad, en ella se describen muchos de los aspectos sobre las sombras de la muerte de Hitler.

En definitiva varios desencadenantes me llevaron a escribir esta entrada. Es evidente que no me mueve el motivo de resolver una de las mayores incógnitas del siglo XX, más que nada, que si no lo han resuelto los grandes expertos imaginaros lo que puede hacer un estudiante de Historia. Pero si de aportar una visión premonitoria, de uno de los periodistas y escritores que mejor conocieron el proceso de nazificación de Alemania.

Sebastian Haffner.

Nació en Berlín en el año 1907, dentro de una familia de clase media que se podía permitir unas mínimas vacaciones. Este aspecto viene a coalición por ser el inicio de su obra biográfica. Ya que precisamente en la vacaciones de 1914 mientras él y su familia estaban de vacaciones estalló la Primera Guerra Mundial. En dicha obra biográfica,  lleva al lector al conocimiento de primera mano del proceso por el cual el nazismo caló en Alemania. Desde unos niños que juegan a la guerra, a la completa humillación de Versalles, o la más cruel de las crisis que se cebó sobre esta nación.

la muerte de Hitler será de un tiro en la cabeza

A pesar de que por algún momento parece justificar el nazismo, nada más lejos de la realidad. Es más, tras conocer los entresijos de la justicia del régimen nazi, decide escapar de Alemania en 1938, considerándose uno más, de las víctimas del nazismo, a pesar de su condición aria.

El lugar elegido para exiliarse, Inglaterra donde se convierte en periodista para The Observer, el periódico de tendencia socialdemócrata. Es en este periodo donde se pierde la pista de su biografía, encontrada por una de sus hijas tras su muerte en 1999 y automáticamente publicada bajo el titulo “Historia de un Alemán”.

Nada más llegar a Inglaterra entre 1939 y 1940 escribe la obra que nos descubre el mismo interior del nazismo. El libro lleva por título; Alemania: Jekyll y Hyde, y como subtitulo un revelador; 1939, el nazismo visto desde dentro.

En este libro Sebastian Haffner nos presenta de primera mano a todos los colaboradores del régimen. También nos radiografía la sociedad alemana, los que están a favor y los que están en contra. Pero además nos acerca a las víctimas, como la familia de su primera novia y de origen judío.

Aunque lo más significativo, para el tema que estamos tratando, es el apartado donde sugiere que Hitler morirá suicidándose.

Si algún día se derrumba el partido, en cinco minutos pondré fin a mi vida con una pistola.

Esta frase de Hitler, que pronunció en 1932, es repetida en varias ocasiones por uno de sus más fieles lugartenientes. En efecto, estoy hablando de Goebbels, por cierto, que extraña coincidencia que se quitara la vida, pocas horas después de que lo hiciera el propio Hitler.

Sebastian Haffner va mucho más allá de la mítica frase: Hitler es Alemania y Alemania es Hitler, pronunciada por el régimen propagandístico del nazismo, en manos de Goebbels. Para el dictador la única importancia de Alemania residía en su partido, el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán estaba por encima de todo, tanto de Alemania como de su propia existencia.

Hitler und Schwarz bei der Einweihung des Umbaus des Palais Barlow in der Brienner Straße zum "Braunen Haus", 1930
Una de las múltiples reuniones del Partido Nacionalsocialista de Hitler

Este aspecto se pondrá en evidencia, el día que Hitler pronunció la frase en cuestión. Era en diciembre de 1932, en una reunión con los miembros más importantes del partido. Entre ellos se encontraba Gregor Strasser, conviene subrayar que este era el máximo rival dentro del partido para Hitler y representaba el ala más izquierdista del mismo. Su poder en el partido consistía en haber sido la máxima cabeza visible del mismo durante el encarcelamiento de Hitler.

 Aquel día Kurt von Schleicher, último canciller de la República de Weimar, designó a Gregor Strasser como futuro primer ministro de Prusia. La intención era clara dividir el partido nazi para restarle protagonismo. Cuesta poco imaginar la reacción de Hitler, golpe en la mesa  pronunciamiento de la frase en cuestión y Gregor Strasser de vacaciones y sin ningún cargo en la cartera.

Gregor Stasser, uno de los mayores rivales de Hitler dentro del partido.

Solo dos años después, en la célebre Noche de los Cuchillos Largos, tanto Gregor Strasser, como Kurt von Schleicher morían asesinados de sendos tiros en la nuca.

Para acabar como he comenzado, es evidente que no conocemos la verdad, ya que una minoría se encarga de que las dudas continúen. Pero es evidente que aquel 30 de abril de 1945, la situación del partido nazi, no era la mejor por la que habían pasado, y por lo tanto, si atendemos a Sebastian Haffner,  no le demos más vueltas, la muerte de Hitler como había dejado dicho  fue de un tiro en la cabeza.

Imágenes: commons.wikimedia

Una mirada a la historia más reciente a través de seis canciones de U2

Sí, es evidente, uno de mis grupos favoritos de música son los irlandeses U2, si a eso le combinamos su elegante forma de acércanos hechos de la historia reciente. Ambos elementos  se convierten en un cóctel perfecto; historia y música.

Antes de seguir con el relato de mis canciones de U2 favoritas, debo destacar su continua defensa de la paz que ha llevado a su líder, Bono, a estar propuesto en dos veces al Premio Nobel de la Paz.

Sin más preámbulo, paso a destacar mis canciones favoritas de U2 y su relación con la historia. Aunque por cierto, de lo primero que hay que hablar es del nombre de la mítica banda irlandesa.

U2.

El primero de mayo de 1960 en plena guerra fría, el Lockhead-U2, un avión espía norteamericano sobrevuela el espacio aéreo soviético. A los mandos el piloto norteamericano Francis Gary Powers, y su misión fotografiar las plataformas de lanzamientos de misiles de largo alcance de la URSS. Evidentemente tras varios avisos sin respuesta es abatido por las baterías soviéticas.

El avión espia de los EE.UU, el U2

Este fue uno de los grandes incidentes de la Guerra Fría, pero también un motivo de ridículo por parte de las autoridades  norteamericanas. En concreto tras perjurar que había sido un error del piloto, sin saber que este estaba vivo. A pesar de las numerosas pruebas de los soviéticos, los EE.UU no dieron su brazo a torcer, convirtiéndose en uno de los momentos más duros de la Guerra Fría.

El piloto que fue acusado de espionaje y condenado a 10 años de prisión, se convertirá en uno de los celebres intercambios del Puente de los espías en Potsdam.

Los miembros de la banda adoptaron  dicho nombre de U2, por cierto elegido entre varios. Aunque también es cierto que muchas veces dicen que lo escogieron por ser sinónimos de Tú también, traducción el YOU TOO en la nomenclatura británica.

Mothers of the disappeared.

Entre 1976 y 1983 Argentina sufría una de las dictaduras más severas de su historia.  En concreto bajo el mando del militar Jorge Videla. Durante dicho periodo, la represión militar llevo a la desaparición de más de 30.000 personas.

En este contexto nacerá,  Las Madres de la Plaza de Mayo, una de las asociaciones reivindicativas más importantes de toda Latinoamérica.  Estas se reúnen desde el 30 de abril de 1977 en dicha plaza de Buenos Aires para reivindicar la desaparición de sus hijos.

Aunque esta sea la más significativa de todas, no es menos cierto lamentablemente, que en Latinoamérica existen más asociaciones de este tipo. Sin ir más lejos en Nicaragua y en El Salvador, en este último país las denominadas Comadres recibieron en 1986 la visita de Bono.

Solo uno meses después, el 9 de marzo de 1987, salía al mercado el disco más importante de nuestros protagonistas. Estoy hablando de The Joshua Tree, en donde la última canción está dedicada a todas las madres latinoamericanas que siguen reclamando que les devuelvan a sus hijos.

Bullet de blue sky

Precisamente en el mismo contexto anterior nacerá otra de las canciones de U2. Aunque esta con otro trasfondo bien diferente. Dos países y dos guerras civiles, y ambas durante la década de los años 80. El Salvador y Nicaragua se convirtieron en los últimos focos de la Guerra Fría. Ya que las grandes potencias mundiales pondrán sus intereses económicos en estos dos países centroamericanos.

Aunque la decadencia de la URSS sumida en su Perestroika desde 1985, dejará definitivamente en manos norteamericanas el futuro de estos pequeños países.

Tras la visita de Bono en 1985 e invitado por Amnistía Internacional a El Salvador y Nicaragua, nacerá esta canción. Definitivamente una dura crítica sobre el llamado primer mundo, que sin pudor utiliza a los más pobres para seguir engrandeciéndose. Sin acusar directamente a los EE.UU, sin duda las balas que cruzan el color azul del cielo vienen de América.

Miss Sarajevo.

En 1991 arrancaba unas de las últimas guerras que han sacudido Europa. Me estoy refiriendo a la Guerra de la antigua Yugoslavia, también conocida como guerra de los Balcanes. Uno de sus más duros episodios tuvo lugar durante los cerca de cuatro años que duró el asedio a la capital bosniana de Sarajevo. Dicho asedio corrió  a cargo de las tropas del vecino Serbio.

Durante este largo periodo de tiempo, una historia llamo la atención del mundo, y también la de Bono. En 1993 un grupo de personas decide llevar a cabo la elección de Miss Sarajevo, dicho concurso fue realizado en uno de los muchos subterráneos acondicionados durante el asedio. El resultado dio como vencedora a Inela Nagic, que en el momento de ser coronada apareció junto a sus compañeras,  con un cartel donde se leía: “no dejes que nos maten”. Además de esto último, se realizó un videoclip del evento que dio la vuelta al mundo.

Meses después Bono componía esta canción, la cual solo fue incluida en el recopilatorio de The Best of 1990-2000. Pero fue interpretada en la gira Popmart Tour, llevando el video del concurso de Miss Sarajevo  a todos los rincones del mundo. Por último destacar que Bono tuvo un compañero de excepción a la hora de interpretar este tema, me refiero al gran Luciano Pavarotti.

Sunday Bloody Sunday.

Volvemos atrás en el tiempo hasta el 30 de enero de 1972. Ese día en un barrio católico de la ciudad de Derry, en Irlanda del Norte, es convocada una manifestación. El motivo la protesta a favor de los derechos civiles de una serie de personas, acusadas de pertenecer al ejército republicano de Irlanda del Norte (IRA). Ya que fueron encarceladas sin juicio previo.

La manifestación que contó con más de 15.000 personas se inicio pacíficamente, pero bajo la condición, por parte del ejército del Reino Unido, de que los manifestantes no salieran del perímetro de los barrios Católicos.  A pesar de lo cual un grupo de manifestantes  abandonó la disciplina de la manifestación, y arremetió con piedras contra los soldados británicos. La respuesta del Primer batallón de paracaidistas del Reino Unido fue abrir fuego contra los manifestantes. En consecuencia 13 personas murieron y una más, al cabo de unos meses.

Once años después, el 11 de Marzo de 1983 salió al mercado el álbum War, en el cual su tercera canción fue Sunday Bloody Sunday. Desde ese momento se ha convertido en la canción protesta favorita de los fans del grupo irlandés. Aunque Bono y la banda siempre hayan defendido que es un alegato contra cualquier tipo de violencia, a pesar de lo cual, todos conocemos el origen de esta canción.

En este momento me gustaría hacer un inciso personal. Ya que debo reconocer que espere pacientemente la interpretación de este tema en Londres, durante el concierto que pude presenciar in situ en octubre de 2015. Tras comenzar los inconfundibles primeros acordes del tema, unos ligeros silbidos irrumpieron en el O2 londinense. La respuesta del resto del público no se hizo esperar, y acabo siendo interpretada  al unísono por la gran mayoría, de los miles de asistentes.

City of blinding lights.

Detrás de esta canción hay una de las historias más emotivas de la banda. Ya que en un principio, era una vieja canción que rondaba la cabeza de Bono, desde la primera vez en su vida que piso Londres. Esta última ciudad, para él suponía “la ciudad de las luces brillantes”. Pese a todo la canción seguía en uno de los cajones del artista irlandés, del cual será sacada por uno de los acontecimientos más impactantes del siglo XXI.

Lo sucedido el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York no necesita presentación, sin duda el atentado terrorista más atroz de la historia y que cambió para siempre la seguridad en el mundo. 45 días después del terrible atentado y durante la gira Elevation Tour,  la banda irlandesa llegaba a Nueva York.  El hecho sucedió durante la interpretación del mítico tema Where the streets have no Name. Ya que mientras sonaba dicho tema, no pararon de salir lágrimas de los ojos de los asistentes. Esos ojos brillantes se incluirán en el estribillo de la canción que verá la luz el 6 de junio de 2005.

Pero esta canción, no acaba aquí  su cita con la historia, ya que  el 19 de enero de 2009 el primer presidente de color de los EE.UU, Barack Obama,  era investido. No es difícil adivinar que una de las canciones que se interpretó aquel día fuera esta. Pero además fue una de las principales protagonistas de la campaña electoral del candidato Obama.

One.

Para el final dejo como es habitual el plato fuerte. Sin duda mi canción favorita de U2 y en especial cuando es interpretada a dúo por Bono y Mary J. Blige.

El día 9 de noviembre de 1989 saltaba por los aires el mayor símbolo de la guerra fría, el muro de la vergüenza en Berlín, que separó durante 28 años familias enteras. Con su caída nacía la Alemania unida, y por otro lado el One de U2. En esta canción Bono nos plantea una clara metáfora entre el desamor y la guerra, sin amor nunca habrá paz.

Este tema de U2 se ha convertido en el himno de un mundo unido, y por ende de los derechos humanos. Desde entonces la banda lo interpreta en la mayoría de los conciertos. Por último una apreciación personal sobre este tema, ya que siempre lo he considerado la adaptación al mundo de U2, por parte de Bono, de uno de los temas más míticos de la historia de la música, me refiero el Imagine de John Lennon.

Hasta aquí el repaso a la historia reciente a través de las canciones de U2. A los que por cierto, afortunadamente volveré a reencontrar el próximo día 18 de julio. En su nueva gira mundial con motivo del 30 cumpleaños del su álbum más vendido, The Joshua Tree.

Imágenes: commons.wikimedia

Castillos medievales de frontera, viviendo en tierra de nadie

Castillos medievales de frontera

Los castillos de frontera se convertirán  partir del siglo X, en una nueva forma de vida para muchos territorios al norte del rio Ebro. Las antiguas ciudades romanas ya habían sido abandonadas en la recta final del Imperio Romano. De ahí que la ruralización se convirtió con la llegada de los visigodos en un hecho constatado. Estos últimos buscaron el cobijo de las villas romanas que habían proliferado en las postrimerías del Imperio, para comenzar la vida rural en pequeñas aldeas alrededor de las primeras iglesias paleocristianas. A partir de ese punto, una serie de acontecimientos propiciaran esta nueva forma de vida en los castillos medievales.

Castillos medievales de frontera
Patio de armas del Castillo de Loarre

La conquista musulmana de la Península Ibérica.

Los visigodos, a pesar de asentarse en toda la Península Ibérica, no consiguieron llevar a cabo un poder fuerte, ya que sin ir más lejos a principios del siglo VIII se hallaban sumidos en continuas luchas dinásticas. Este hecho les llevó a quedar  expensas de otros imperios mejor coordinados tanto políticamente como socialmente.

En concreto el Califato Omeya tomará las riendas de la conquista ibérica por parte del Islam. Un poder religioso y militar  surgido escasamente un siglo antes, que ya había conquistado prácticamente todo Oriente Próximo, el Norte de África y se disponía a entrar en Europa. La puerta elegida el sur de la península Ibérica, donde la mítica derrota en la Batalla de Guadalete en el año 711, ponía el pistoletazo de salida a la conquista de la Hispania visigoda.

Dicha conquista duro aproximadamente 15 años, tras los cuales los últimos reductos visigodos se refugian al norte de la Cordillera Cantábrica.

La Batalla de Poitiers

Aunque los musulmanes no se detendrán tras la conquista, ya que su propósito era  llevar el islam a todos los rincones de Europa. Pero fueron frenados  por las tropas del franco Carlos Martel, esta mítica  batalla de Poitiers está escasamente documentada por lo tanto no se sabe a ciencia cierta cuando tuvo lugar. No obstante supuso el fin de la expansión por Europa de los musulmanes. De esta manera Carlos Martel se convertirá en el defensor del cristianismo en occidente, y además los francos se consagraran como el reino cristiano más importante de Europa.

Óleo del siglo XIX de la mítica Batalla de Poitiers

Carlomagno y la Marca Hispánica.

Carlomagno se convirtió en rey franco en el año 768 y en emperador carolingio en el año 800. Será el impulsor de la denominada Marca Hispánica. Esta se convertirá en el territorio fronterizo referido en el titulo. Ni más ni menos que un colchón entre los musulmanes de la península y  su recién estrenado Imperio Carolingio.

La marca Hispánica fue un amplio territorio en tierra de nadie. Desde un principio Carlomagno compaginará dirigentes francos y autóctonos, en definitiva no busco una vinculación directa, sino una zona en la que no fuera fácil de controlar por nadie. Además podemos decir que sus fronteras fueron muy imprecisas, ya que existían poblaciones con mayoría musulmana junto a otras de dominio cristiano. En conclusión este será el germen de una nueva forma de vida, y más tras la pérdida de poder del Imperio Carolingio, que deja en manos de los nobles el control del territorio. De ahí que los castillos broten en toda Europa, pero con especial hincapié a ambos lados del Pirineo.

La Marca Hispánica en el año 806

A pesar de los espectaculares castillos que jalonan este territorio, como el magnífico Castillo de Loarre. Permitirme que ponga como ejemplo uno especialmente significativo para mí. Ya que desde pequeño he tenido la oportunidad de pisar sus ruinas, y desde 1997 y tras una magnifica reconstrucción  se ha convertido en uno de los mejores espacios museísticos en torno a los Castillos de Frontera.

Castillo de La Pobla de Claramunt.

Para encontrar el origen de este castillo debemos acudir al relato previo. En un primer lugar hay que atender a la creación del Condado de Barcelona. Esta sucedió en el año 801 tras la conquista franca de la ciudad de Barcelona por parte de uno de los hijos de Carlomagno. En concreto Ludovico Pio, en dicha época rey de Aquitania y futuro emperador Carolingio

Tras dicha conquista se pondrá en marcha el verdadero germen de los castillos medievales. Indiscutiblemente el nacimiento del feudalismo como nuevo sistema político y social generará esta nueva forma de vida. Dicho brevemente, nacieron señores y vasallos, los primeros ofrecen protección, y los segundos obediencia y servicio militar a cambio de una porción de terreno para ganarse el sustento.

Típica escena en un castillo medieval del siglo XIV

De esta manera, los vasallos que se irán convirtiendo en pequeños señores feudales, empezando la construcción por doquier de castillos. Los lugares elegidos no son fruto de la casualidad, en cada pequeña colina o montaña aparecía uno de ellos, evidentemente junto a las murallas, el mejor sistema defensivo contra los ataques musulmanes en esta tierra de nadie. Así será como quede documentada la primera ocupación del Castillo de Claramunt, en el año 978, por el correspondiente señor de Claramunt, en este caso vasallo del Conde de Barcelona.

Vivir en un castillo de frontera.

Estos castillos se convirtieron en el centro de la vida medieval. Dentro de sus murallas no solo vivía el señor feudal. Sino que también vivía parte del clero, los sirvientes, o las principales personalidades de pueblo. Además se realizaban algunas de las principales actividades como el mercado e incluso la agricultura. Evidentemente todas ellas buscando la protección.

Castillos medievales de frontera

Para ello los castillos se construyeron con una serie de elementos comunes. En concreto nuestro protagonista se construyó en la parte más alta de una montaña de 461 metros que domina la parte sur de la Conca de Ódena. Desde dicha posición se controlaba un vasto territorio, que aparte de la nombrada Conca de Ódena, hacia lo mismo con los accesos a la circundante del Penedés. Todo el que se dirigiera desde el norte o desde el centro del Condado de Barcelona, hacia el sur o centro de la Península Ibérica  quedaba dentro del radio de acción de los señores de Claramunt.

Castillos medievales de frontera

Para tal menester se construyó una muralla perimetral que rodeaba todas las dependencias del castillo. Dicha muralla contaba con siete torres defensivas, cinco de ellas semicirculares en la que se apostaban los vigilantes y controlaban los accesos al castillo. Mientras las otras dos de forma cuadrangular se ocupaban de controlar la visión del vasto territorio. Una de ellas pudo servir de improvisada cárcel. En cambio la más alta, debía superar los 20 metros, servía como recinto para el tradicional homenaje feudal, y estaba destinada a ser el último lugar por conquistar del castillo y refugio del señor y sus principales colaboradores.

La religión en los Castillos medievales.

Era sin duda uno de los aspectos más destacados. En definitiva todo se circunscribía a la lucha contra el infiel. Fue la época en la cual el clero empezó a tomar riendas del control de la nobleza, o según se mire a colocarse a su lado, evidentemente ambas se retroalimentaban.

Por lo cual todo castillo medieval tenía que tener su iglesia. En el caso del Castillo de Claramunt, se construyó la Iglesia de Santa María, que a finales del siglo X se convirtió en la primera del municipio. En concreto en forma de planta basilical y en estilo románico, además constaba de tres naves separadas por pilares. Hoy día todavía se conserva el ábside.

Castillos medievales de frontera

Unos siglos después concretamente a principios del siglo XIV, se construyó un pequeña capilla al lado en honor a Santa Margarita. Con gran probabilidad, debía ser de uso privativo de los nuevos señores feudales, que se hicieron con los derechos del castillo en el año 1306. Me estoy refiriendo a los señores de Cardona, que se convertirán en una de las familias más importantes de la Corona de Aragón a partir de dicho siglo XIV.

Otras dependencias del castillo.

A parte de las nombradas anteriormente, otra serie de estancias completaban el castillo. Sin ir más lejos, en la parte más alta una gran terraza, alrededor de la cual  se distribuían las estancias donde residían los nobles, así como las cocinas y salas particulares.

Castillos medievales de frontera

En la planta inferior destacaban varios elementos, como una plaza de armas, donde los nobles reunían a sus soldados y caballeros, antes de acudir a los combates. Así mismo en el Castillo de Claramunt una sala de 126 m2 era utilizada como cuadra, carpintería, herrería e incluso como recinto para guardar el vino. También contaban con cisternas  de agua para el abastecimiento en caso de asedio de la plaza. Hoy día, ambos recintos se han  convertido en salas de exposiciones.

La visita al Castillo de Claramunt.

Como ya he comentado se ha convertido en un museo que nos acerca a la vida en los castillos de frontera. Su acceso solo se realiza a pie, por un camino de unos 800 metros. Aunque es una dura subida, es completamente accesible a cualquier persona, incluso discapacitadas gracias al magnífico acondicionamiento que se efectuó en su camino de acceso.

Por último dos consejos: en primer lugar los conciertos veraniegos de música folk que se llevan a cabo en el patio principal, cada tercer fin de semana de julio. Hecha esta salvedad, os dejo la web municipal donde encontrareis toda la información sobre las visitas al Castillo de Claramunt. Sin duda uno de los mejores ejemplos de los Castillos de frontera medievales.

Viaje a Samarcanda de la mano de González Clavijo el Marco Polo español.

Los que conocéis Caminando por la Historia, habréis comprobado mi inclinación a escribir sobre los lugares que visito, y además sobre los que me guardo en la agenda de los próximos destinos. Pero los que me acompañen en este viaje a Samarcanda, no van a conocer lugares históricos de mi propia experiencia, sino que van a ser participes de mi viaje soñado. Todo ello gracias de uno de los grandes viajeros medievales.

La literatura de viajes tuvo su máximo esplendor entre los siglos XIV y XV de la Edad Media. El caso más conocido es Marco Polo, el denominado primer viajero medieval, pero posiblemente el más espectacular fue el árabe Ibn Battuta. Finalmente entre los españoles el pionero será nuestro personaje, Ruy González Clavijo, con su célebre libro Embajada en Tamorlán, que por supuesto está basado en su experiencia personal.

Manuscrito de La Embajada a Tamorlán.

Los personajes.

Antes de narrar mi viaje soñado y de la compañía del primer viajero medieval español, es necesario conocer a los principales impulsores del mismo.

Enrique III de Castilla.

Reinó en Castilla entre 1390 y 1406.  Su frágil salud, murió con solo 27 años,  no le dejó acometer sus grandes empresas. Entre ellas la más importante la conquista de Granada y la expulsión de los musulmanes de la península. Este hecho, junto a su visión de construir una gran flota castellana, fueron dos motivos de los motivos por los que aleccionó a González Clavijo a visitar al Gran Kan.

Tamerlán.

Era el sobrenombre de Amir Temur. El más grande de los conquistadores mongoles desde el gran Gengis Kan. A finales del siglo XIV reúne para su gran Imperio Timúrida, gran parte de los territorios de Asia Central y Oriente Próximo. Así mismo llegó hasta la India, China y  controló gran parte del Kanato de la Horda de Oro, lo que hoy en día, sería la parte más meridional de Rusia. En otras palabras fue el mayor rival que tuvo el Imperio Otomano, en su afán de acabar con Constantinopla. Esta ciudad en realidad,  era el último bastión del otrora gran Imperio Bizantino, y por cierto último reducto cristiano de Oriente.

Este último punto, posiblemente sea el mayor motivo de que Enrique III enviara  un emisario a Samarcanda. Su intención no era otra, que impulsar una coalición para acabar con el peligroso Imperio Otomano, el cual llevaba tiempo presionado las puertas del cristianismo en la Europa Oriental.

Ruy González Clavijo.

El elegido para tal menester fue el camarero real de Enrique III. Antes de que podamos pensar lo que no es… Dicho oficio era uno de los más importante en la corte reales medievales. En concreto se ocupaban de todo lo necesario en la Cámara privada del rey, por lo tanto eran criados de lujo y  para lo cual necesitaban el titulo de Grande de Castilla. En consecuencia Ruy González Clavijo era uno de los nobles mejor preparados para acometer dicha aventura.

Así será como el  21 de mayo de 1403 parta desde El Puerto de Santa María nuestro personaje. En este caso acompañado entre otros; por un guardia real, Gómez de Salazar,  y un sacerdote experto en teología, Alonso Páez de Santa María.

El resto del relato navegará entre la Edad Media y la actualidad.  Así que intentaré compaginar, lo que estos personajes se pudieron encontrar, junto al deseo del suscribe, por conocer estos sitios con historia.

Gaeta.

La primera gran parada de la expedición, tras las de rigor en Málaga o en las Baleares, tuvo lugar en Gaeta. Hay que mencionar que era la denominada “puerta de Nápoles”, dicho apelativo le vino condicionado por ser la localidad costera más al norte del  Reino medieval de Nápoles. Así mismo hay que destacar, que se hallaba en manos de los reyes franceses de la Casa de Anjou.

Gaeta estaba considerado uno de los puertos mediterráneos más importantes de la Edad Media. Dado que dio alguno de los navegantes más importantes de dicha época.  En concreto  Juan Cabot, nacido medio siglo después que pasara por allí González Clavijo, y que resultó ser el primer europeo en llegar a Terranova. Evidentemente con el permiso de los vikingos.

En la actualidad es uno de los múltiples pueblos mediterráneos, que combinan perfectamente el turismo de costa con su rico pasado histórico, en este caso medieval.

Messina.

Tras recorrer la costa del Reino de Nápoles, la siguiente parada y tras varias vicisitudes fue en Messina. Esta ciudad frente al estrecho del mismo nombre y que le separa del continente fue fundada por los griegos. Cuando llegaron allí nuestros protagonistas, la ciudad pertenecía al Reino Medieval de Sicilia, en este caso en manos de los reyes de la Corona de Aragón. Este hecho fue posible por la reclamación de los derechos sucesorios de la esposa de Pedro III el Grande, a los que se sumó los incidentes de las vísperas sicilianas. Dichos acontecimientos tuvieron lugar un siglo antes de la llegada de González Clavijo y su séquito y fueron el preludio del dominio español en el sur de Italia durante los siglos siguientes.

Las ciudad era tristemente conocida como una de las posibles entradas del la Peste Negra en 1347, la cual podemos recordar como la más cruel plaga, sufrida por la población europea.

Hoy en día Messina sigue trabajando por recuperar su espectacular pasado histórico. Teniendo en cuenta su terrible siglo XX, que comenzó con un devastador terremoto seguido de un tsunami. Entre ambos y en la navidades de 1908 dejaron más de 60.000 muertos. Para postre los bombardeos norteamericanos durante la 2ª Guerra Mundial.

A pesar de todo, las restauraciones posteriores han dejado estampas como la de su espectacular Catedral. Además el viajero histórico, no deberá perderse los ricos  yacimientos griegos y romanos diseminados por la isla Siciliana.

Constantinopla.

Tras cortas paradas en el Peloponeso y en la isla de Rodas, nuestros aventureros se dirigieron, a la que en mi opinión, es la ciudad más codiciada de la historia. Por cierto, cualquier cosa que escriba sobre ella se quedará corta.

La ciudad fue fundada por el emperador romano Constantino en el año 324, y construida sobre las ruinas de Bizancio. Definitivamente su estratégica posición entre oriente y occidente y la puerta de entrada al Mar Negro, le marcarán durante toda su historia.

Por lo que respecta a la época en la que llegó González Clavijo, destacar que la capital del Imperio Bizantino era prácticamente una isla en medio del Imperio Otomano. De ahí que el emperador Manuel II Paleólogo, recibiera a nuestro personaje como un héroe, ya que sabía que en el éxito de la misión castellana residían gran parte de las oportunidades de supervivencia de Constantinopla.

En el presente aquella vieja Constantinopla reside en el interior de Estambul. Definitivamente esta última, se ha convertido en una de las ciudades más grandes del mundo, situada a caballo entre Europa y Asia. Lo que puede ver un turista histórico en esta ciudad, tampoco tendría cabida en un solo artículo, ya que se ha convertido en uno de los mayores focos culturales del mundo. Por lo tanto solo quiero dejar constancia de un sueño personal, desde que comencé a estudiar historia. En concreto la visita a Santa Sofía, lugar de paso de las más importantes religiones del mundo, y desde 1935 convertida en museo donde mostrar el pasado de las mismas.

Trebisonda.

Tras varios meses en la capital bizantina, el séquito prosigue el camino adentrándose en el Mar Negro. A continuación y tras bordear la costa meridional del mismo, llegan a Trebisonda, capital del imperio del mismo nombre.

El pequeño Imperio de Trebisonda se fundó en 1204 coincidiendo con la época más vulnerable del Imperio Bizantino, en plena lucha contra los cruzados católicos. Fue fundado por la dinastía Comneno, y por lo tanto se convertirá en un calco de su hermano mayor Bizancio. A pesar de encontrarse totalmente aislado y rodeado por los turcos, consiguió subsistir más de dos siglos y medio. Esto fue posible debido al apoyo de los mongoles, que favorecieron su puerto en el Mar Negro, para el tránsito de la Ruta de la Seda.

Dicho puerto y ciudad fueron los elegidos por González Clavijo para abandonar la ruta marítima. A partir de ese momento y ayudado por los cristianos ortodoxos se adentrarán en la Península de Anatolia, para proseguir  por las tierras previamente conquistadas por el Gran Tamerlán.

Hoy día la localidad de Trebisonda pertenece a Turquía. Uno de los puntos más destacables, y posiblemente zona de paso de nuestros viajeros medievales, es el Monasterio de Sumela.  Este se encuentra encaramado a más de 1.200 metros en las montañas del sur de la ciudad de Trebisonda. Hay que mencionar además que fue fundado en el año 386, en honor a la Virgen María, y a pertenecido durante toda su historia al la congregación ortodoxa. Su época de más esplendor durante el Imperio de Trebisonda, pero respetados tras la conquista por los sultanes turcos.

Monte Ararat.

Uno de los primeros lugares, pertenecientes  al Imperio de Talmerlán por los cuales discurrió el séquito. El Monte Ararat está considerado uno de los lugares más sagrados de la Tierra. No en vano es el elegido por las principales religiones monoteístas, por ser el lugar donde descansan los restos de la mítica arca de Noé. Este hecho es puesto de manifiesto por escritores como Javier Sierra, que incluso se atrevió a escalar gran parte de sus 5.165 metros en su busca.

Misticismo aparte, el Monte Ararat es el símbolo de Armenia y visible prácticamente desde todos los puntos del país. Por otra parte podemos destacar que estamos ante un paraíso para cualquier viajero histórico. Ya que este país ha sido cuna de míticos imperios como el Hitita o el desconocido Mitanni. Además puede alardear de ser el primer país del mundo en adoptar como religión oficial el cristianismo, este hecho tuvo lugar durante la ocupación romana.

Tabriz.

Se conoce su existencia desde el siglo VIII aC. Ya que fue nombrada por uno de los reyes asirios más importantes, en concreto Sargón II. Situada en la mítica Ruta de la Seda, motivo por el cual será conocida por los grandes viajeros desde los tiempos remotos.

Posiblemente nuestros protagonistas llegaron a ella guiados por la descripción de Marco Polo. El más célebre de los viajeros medievales, la describió como una de las más bellas ciudades de la Ruta de la Seda. Además rodeada de exuberantes jardines y  provista de mercancías de todos los rincones conocidos.

En el presente se ha convertido en una de las ciudades más prosperas y modernas de Irán, en la cual viven más de dos millones de personas. Su principal atracción para el visitante reside en su pasado histórico. Me estoy refiriendo a su bazar, que aunque su origen sea incierto, se convirtió en uno de las más importantes de la Ruta de la Seda. Por dicho motivo fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2010.

Por la ruta de la Seda.

Desde Tabriz hasta su destino final en Samarcanda, nuestros viajeros seguirán la Ruta de la Seda. Fue una de las partes menos peligrosas del camino, ya que serán acogidos en todas las pequeñas poblaciones como los invitados del Gran Kan Tamerlán. Pero también de las más duras debido al calor que debieron pasar, que les llevó a diezmar el séquito con la muerte entre otros de Gómez de Salazar.

Imagen actual, que nos recuerda perfectamente la visión de la mítica ruta de la Seda

En este trayecto pasaron por diferentes poblaciones nacidas al albor de la ruta más célebre de la historia. Muchas de ellas pequeñas aldeas, sin ir más lejos una de ellas fue Teherán. Descrita por González Clavijo como tal, y hoy convertida en la capital de Irán, con más de ocho millones de personas. Finalmente tras 465 días González Clavijo y sus acompañantes, junto a la caravana de obsequios, llegan a su destino la capital del Imperio Timúrida.

Samarcanda.

Cuando llegaron nuestros viajeros a Samarcanda, esta era la ciudad más próspera de la ruta de la seda. Todo ello gracias a la conquista de la misma por Tamerlán en el año 1370, y a su decisión de convertirla en capital del Imperio Timúrida. Según el propio González Clavijo llegaban gentes de todos los rincones, viajeros, comerciantes y en especial artistas de la más amplia gama. Durante el periodo de dicho Imperio, la ciudad por la que habían pasado conquistadores como el mismísimo Alejandro Magno, se llenó de nuevas y destacadas edificaciones.

Así mismo fueron recibidos con todo tipo de festejos por el propio Tamerlán, convirtiéndose en sus más destacados huéspedes. Aunque poco les durará esta condición, ya que poco después son invitados a abandonar la ciudad, ante la intención de la Gran Kan de invadir China. Por otro lado destacar que de poco les sirvió la visita, ya que  solo un par de meses después y camino de China, Tamerlán encontrará la muerte. Esta será el inicio del declive del Imperio Timúrida y por ende el ascenso de mayor rival de los reinos cristianos de Oriente, en concreto en Imperio Turco que pronto se hará con Constantinopla y los Balcanes.

Hoy día Samarcanda es la segunda ciudad más importante del joven país de Uzbekistán. Además está considerada una de las ciudades más antiguas del mundo con más de 2.700 años de historia. A pesar de lo cual la visita nos transportará definitivamente a la época del Gran Tamerlán, artífice de la mayor parte de los monumentos de esta ciudad, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad a principios del siglo XXI. Por cierto en los alrededores del Registán, la plaza pública, se encuentran todavía gran cantidad de artistas herederos de las tradiciones antiguas, entre ellos bordadores de oro, ceramistas o pintores.

Hasta aquí el viaje a Samarcanda de la mano de González Clavijo y su libro Embajada a Tamorlán. Para mí el inicio de un propósito, y si alguno pretende acompañarme lo primero que debe hacer es compartir esta historia.

Imágenes: flickr / pixabay

Mas info: En el Nº 590 de Historia y Vida, pag; 58-67

¿Qué tienen en común el Palacio de la Aljafería y Giuseppe Verdi?

La Torre de la Aljafería.

Zaragoza fue ocupada por los árabes a principios del siglo VIII, en concreto en el año 714. Su misión convertirla en una de las plazas fronterizas entre los pueblos islámicos y los reinos europeos altomedievales.

Por lo tanto la necesidad defensiva llevará a la aparición de la torre de la Aljafería, en un punto temporal difícil de precisar, entre finales del siglo IX y principios del siguiente.

Il Trovatore de Giuseppe Verdi nació en el Palacio de la Aljafería
El Palacio de la Aljafería en Zaragoza

Tras la guerra civil entre los omeyas cordobeses, los reinos árabes de la península ibérica se fragmentaran en los denominados reinos de taifas.  En concreto, en Zaragoza la Taifa Saraqusta, que decidirá la construcción del Palacio de la Aljafería para convertirlo en residencia real. Dicho palacio será el sueño de Al-Muqtadir el rey que llevará a dicha taifa a su máximo esplendor, y que expandirá sus dominios hasta el mediterráneo.

De esta manera el palacio se erigirá en torno a la antigua torre defensiva de forma cuadrangular. Por este motivo la torre quedará como uno puntos defensivos en las murallas del Palacio de la Aljafería. Por  cierto, dicho palacio se convertirá en uno de los más bellos del mundo islámico en la península Ibérica.

La torre de la Aljafería durante la época cristiana.

En 1118  la ciudad de Zaragoza fue tomada por Alfonso I el Batallador. El cual se hará dueño y señor del Palacio de la Aljafería, para convertir a nuestra protagonista, en la Torre del Homenaje Feudal. Es decir, el lugar donde el rey recibía a los vasallos para llevar a cabo el consabido homenaje medieval. Conforme al cual, el rey entregaba los feudos a cambio de su propia protección y apoyo. Pero a medida que el palacio cristiano, sede de los reyes de Aragón, se iba agrandando. La torre de la Aljafería  iba perdiendo importancia, hasta ser convertida en un calabozo, en especial con la llegada de la Inquisición de los Reyes Católicos.

La aljafería y su espectacular muralla medieval.

Por la torre seguirán pasando los años, y tendrá que esperar al siglo XIX para convertirse en la Torre de Trovador, a través de una rocambolesca historia.

En algún punto de la Edad Media o presumiblemente en la mente de Antonio García Gutiérrez, nace la historia de Manrico, un joven trovador criado por la gitana Azucena.

El trovador de la Aljafería.

Manrico estaba perdidamente enamorado de Leonor, una doncella que vive en el Palacio de la Aljafería. Además con la enorme fortuna de ser correspondido por la doncella con el mismo amor. Pero como es bien sabido, las clases sociales en la Edad Media pesaban en exceso, y por lo tanto el drama estaba servido.  De dicho drama se encarga el Conde Luna, que evidentemente también está enamorado de Leonor. Pero aún había más, ya que ambos pretendientes eran hermanos sin saberlo.

Para apartar a Leonor de Manrico, el Conde Luna decide enviarla a un convento. Pero el joven trovador no lo consiente y rapta a Leonor, ante lo cual y tras ser descubierto es encerrado en la torre de la Aljafería. Posteriormente Leonor decide quitarse la vida antes que vivir sin el trovador, pero antes de ello se entrega al Conde Luna, para que este, libere a su amado.

Escena de Il Trovatore

El Conde cumple su palabra, liberando a Manrico de la Torre de la Aljafería. Este último al enterarse como Leonor  ha conseguido su liberación decide no perdonarla  nunca más, tras lo cual el suicidio de Leonor, ya es inevitable.

A continuación el Conde Luna culpa al joven trovador de la muerte de Leonor. De ahí que decida quitarle la vida. En el mismo lecho de muerte de Manrico, la gitana desvela que ambos eran hermanos, y por lo tanto la venganza de esta, queda consumada.

Antonio García Gutiérrez.

Como se puede comprobar un auténtico drama típico del romanticismo español del siglo XIX,  que supuso el gran éxito de Antonio García Gutiérrez. Así mismo nacerá el actual nombre de la torre de la Aljafería, La torre del Trovador.

Antonio García Gutiérrez  nació en Chiclana de la Frontera en 1813. Tras ponerse a estudiar medicina, conoce su verdadera vocación, la literatura y el teatro. Por lo que decide dejar la carrera a medias y viajar hasta Madrid, lugar donde empieza a trabajar como traductor de francés y periodista circunstancial.

Como económicamente no le resulta muy rentable, decide alistarse en el ejército. Tras lo cual y en uno de los viajes a Zaragoza conoce la Torre de la Aljafería, de la que queda prendado. A partir de ese momento la historia del trovador quedará plasmada con la pluma de este autor teatral.

Tras volver a Madrid y completamente en la miseria decide acudir a un amigo para poder presentarla en los teatros de Madrid. El amigo en cuestión, Espronceda, uno de los escritores románticos más importantes de la época en Madrid. De la mano del cual se estrenó el 1 de marzo de 1836 el trovador, que se convirtió en una de las obras de teatro  más exitosas del romanticismo español del siglo XIX.

Pero posiblemente se hubiera quedado ahí de no ser por que dicho argumento llegó a oídos del mejor compositor de ópera de momento

Giuseppe Verdi.

La primera coincidencia con Antonio García, el  año de nacimiento, ya que ambos nacieron en 1813. Aunque Verdi a más de 2.000 kilómetros de Chiclana, en concreto en Busseto una pueblecito al sur de Milán.

Giussepe Verdi nació en el seno de una familia muy humilde, pero contó con un mecenas de lujo. En concreto Antonio Barezzi un terrateniente y comerciante que tenía la música como pasión. De ahí que rápidamente se dio cuenta de la enorme facilidad para la música del joven Giuseppe Verdi. Así que lo envió a Milán para realizar los estudios de música.

Tras casarse con la hija del propio Barezzi, y el desgraciado fallecimiento  de esta, solo cuatro años después de su matrimonio. Giuseppe Verdi se dedica en cuerpo y alma a la composición operística. De esta manera llega su primer gran éxito, su obra Nabucco le convierte no solo en uno de los grandes músicos de Italia. Sino que además se convertirá en el abanderado de la reunificación italiana, algo por cierto que no había existido desde la caída del Imperio Romano, casi quince siglos antes.

Il trovatore de Verdi.

A partir de entonces le llueven los contratos y los mecenazgos, que le obligan a componer continuamente. A Principios de la década de 1850 compone tres de sus operas más importantes, Rigoletto, La Traviatta y por supuesto la del héroe del Palacio de la Aljafería, en este contexto verá la luz Il Trovatore de Giuseppe Verdi.

Durante uno de sus viajes a Madrid, conoce la historia que años antes había encumbrado al dramaturgo español Antonio García. Así que decide trascribirla a su concepto operístico, dándole incluso un toque político como era de menester en el siglo XIX italiano. En concreto el conde Luna está al servicio del rey de Aragón Fernando I, que tiene que hacer frente a la revuelta de Urgell, donde el joven trovador integra el ejercito de Conde de Urgell. Por cierto esta revuelta tuvo como protagonista escenarios tan impresionantes como el Castillo de Loarre.

Cartel de una de las múltiples representaciones de la ópera de Verdi

Desde entonces se ha convertido en una de las óperas más representadas del mundo. En concreto en este siglo XXI y según la lista Operabase ha ocupado el número 20 en cuanto a representaciones. Aunque por cierto, muy lejos de la más representada que también pertenece a este autor, estoy hablando de La Traviatta.

En definitiva, esta ha sido la historia de cómo la Torre de la Aljafería ha llegado a todos los rincones del mundo de la mano de Il trovatore de Verdi y su joven trovador Manrico.

Imágenes: commons.wikimedia pixabay